Inicio > Poesía > 15 aforismos de Max Aub
15 aforismos de Max Aub

Max Aub fue un narrador, poeta y dramaturgo español de origen francés, nacido en París en 1903 y fallecido en México D.F. en 1972. Durante la Guerra Civil se comprometió con la II República y colaboró con André Malraux en la película Sierra de Teruel (1945). Al terminar la contienda se exilió en París, pero preparando su marcha a México fue recluido en diferentes campos de concentración de Francia y del norte de África. Gracias a la ayuda de John Dos Passos, consigue finalmente embarcar para México. A él debemos La gallina ciega, diario español, escrito tras su vuelta a España en 1969 y La verdadera muerte de Francisco Franco (Cuadernos del Vigía, 2014). Su obra es precursora de diferentes géneros literarios, como ocurre con el Juego de cartas (Cuadernos del Vigía, 2010) o Crímenes ejemplares (presentado en edición íntegra bajo el título de Mucha Muerte, Cuadernos del Vigía, 2011). Fue un estudioso de la figura de Luis Buñuel (Luis Buñuel, la novela, Cuadernos del Vigía, 2013). También escribió una serie de novelas sobre la Guerra Civil Española, que en su conjunto componen El laberinto mágico: Campo cerrado (1943), Campo abierto (1951), Campo de sangre (1945), Campo francés (1965); Campo del moro (1963) y Campo de los almendros (1968). En 2003, la editorial Edhasa publicó el libro Aforismos en el laberinto (selección de Javier Quiñones).

***

El arte arde o no es.

***

La obra, sólo la obra. No dejar nada, sino lo hecho. Borrar la vida con migajón.

***

Lo que sobrevive en la tierra es la obra y no uno mismo.

***

Siempre se acaba siendo lo que se parece.

***

La casualidad no tiene madre conocida.

***

Dormir en un prado de comas, bajo un viento oscuro de acentos.

***

Todo es según el blanco con que lo midas.

***

La libertad no hace felices a los hombres. Los hace, simplemente, hombres.

***

La revolución, al precio de abandonar lo humano, no vale la pena.

***

Para mí, un intelectual es aquel para quien los problemas políticos son, ante todo, problemas morales.

***

El escritor no es más que la expresión de la vida de su tiempo.

***

Toda la desesperación humana radica en la imposibilidad de expresarse con exactitud.

***

La inteligencia tiene tales límites que dan ganas de llorar.

***

La prisa, enemiga de la novela: para escribirla, para leerla.

***

Escribir es ir descubriendo lo que se quiere decir.

4.4/5 (50 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)