Inicio > Poesía > 5 poemas de Alta Escuela Musical, de Adrián Viéitez

5 poemas de Alta Escuela Musical, de Adrián Viéitez

5 poemas de Alta Escuela Musical, de Adrián Viéitez

Adrián Viéitez (Vigo, 1994) es periodista cultural y estudiante de filosofía. Edita y escribe en Zenda desde 2018. En el año 2020, organizó en la plataforma Medium una antología de 40 textos —y 40 autores— alrededor del confinamiento que tituló Árboles frutales y que sería editada como libro, a comienzos de 2021, por Editorial Dieciséis. De la mano del mismo sello publica ahora Alta Escuela Musical, su segundo poemario tras la aparición, también en 2021, de tratado sobre tu nombre (Ediciones En el Mar). 

La poeta Rosa Berbel apunta, en su contraportada: «Advertía Umberto Eco de la dificultad de decirle a alguien que lo amas en un mundo en el que la inocencia se ha perdido. La conciencia de esta torpeza, a la vez individual y colectiva, adquiere un empuje estético en los poemas de Alta Escuela Musical, proyectándose hacia una hermosísima reflexión sobre el amor como una conversación siempre inagotable, sobre el futuro como una luz intermitente. Jugando con las imágenes de la cultura popular y con una inteligencia que se desborda a cada página, Adrián Viéitez recupera parte de esa inocencia mediante una poética de la sinceridad, la incertidumbre y el titubeo. Un libro lleno de colores y movimiento, adolescente en sus euforias y en la radicalidad de sus elipsis, al mismo tiempo abstracto y conmovedor. Estos poemas confirman una voz llamada a redefinir lo sentimental en nuestro tiempo, en todos los tiempos posibles, porque sabemos que los cultos del futuro acogerán este amor, este suave centelleo«.

Zenda adelanta los cinco primeros poemas del libro.

***

canción de cuna para adultos

las paredes del hospital blancas como la cera nueva
dos ancianos aguardan un diagnóstico vertebral

en medio de la noche, una tormenta sostiene el
color del cielo. ella recuesta su espalda sobre un sillón.
lo observa mientras duerme. los pájaros dibujan
formas grotescas en sus vuelos nocturnos, algo solemnes,
voluminosos en una oscuridad que anhela un chasquido,
un resplandor distinto. él suspira con inquietud,
adormilado. la lluvia golpea con fuerza los cristales.
en otra parte del mundo, dos pobres y jóvenes amantes
se desperezan a la intemperie. hace calor y todavía
vive la promesa de un futuro radiante. en el hospital ella
entrecierra los ojos, recuerda, se inclina sobre él antes de,
eclipsada por el rugido de los truenos, el silbido de las aves,
susurrarle unas palabras que los aten para siempre y caer,
dormida a su lado, en el sueño de la imaginación.

***

track 01: Kierkegaard pasea

Kierkegaard pasea por los huecos medidos
de nuestra cama. midiendo los contornos
de nuestros cuerpos susurra: no es más
tolerable este mundo, no más agradable
este tránsito, por más que el amor haga su parte.
el trazo de aves propias de la noche pinta
las ventanas del cuarto que ocupamos, pequeño,
de lecho individual. entretejemos nuestros cuerpos
para dejar menos espacio a la duda.

la penumbra está llena de vampiros. se reúnen
en fiestas de púrpura fantasía, se aman con lascivia
a la sombra del mundo, la ropa negra, los labios
de un rojo insoportable. Kierkegaard pasea por
los huecos medidos […]

todo tipo de criaturas pueblan este lado de la luna.
reptiles cubiertos de duras escamas se bañan en sangre,
el peso de la filosofía medieval sobre sus espaldas.
San Agustín se prepara para la luz, Kierkegaard pasea.
por las noches finjo ser vampiro, te imagino como un ángel
de piel tan clara, un ángel anclado al mundo: criaturas
de la noche, convocad por mí esta reunión.

***

track 02: fiesta de disfraces

las veladas amables que han retorcido las muecas del espanto:
un hombre armado de gravedad recita poemas con los codos
extendidos, la voz esparcida por la habitación. hablamos con
desconocidos, decimos cosas que no pensamos acerca de la valiosa
pulsión chorreante de Charles Bukowski, admiramos la expresiva
espontaneidad del mundo beat, todos asentimos. en estas
cúpulas, a la merced de estas altitudes pereceremos: ahogados por
el nervio narrativo de Houellebecq, por la imaginación expositiva de
Lars von Trier. nos decimos el uno al otro que todavía creemos en
los estándares de la alta cultura. nunca nos hemos mentido.

rodeando las montañas de los Alpes, los ciervos más pequeños
buscan alimento entre las rocas. el viento se enfría a tamañas altitudes,
la atmósfera se renueva de pleno a cada instante. el agua está limpia,
cubierta de animales que quieren sobrevivir. una mujer recorre
un camino empedrado, carga un caldero vacío. se arrodilla frente al
lago, no se inquieta ante la inmensidad: esa es la imagen que sostiene
sus días. con las manos empapa su pelo blanco, escurre el agua helada
entre sus dedos. un hombre armado de gravedad recita poemas […]

sabemos estar solos, sabemos estar solos, pero preferimos fingir
juntos. en el centro de la fiesta de disfraces intuimos las dinámicas,
reyes del baile: tus ojos brillan como la escarcha, un hombre armado
de gravedad recita poemas y tú, vestida de guirnaldas, bailas esta noche
con la limpieza de las estrellas.

***

track 03: murmullos de cementerio

time is never time at all
you can never ever leave
without leaving a piece of youth

THE SMASHING PUMPKINS, Tonight, Tonight

quiero diseñar para ti un mapa de los sonidos oscuros
que asustan a la ciudad durmiente. en el subsuelo gótico
de este armazón de piedra yacen inertes cientos de esqueletos
que al volar la luna se besan y bailan con crujidos horribles,
con la belleza de los huesos al barrerse su huella de la tierra.

para que la excitación de esta época no se desvanezca, verás:
he elaborado un mapa de todos los miedos que he conocido.
esta geografía del terror es el recibo de mis años de trabajo.
ahora estamos aquí: leemos a Robert Frost e imponemos
su idea de naturalismo. creemos posible escapar a través de ella
del yugo de la competición. para ti y para mí es este mundo aparente,
una hechura horizontal de la que ser partícipes. rezamos de noche,
rezamos en el cementerio: que este lenguaje no sea capitalizado.

los esqueletos bailan sobre la piedra de las catedrales, la ciudad
oscura levita sobre sus cimientos. las personas están dormidas.
tú y yo nos vestimos como serpientes: abandonamos el mundo
civilizado y por los conductos urbanos alcanzamos cierta idea
de selva. seguimos leyendo a Robert Frost. la bahía de Boston,
las avenidas empedradas de Edimburgo, el sueño luminoso
de Viena. quisimos ser jóvenes, escribir. rezamos, rezamos
en los cementerios por nuestro lenguaje. te miro a los ojos y
adivino los márgenes de las ciudades más hermosas de Europa.

***

track 04: opúsculo a la sombra

durante el invierno de 1784, Friedrich Schiller se enamoró de un ganso.
cada vez que describía sus proporciones, una extraña vibración en su voz
delataba al enamorado. encendido y oscuro, encerrado en un cuarto
de pequeñas dimensiones, escribió un breve tratado sobre aquel amor.
lo hizo en una noche, rápido, febril: diría después Schiller, ya en la senda
de la vergüenza, que respondía entonces al propósito de sostener la emoción.
al amanecer lo encuadernó con cuidado y salió a dar un paseo por Weimar;
la ciudad estaba mojada y vacía. los gansos habían volado ya. el cansancio
se sobrepuso así al amor: mientras el mundo se despertaba, Schiller
advirtió la dimensión ridícula de aquel sentimiento. volvió despacio a casa,
sumido en una especie de vigilia desesperanzada; era la figura de un hombre
perdido. de regreso a su cuarto encendió una pequeña hoguera, observó
medio dormido el crepitar de un fuego extraño, minúsculo pero mortal,
y justo antes de caer en las garras del sueño lanzó a las llamas el cuaderno
que contenía su fiebre de amor hacia un ganso. aprendimos así las cosas
del amor: recogiendo las cenizas de ridículos tratados de estética quemados
en las hogueras más solitarias de la historia contemporánea.

—————————————

Autor: Adrián Viéitez. TítuloAlta Escuela MusicalEditorial: Dieciséis. Venta: Web de la editorial y Todostuslibros.

3/5 (12 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios