Inicio > Libros > Narrativa > A la luz de la ruina

A la luz de la ruina

A la luz de la ruina

Iluminada es la segunda entrega que tenemos en español, por medio de la editorial Errata Naturae, de las memorias de la poeta y narradora Mary Karr (Texas, 1955). Su novela anterior, El club de los mentirosos, narra los años de infancia y juventud. En esta segunda parte asistimos a los años de madurez, atravesados por el alcoholismo, la maternidad, el amor, la religión, el divorcio, los vínculos y la escritura.

Como se trata de una novela autobiográfica o unas memorias, el personaje-eje de la narración es ella (ese yo). Sin embargo hay otra mujer, alrededor de la cual orbitan las demás cuestiones y hasta ella misma: la madre.

La novela comienza con una carta abierta al hijo donde, en la parte B, dice:

“… aparté la mirada por miedo a que él distinguiera al animal herido en que me estoy metamorfoseando, que es a su vez reflejo de la madre de la que huí para evitar convertirme en ella, la mujer que me apartaba con el lema: No me abraces, que me das mucho calor”.

Esa madre era alcohólica. Su padre también. Pero huye de la primera. Y es a la primera a quien vuelve. Como una ruina circular, la novela va avanzando hacia la madre cuando la autora vuelve a la casa de la infancia (que siempre es la casa de la madre) y la(s) encuentra en ruinas. A ambas. Es la casa rota, la madre rota, y una herida que ya no tiene cura. Es la destrucción.

"El cielo se abre, como si fueran las aguas, y sobre su cabeza cae la bendición de la escritura y del éxito como autora"

Sin embargo, a pesar de las sombras, a toda la novela la atraviesa esa luz del título. El recurso más explotado para alcanzar tan acertada iluminación es el humor. Se trata de una novela que, aunque profundamente seria, es terriblemente cómica. El cinismo y, sobre todo, la ironía, pero también el transparente y directo sentido del humor, la gracia en estado puro, lanzan al lector un foco que lo encandila.

Desde sus aventuras adolescentes con drogas y surfistas, acompañamos a esta narradora en la aventura de su vida. Casi como por herencia, ella cae en el alcohol. Escribe poemas desde pequeña. Conoce a un hombre bellísimo, también poeta; se enamoran y se casan. Tienen un hijo, Dev, y los capítulos sobre la maternidad y los roles de la madre versus los del padre (ocupado en las tareas laborales universitarias, aunque un padre absolutamente cariñoso) dan cuenta de cómo en la familia la cuestión de género se alza evidente como un faro para los navegantes. El matrimonio comienza a ir mal y acuden a terapia de pareja. Ella, además, empieza a ir a reuniones de Alcohólicos Anónimos para dejar la bebida mientras su marido no parece siquiera enterarse de que bebe. Luego viene el divorcio. Pero también la cura, y sobre todo entra en su vida, como si bajara del cielo, Dios.

La cuestión mística, abordada con reticencia y cinismo por momentos, es la que habilita el título de esta gran novela. El cielo se abre, como si fueran las aguas, y sobre su cabeza cae la bendición de la escritura y del éxito como autora. El golpe de suerte lo da su primera novela, aquella sobre las memorias de infancia y juventud, es decir, El club de los mentirosos. Ya no es una ruina circular: es la línea del éxito de la construcción.

———————  

Autora: Mary Karr. Título: Iluminada. Editorial: Errata Naturae. Venta: Amazon y Todostuslibros

4/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)