Inicio > Poesía > 15 aforismos de Rosario Troncoso
15 aforismos de Rosario Troncoso

Rosario Troncoso González (Cádiz, 1978) es profesora de Lengua Castellana y  literatura, gestora cultural, editora y activa articulista en prensa. Ha dirigido la revista cultural El ático de los gatos y su versión infantil El ático de los gatitos. Docente también de escritura creativa en el programa de Mentorías de la Universidad de Cádiz con alumnado de altas capacidades intelectuales. Miembro del equipo de redacción de 142 Revista Cultural y Blanco Sobre Negro. Ha publicado los libros de poemas Huir de los domingos (2006), Delirios y Mareas (2008), Juguetes  de Dios (2010), El eje imaginario (2012), Fondo de armario (2013), Transparente (2014), Eternidad provisional (2017), Nuestra orilla salvaje (2018), Los ángeles fríos (2019), En el corazón, escamas(2020). Su obra está recogida en numerosas antologías y revistas. Poemas suyos han sido traducidos al hindi, inglés, alemán e italiano.

*

Le pregunté a Dios: ¿por qué?. Y se encogió de hombros.

*

El único dolor es el hueco. Esta suma implacable de desaparecidos.

*

Hay lugares y personas en los que no se puede entrar.

*

Hay personas y lugares de los que no se puede salir.

*

Los cimientos de papel son los más sólidos.

*

El matrimonio es la unión de dos egoísmos.

*

Detrás de cada vicio hay un intento feroz de huida.

*

Bajo la piel de la alegría duerme el dolor.

*

No ocultar nada no es mostrarlo todo.

*

La vida y sus digestiones lentas. La irremediable acidez.

*

Personas para todos los gustos y de todos los sabores.

*

Escribir para ensanchar la mirada.

*

Si hieres a quien amas sangras tú.

*

La libertad duele porque está hecha de heridas.

*

La infancia empieza a irse cuando aprendemos a leer los relojes.

3.8/5 (44 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Pablo75
Pablo75
1 mes hace

«El matrimonio es la unión de dos egoísmos.» Desde hace muchos siglos eso se ha repetido centenas de veces.