Inicio > Poesía > 5 poemas de Jacob Lorenzo

5 poemas de Jacob Lorenzo

5 poemas de Jacob Lorenzo

Jacob Lorenzo retoma esta profunda y breve estrofa para transmitir su amor y agradecimiento al padre. Con un mensaje aparentemente críptico, pero directo y poderoso, el libro va construyendo un relato que arranca con la soledad de un niño abandonado. Dotado de una enorme fuerza basada en la sonoridad y sensualidad de las palabras, Tankas del samurái se convierte en una katana de imágenes y metáforas, donde conviven la lucidez  del relato implícito y la hermosura de un texto contundente y lúcido que reclama una constante relectura.

Jacob Lorenzo (Cabra, Córdoba, 1982) es licenciado en Filología Hispánica por la Universidad de Sevilla, editor, gestor cultural, crítico literario y poeta. Autor de los poemarios Las hojas del laberinto (2004), Linterna de luciérnagas (2005), La espalda de Jano (2008), La señal (2012) y Nieve sucia (2021). Ha obtenido el Premio Nacional de Letras de Fandangos Antonio Rivas, el Ciudad de Lucena, el Premio de Poesía de Humor «Paco Gandía», el Premio Internacional de Poesía Ciudad de Badajoz, el Premio Nacional de Poesía Félix Grande y el Premio Nacional de Poesía Eladio Cabañero. Ha investigado sobre la obra de Zorrilla, Espronceda y Arolas y ha realizado estudios superiores en métrica comparada. Incluido en varias antologías poéticas, colabora en revistas literarias nacionales como Angélica y Señales de humo. En enero de 2017 creó la editorial de poesía El Orden del Mundo, en 2021 la colección literaria de mujeres «Costillas pero no de Adán» y en enero de 2022 la colección de poesía «La edad del agua». En la actualidad dirige las tres.

Zenda adelanta cinco poemas de Tankas del samurái.

***

PRÓLOGO DEL HUÉRFANO

Siempre noté un rumor dentro de mí,
como el de un almacén abandonado,
vacío, junto al mar.
Estuve vigilado desde dentro,
alguien, algún extraño, me ocupaba
y cuando a él le hervía la tristeza
empleaba mi sangre para aplacar el fuego.
Creía que ese vil desconocido
podía ser mi padre, que tal vez
él era quien ardía entre mis venas.
No. No es él, pero, ¿entonces quién sufría
en mí? ¿Quién era el que nos incendiaba?
Puede que sea yo mi propio extraño
y que mi sangre no me pertenezca
aunque disponga el cauce
y lo surque hasta el último latido.
Desde este descampado frío y blanco
presiento que no hay nadie ya conmigo,
que me han abandonado en los escombros
de esta infancia infeliz.
Quiero creer en islas donde siempre se vuelve,
en que mi padre sea como el mar,
que no se ve cuando la noche cae
pero sé con certeza que está ahí.
Ya no me habita nadie,
solo la luz del frío entre los huesos,
solo la lucidez de la inminencia.
Huérfano de mí mismo
en esta blanca cláusula del miedo.
Desde tu lejanía, ¿no me oyes?
¿No sientes el crujir del corazón
lleno de ascuas vivas y hojas secas?
Como esas briznas verdes abrasadas
por culpa de la nieve y el olvido
desapareceré sin nadie aquí.
Inevitablemente.

***

PADRE

Eres esa negrura
que sobrevuela sucia la memoria.
Un vencejo clavado
en el cielo rojizo
de un corazón pequeño que atardece.

***

Un hombre solo
es un puente encendido.
Lo sobrevuelan
luciérnagas desnudas
como pavesas, ascuas.

***

El samurái
se mueve hacia el dolor.
Eso es la vida.
Buscarte en los ausentes,
buscar dónde morir.

***

Desde la nieve
veo desprenderse un río
azul gastado,
parece el mismo verso
que vuelve a la memoria.

—————————————

Autor: Jacob Lorenzo. Título: Tankas del samurái. Editorial: Reino de Cordelia. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

4/5 (52 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Gustavo
Gustavo
6 meses hace

Bonito coml la nieve