Inicio > Poesía > 2 poemas de Maria Mercè-Marçal
2 poemas de Maria Mercè-Marçal

Maria-Mercè Marçal fue poeta, narradora, traductora y crítica literaria nacida en Barcelona en 1952. Licenciada en Filología Clásica, ejerció de profesora de Llengua i Literatura Catalanes en diversos institutos. Activista política y feminista, formó parte del Partit Socialista d’Alliberament Nacional y creó y coordinó la sección feminista de la Universitat Catalana d’Estiu. Su obra poética consta de ocho libros: Cau de llunes (1977), Bruixa de dol (1979), Sal oberta (1982), Terra de Mai (1982), La germana, l’estrangera (1985), Desglaç (1989) y Raó del cos (2000), publicado tras su muerte. Todos ellos han sido reunidos en Llengua abolida. Poesia completa 1973-1998 (labutxaca, 2017). Publicó, entre otros textos, la novela La passió segons Renée Vivien (Columna, 1994). Ha traducido a autoras como Colette y Anna Ajmátova. Fue cofundadora del proyecto editorial Edicions del Mall. Falleció en 1988 a los 45 años a causa de un cáncer. Presentamos una selección de textos del libro Diré tu cuerpo, traducido por Noèlia Díaz Vicedo y publicado por la editorial Ultramarinos en 2020.

***

LA FIESTA DE LA SAL

Tú y yo somos aire que apuntala el fuego.
Somos agua abierta que afila la tierra.
Somos tierra espesa que se atreve en el aire.
Somos fuego que con raíces nuevas imanta el agua.
Tú y yo, amor, somos hoy todo el mundo
congregado en la fiesta de la sal.

Han encontrado su sitio el pan y la sal
y el miedo no nos aleja de ningún fuego.
Recibimos, como prenda, todo el mundo:
lejos de nuestro alcance, ni un palmo de tierra,
ni una brizna de verde, esparcida en el aire,
ni una brizna de azul, disuelta en lo claro del agua.

Ni un ramo de noche, perdido por lo oscuro del agua,
ni un trago de mar, enterrado bajo la sal.
Se colma la altivez del deseo al agrado del aire
y torna lívidas las hierbas y el fuego.
Amantes, nuestro lecho es la tierra
y nos hacen de alcoba los bosques de este mundo.

Somos de este mundo, pero iniciamos un mundo
que adivinamos con los sentidos del agua.
Nos crecen árboles como si fuéramos tierra
y nos ciñen vivas flores de sal.
Ardemos y al tiempo transformamos el fuego
en energía dulce y en aliento el aire.

Voces de deseo le dan la vuelta al aire
y propagan trece vientos por el mundo.
Nos abrazamos con las plumas del fuego
y la ola mezclamos como si fuéramos de agua.
En la boca nos late un corazón de sal
que abre ventanas nuevas a la tierra.

Cuando hacemos el amor, se nos parece la tierra.
Se espigan, altas, las ramas del aire.
Cristaliza la pena de la sal
y una alegría de hiedra toma el mundo.
No hay emboscadas en el sexo del agua
ni tiranía en la fragua del fuego:
Estamos con el fuego en el centro de la tierra,
brotamos con el agua y alentamos con el aire.
Echamos a rodar el mundo en la era de la sal.

*

LA FESTA DE LA SAL

Tu i jo som aire que estalona el foc.
Som aigua oberta que esmola la terra.
Som terra espessa que s’allera en l’aire.
Som foc que imanta amb arrels noves l’aigua.
Tu i jo, amor, avui som tot el món
congriat en la festa de la sal.

Han trobat el seu lloc el pa i la sal
i la por no ens allunya de cap foc.
Rebem, com a penyora, tot el món:
fora del nostre abast, ni un pam de terra,
ni un bri de verd, esgarriat en l’aire,
ni un bri de blau, dissolt al clar de l’aigua.

Ni un ram de nit, perdut pel fosc de l’aigua,
ni un glop de mar, colgat sota la sal.
L’urc del desig fa el ple al grat de l’aire
i torna lívides herbes i foc.
Amants, parem el jaç damunt la terra
i ens fan de cambra boscos d’aquest món.

Som d’aquest món, però encetem un món
que endevinem amb els sentits de l’aigua.
Ens creixen arbres com si fóssim terra
i se’ns arrapen vives flors de sal.
Cremem i alhora transformem el foc
en energia dolça i en bleix l’aire.

Veus de desig fan que es capgiri l’aire
i escampen tretze vents arreu del món.
Ens abracem amb les plomes del foc
i mesclem l’ona com si fóssim d’aigua.
Ens batega a la boca un cor de sal
que obre finestres noves a la terra.

Quan fem l’amor, se’ns assembla la terra.
S’espiguen, altes, les branques de l’aire.
Cristal·litza la pena de la sal
i una alegria d’heura pren el món.
No hi ha paranys en el sexe de l’aigua
ni tirania en la farga del foc:

Som amb el foc al centre de la terra,
brollem amb l’aigua i alenem amb l’aire.
Fem rodar el món a l’era de la sal.

***

Incubaba el huevo de la muerte blanca
bajo la axila, pegado al pecho
y ciegamente amamantaba
la sombra del ala de la noche.
No llores por mí madre al rayar el alba.
No llores por mí madre, llora conmigo.

Estallaba la rosa monstruosa
botón de hielo

donde se alza el grito.

Madre, no llores por mí, madre.
No llores por mí, madre, llora conmigo.

Que tu llanto trence con el mío la red
bajo mis pies vacilantes
en el trapecio
donde me contorsiono
cogida de la mano del espanto

de la sombra.

Como la voz del castrado
que se eleva hasta el exceso de la

carencia.

Desde la pérdida que sangra
en el canto cristalino como un manantial.
El manantial primero, madre.

*
Covava l’ou de la mort blanca
sota l’aixella, arran de pit
i cegament alletava
l’ombra de l’ala de la nit.
No ploris per mi mare a punta d’alba.
No ploris per mi mare, plora amb mi.

Esclatava la rosa monstruosa
botó de glaç

on lleva el crit.

Mare, no ploris per mi, mare.
No ploris per mi mare, plora amb mi.

Que el teu plor treni amb el meu la xarxa
sota els meus peus vacil·lants
en el trapezi
on em contorsiono
agafada a la mà de l’esglai

de l’ombra.

Com la veu del castrat
que s’eleva fins a l’excés de la

mancança.

Des de la pèrdua que sagna
en el cant cristal·lí com una deu.
La deu primera, mare.

3.8/5 (31 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios