Inicio > Poesía > Aforismos de Ricardo Labra

Aforismos de Ricardo Labra

Aforismos de Ricardo Labra

El poeta Ricardo Labra perfila un libro de aforismos que dará continuidad a los Cuadernos literarios que publicó en El Poeta Calvo. Este libro, del que Zenda publica algunos aforismos inéditos, llevará por título Cuadernos de Sama (2015-2023), y un guiño que el escritor le hace a Elias Canetti y a sus Apuntes rescatados (1954-1971) de Hampstead. 

 

AFORISMOS

La precaria identidad del presente.

La culpa, el miedo, la esperanza. El dominio del avispero.

Le gustaba contar la historia de su vida, con pocos pelos y muchas señales. La triste venganza de un secundario.

Resistir el inclemente cerco de los contemporáneos, el insistente asalto de los narcisos.

El dedo acusador de los Robin Hood de la literatura. El dedo atusador.

La casa de un artista. El sarcófago de un exhibicionista.

Escribe mucho, busca la página memorable que redima sus escritos.

Muerde a quien le ensalza, canta a quien le olvida.

Tenía un traje de poeta como el torero un traje de luces. Sus gestos eran tan enfáticos como sus palabras.

Prodigaba tanto afecto a sus contemporáneos que era fácil comprender que solo se quisiese a sí mismo.

El hombre que escucha la voz del pueblo puede escuchar la voz de Dios. Los absolutismos tienen estos visionarios.

El carnaval de los artistas y sus sueños elitistas. Las máscaras de los cortesanos.

Un hombre honrado. La quiebra del sistema.

La noble causa de los políticos profesionales, el agradecimiento sempiterno de sus deudos.

El poder literario siempre sabe cómo castigar a sus insurrectos.

El bárbaro que lleva dentro y que le amenaza con sus devastaciones, sus oprobios y sus incendios.

Qué poca consideración merece la tarea del escritor en esta época. Los demonios del mercado y los demonios mediáticos han logrado corromper cualquiera de sus fundamentos.

Los que se aprovechan de los pobres explotándolos y los que les explotan defendiéndolos. La dolce vita de los adalides de sendos mercados.

Nada en la realidad se aproxima a lo anhelado. La tragedia del platonismo.

La ecuación de la luz y sus sorprendentes resultados.

La máscara que le defiende, la máscara que le reafirma, la máscara que le otorga su identidad.

Sobre premios y honores. Nadie recibió más premios Nobel que el rey de Suecia.

La mayoría de los turistas del mercado global regresan del mismo lugar. El entusiasmo infantil por lo lugares comunes.

Las mil y una ciudades. Viajaba de ciudad en ciudad, como el animal que huye de la sombra de su cazador.

Un hombre que sobrevive con la complicidad de su conciencia.

El ángel que todos ven en él, el demonio que mueve sus alas.

4.1/5 (19 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)