Inicio > Poesía > 7 poemas de Maria Sevilla Paris
7 poemas de Maria Sevilla Paris

Maria Sevilla Paris es una poeta, investigadora y docente precaria de lengua y literatura catalanas en la Universidad de Barcelona, nacida en Badalona en 1990. En 2015 gana el premio Bernat Vidal i Tomàs con su primer libro, Dents de polpa (AdiA Edicions). En 2017 sale Kalàixnikov (Món de Llibres), galardonado con el Miquel Àngel Riera de Manacor. En 2020 gana el 4º premio Carles Hac Mor con la plaquette if true: false; else: true (Editorial Fonoll), y en 2021 publica su tercer poemario, Plastilina (Editorial Fonoll). Es autora de algunas piezas de poesía sonora, y desde enero de 2019 es una de las tres programadoras del ciclo de poesía barcelonés del Horiginal. Presentamos una selección de poemas de la traducción al español de Kalàixnikov por la propia autora y Caterina Riba (Godall Edicions, 2020).

***

Dote

La palma de una mano. Ofreciéndome.
La palma de una mano ofrece hiriéndome
la fiebre de este cuerpo que se entrega
desde el vientre: el mío, tembloroso,
que se entrega por la fiebre que mi cuerpo
temeroso, afianzado, no puede concederse.
La palma de una mano. Ofreciendo: me. 

Dot

La palma d’una mà. Oferint-me.
La palma d’una mà oferint-me
l’escalfor d’un cos donant-se
des del ventre: el meu, trèmol,
donant-se per l’escalf que un cos
poruc, manlleuta jo, no es pot permetre.
La palma d’una mà. Oferint: me.

***

Bleu, sagnant, à point, bien cuit

Cruda. Estoy viva, pero cruda. Mi
carne elástica me la imagino blanda y
resbaladiza entre los dientes. Poco digestiva.
Y mentirosa. La sangre me la figuro rosa
mezclándose con guarnición de base
láctica. Deslizante. Lechosa entre los dientes y
mentirosa. La pleura: dónde está.
El páncreas: dónde está. El bazo:
no lo sé. Tal vez derrama jugos y es
mentiroso como la mujer del mercado
que me promete el corte más tierno. Y yo tan
cruda. Estoy viva, pero cruda. Mi piel
elástica. Mi fractura vertebral.
Mis esfínteres. Mi obertura:
me paralizan. Me los imagino blandos y
resbalando entre los dientes. Poco digestivos.
Y mentirosos. —Cincuenta kilos de carne
por favor y que sea bien finita. Me la corta
justo a ras del precipicio. Justo al límite del
vértigo vascular:

mi vientre es

una sima. Tal vez derrama jugos y es
mentiroso como dios cocinándote la carne
cruda. Estás viva. Repugnante. Y cruda. 

Bleu, sagnant, à point, bien cuit

Crua. Estic viva, però crua. La meva
carn elàstica me la imagino blana i
llenegosa entre les dents. Poc digestiva.
I mentidera. La sang me l’afiguro fent-se
rosa barrejant-se amb guarniments de base
làctica. Lliscosa. Lletosa entre les dents i
mentidera. La pleura: no sé on és.
El pàncrees: no sé on és. La melsa:
no sé on és. Potser fa sucs i és
mentidera com la dona del mercat
prometent-me el tall més tendre. I jo tan
crua. Estic viva, però crua. La meva
pell elàstica. La meva fractura vertebral.
Els meus esfínters. La meva obertura:
em paralitzen. Me’ls imagino blans i
llenegant entre les dents. Poc digestius.
I mentiders. —Cinquanta quilograms de carn
sisplau i me la posa ben fineta. Me la talla
ben arran del precipici. Ben al límit del
vertigen vascular:

el meu ventre és

un avenc. Potser fa sucs i és
mentider com déu cuinant-te la carn
crua. Estàs viva. Repugnant. I crua.

***

Mannequin en sourdine

Segundo movimiento (feat. Roy Batty)

if only you could see…

intransferible como la luz de un cuerpo opaco a otro
impensable como el hambre de otro estómago
incomunicable como la lengua foránea
desollándome más allá de la primera falta
intransferible como la muerte de un cuerpo insomne a otro
impensable como un hilo silente de sangre
incomunicable como un miembro fantasma
desollándome más allá de la última falta 

Mannequin en sourdine

Segon moviment (feat. Roy Batty) 

if only you could see…

intransferible com la llum d’un cos opac a un altre
impensable com la fam d’un altre estómac
incomunicable com la llengua forana
escorxant-me enllà de la primera manca
intransferible com la mort d’un cos insomne a un altre
impensable com un fil silent de sang
incomunicable com un membre fantasma
escorxant-me enllà de la darrera manca

***

Exorcismo

Despegose mi matriz como abortando,
encabritada, la cóncava promesa al vertebrarse.
Derrocóseme, regurgitada, la elipse
derrochada de unas manos furtivas y supinas.
Desmenuzose la ofrenda, desvertebrose el verbo y
desbravose la amniótica promesa al desasirse

—arco que voltea la curva de la histeria.

Desprendiose mi matriz como abortando,
deshauciada, la cóncava promesa al replegarse.
Descoyuntose mi eje preciso de rotación,
desvaneciose mi esqueleto por los puntos de fuga,
desgobernose la línea horizontal y
desencorváronse los hilos que llevan por nombre demencia

—arco que voltea la curva de la histeria.

Destripose mi matriz como abortando,
descolmillada, la cóncova promesa que retorna.
Desfloráronse los brotes en mi vientre,
desbrozose furtivamente el margen.
Dislocose el vuelo, desplomose la vertical y
despedazose el precipicio de la insania

—arco que voltea la curva de la histeria. 

Exorcisme

Esbadellà-se’m la matriu com avortant,
escabridada, la còncava promesa vertebrant-se.
Esbalmà-se’m, perbocada, l’el·lipse
esbutxacada d’unes mans furtivament supines.
Esbocinà’s l’ofrena, esvertebrà’s el verb i
esbravà’s l’amniòtica promesa en desclucar-se

—arc voltejant la corba de la histèria.

Esbadocà-se’m la matriu com avortant,
espoltradora, la còncava promesa replegant-se.
Esgavellà-se’m l’eix precís de rotació,
esconillà-se’m l’esquelet pels punts de fuga,
estremí’s la línia horitzontal i
estiraren-me dels fils que han per nom demència

—arc voltejant la corba de la histèria.

Esbudellà-se’m la matriu com avortant,
esqueixalada, la còncava promesa retornant-me.
Esponcellà-se’m la florida dins del ventre,
esbardissà’s furtivament el marge.
Escanyellà’s el vol, esbategà’s la vertical i
esbotzà’s el precipici de la insània

—arc voltejant la corba de la histèria.

***

White gender trash

Blanca como los muslos en abril de mil novecientos noventa y nueve.
Era, en el calendario, día veinte. Yo llevaba, por ejemplo,
una falda plisada de cheerleader. Corta, plisadita y voleándome
los rubores justo aquel abril en que conocía la vergüenza: justo de póster.
Justo de plástico pero vergüenza al fin y al cabo, falda arriba
y destejiéndome con los corchetes de las miradas. Toqueteándome
en cada nalga todos los ejes convocándome a la masacre:
blanca, como los muslos en abril de mil novecientos noventa y nueve
y, por ejemplo, en Colorado. Blanca como ¡vuela, Colometa!
O como químico. Como lejía para enjuagarme la saburra
o como jabón para fregar fuertes las mentiras de la raza: blanca,
mugre y costra dura y, por ejemplo, desdentándome
en Colorado. Yo perdía mis colmillos de leche. Me zurcieron,
diente a diente, y justo a raíz de una ortodoncia de cheerleader: justo de póster.
Justo de icono adolescente y justo fijándome en las paredes con chinchetas
de tantos ojos desollándome. Tanta carne en las vitrinas
desnudándome, y la metralla convocándome a la masacre:
blanca, como los muslos en abril de mil novecientos noventa y nueve
y, por ejemplo, en Colorado. Blanca como ¡vuela, Colombina!
O como químico. Como lejía para quemar toda la vergüenza
mutilándome. O como lejía para fregar fuerte la saburra
y saltar todas las miradas embrocándome. Manoseándome. Toqueteándome
en cada nalga la traición que ahora me invoca a la masacre:
blanca como los muslos en abril. Blanca como la mugre de la
carne privilegiada y como la carne, también, de los mártires
desangrándose en los retablos.

En el olvido que nos desinfecta.

O como lejía: tierra quemada. 

White gender trash

Blanca com les cuixes a l’abril de mil nou-cents noranta-nou.
Era, al calendari, dia vint. Jo duia, per exemple,
una faldilla prisada de cheerleader. Curta, prisadeta i voleiant-me
les rubors just a l’abril que en coneixia la vergonya: just de pòster.
Just de plàstic però vergonya al capdavall, faldilla amunt
i desteixint-me amb els gafets de les mirades. Ditejant-me
a cada natja tots els eixos convocant-me a la massacre:
blanca, com les cuixes a l’abril de mil nou-cents noranta-nou
i, per exemple, a Colorado. Blanca com de vola, Colometa!
O com de químic. Com lleixiu per esbandir-me la saburra
o com sabó per fregar fortes les mentides de la raça: blanca,
ronya i crosta dura i, per exemple, esdentegant-me
a Colorado. Jo perdia tots els meus ullals de llet. Van sargir-me,
dent a dent, i just arran d’una ortodòncia de cheerleader: just de pòster.
Just d’icona adolescent i just fixant-me a les parets amb les xinxetes
de tants d’ulls que m’escorxaven. Tanta carn a les vitrines
despullant-me, i la metralla convocant-me a la massacre:
blanca, com les cuixes a l’abril de mil nou-cents noranta-nou
i, per exemple, a Colorado. Blanca com de vola, Colombina!
O com de químic. Com lleixiu per cremar tota la vergonya
mutilant-me. O com lleixiu per fregar forta la saburra
i saltar totes les mirades entatxant-me. Grapejant-me. Ditejant-me
a cada natja la traïció que ara m’invoca a la massacre:
blanca com les cuixes a l’abril. Blanca com la ronya de la
carn privilegiada i com la carn, també, dels màrtirs
dessagnant-se en els retaules.

En l’oblit que ens desinfecta.

O com lleixiu: terra cremada.

***

Folegandros

Te amo en la sombra mínima de un muro de piedra seca.
Y de golpe: la arena. El peso súbito de un cuerpo
al salir del agua; el saco amniótico reventándose
a cada paso; el mármol vertebrándome cada
culpa; dictándome la sentencia en las costillas;
clavada en la condena bascular:

soy lastre,

la pelvis descentrada en cada paso de un peso
al salir del agua; el saco amniótico reventándose
y de golpe: la arena. El recuerdo súbito de un cuerpo
llenando la tarde, y el mármol recordándome que
te amo en la sombra mínima de un muro de piedra seca. 

Folegandros

T’estimo a l’ombra mínima d’un mur de pedra seca.
Quan de sobte: l’arena. El pes sobtat d’un cos
sortint de l’aigua; el sac amniòtic rebentant-se
a cada passa; el marbre vertebrant-me cada
culpa; dictant-me la sentència a les costelles;
clavada a la condemna bascular:

soc llast,

la pelvis descentrada a cada passa d’un pes
sortint de l’aigua; el sac amniòtic rebentant-se
quan de sobte: l’arena. El record sobtat d’un cos
omplint la tarda, i el marbre recordant-me que
t’estimo a l’ombra mínima d’un mur de pedra seca.

***

It Follows

Coincidiremos, amor, en el ángulo muerto de los espejos retrovisores, y florecerán
incendios virginales para regalarnos el corte más tierno del terror.
Yo llevaré un congosto partiéndome de la garganta a los genitales y tú podrás
conducir toda la curva de mi cuerpo hasta el congosto adolescente
de mi deseo dentado. La noche: será tan honda como el frío
en los orfanatos. La noche: será tan alta como el grito de mis pezones.
La noche: será tan densa como la sangre chorreando caligrafías que escribirán
nuestros nombres contra el asfalto. Contra la eterna juventud del parabrisas,
¡amor! Coincidiremos en el ángulo muerto de los espejos retrovisores, y recogeremos
los sueños descabezados de motoristas degollando la mediana del terror.
La impotencia no será sino la cópula imposible de las líneas paralelas
sobre el plano. La autopista será una proyección de ketamina deformando
distancias y horizontes. La madrugada: una quimera inocente de salvación.
Mis muslos: la mordaza expiatoria de los coyotes. Nuestro impacto no hará
sino la exacta trayectoria desviada de tus erecciones, y escribiremos
nuestros nombres contra el asfalto. Contra la eterna juventud del parabrisas,
¡amor! Coincidiremos en el ángulo muerto de los espejos retrovisores, y recogeremos
los sueños fermentados de cadáveres desmembrando la cuneta del terror.
Yo seré el cáncer nocturno. Yo seré el siamés malvado. Seré Texas oxidada
mutilando la humanidad. Seré el sida. Seré el último desastre nuclear
y seré los ojos mirando Sodoma, seré los ojos sin párpados profanándote
la boca. Seré el jugo de lo indecible eyaculándote el caos encima
y seré: la mirada reculando la huella de tus órganos escribiendo
nuestros nombres contra el asfalto. Contra la eterna juventud del parabrisas,
¡amor! Coincidiremos en el ángulo muerto de los espejos retrovisores, y florecerán
incendios virginales para regalarnos el corte más tierno del terror. 

It Follows

Ens trobarem, amor, a l’angle mort dels miralls retrovisors, i floriran
incendis virginals per regalar-nos el tall més tendre de la por.
Jo duré un congost partint-me de la gola als genitals i tu podràs
conduir tota la corba del meu cos fins a l’abisme adolescent
del meu desig dentat. La nit: serà tan fonda com el fred
als orfenats. La nit: serà tan alta com el crit dels meus mugrons.
La nit: serà tan densa com la sang regalimant cal·ligrafies que escriuran
els nostres noms contra l’asfalt. Contra l’eterna joventut del parabrises,
amor! Ens trobarem a l’angle mort dels miralls retrovisors, i collirem
els somnis escapçats de motoristes degollant la mitjana de la por.
La impotència no serà sinó la còpula impossible de les línies paral·leles
sobre el pla. L’autopista serà una projecció de ketamina deformant
distàncies i horitzons. La matinada: una quimera innocent de salvació.
Les meves cuixes: la mordassa expiatòria dels coiots. El nostre impacte no farà
sinó l’exacta trajectòria desviada de les teves ereccions, i escriurem
els nostres noms contra l’asfalt. Contra l’eterna joventut del parabrises,
amor! Ens trobarem a l’angle mort dels miralls retrovisors, i collirem
els somnis fermentats de cadàvers desmembrant la cuneta de la por.
Jo seré el càncer nocturn. Jo seré el siamès malvat. Seré Texas oxidada
mutilant la humanitat. Seré la sida. Seré el darrer desastre nuclear
i seré els ulls mirant Sodoma, seré els ulls sense parpelles profanant
la teva boca. Seré el suc de l’indiscible ejaculant-te el caos a sobre
i seré: la mirada reculant la traça dels teus òrgans escrivint
els nostres noms contra l’asfalt. Contra l’eterna joventut del parabrises,
amor! Ens trobarem a l’angle mort dels miralls retrovisors, i floriran
incendis virginals per regalar-nos el tall més tendre de la por.

2.6/5 (16 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios