Inicio > Poesía > 5 poemas de Ernesto Guajardo
5 poemas de Ernesto Guajardo

Ernesto Guajardo Oyarzo es un escritor y editor nacido en Santiago, Chile, en 1967. Realizó estudios de Bibliotecología y Documentación en la Universidad Tecnológica Metropolitana. Ha publicado los libros de poesía Por la patria (1989, 1997, 2014), Nosotros, los sobrevivientes (1994), Las memorias (1996), El primogénito (2000), Geometría del ciclista (2013); el reportaje testimonial El fulgor insomne: la vida de Marcelo Barrios (2000); las investigaciones Manuel Rodríguez: historia y leyenda (2010) y Valparaíso, la memoria dispersa: crónicas históricas (2013) y el libro de prosa poética Arenas (2014).

***

Tres

de puerto en puerto
muelle a muelle
olas
paisaje que siempre será la infancia
pequeños peces muertos
gaviotas hartándose
uno                  el niño
buscando en la espuma
la arenisca
: la quiromancia de las playas

continúa la taumaturgia de los despojos
alquimia en las hueserías
: el mar festeja mi retorno.

***

Cinco

carniza de los vientos,
trae a mí las hilachas del que recuerdo,
extiende lo pútrido sobre este vaciadero de arenas
el amado hedor,
un indicio

tanto desplazarme en círculos
acostumbró la memoria de los pasos
la nueva senda será la que tú señales, carniza.

***

Ocho

el primogénito dice:
de tu cuerpo mi cuerpo se extiende
y en tu extravío hacia lo húmedo
mi respiración avanza

vientos y oleajes
construyen estos ojos.

buscan los cabellos
las alas que indiquen los senderos.

***

Diez

crees ver un ojo entre los hüiros resecos,
un dedo brillando en las aguas más bajas
así como una sombra desde lo alto del acantilado
cree ver una silueta en tu cuerpo que se desplaza

y no era un ojo el caracol descarnado
y no era un dedo la carnosidad del alga

hacia donde observas te acomete el mismo espanto:
lo único real son los huesos de las aves,
aire en el aire, manteniéndose en el anhelo de los picotazos

ni siquiera tu cuerpo:
todo lo que consigues arrastrar
son tristes tejidos resquebrajados:
desgajos de piel reseca, cabellos: la huella.

***

Veintinueve

todo será siempre nostalgia
rosa de los vientos
oráculos
antiguos textos dispersados

el territorio es una extensión del propio organismo
el territorio es un organismo,
solo la falta la cartografía de lo que se anhela.

3.6/5 (28 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)