Inicio > Libros > Poesía > Al vuelo de una garza breve, de Pablo García Baena

Al vuelo de una garza breve, de Pablo García Baena

Al vuelo de una garza breve, de Pablo García Baena

Al vuelo de una garza breve (Renacimiento), son cuarenta y dos sonetos de Pablo García Baena que suscitan muchas consideraciones y preguntas, también tal vez la más importante: cómo fue cambiando si no la “ casión” de su escritura, sí la variación que fue experimentando el poeta sobre la concepción, rechazo inicial y naturalidad posterior, el uso de una composición de tanto prestigio en las literaturas europeas y que han cultivado poetas a los que Pablo García Baena admiraba incondicionalmente, como Dante, Shakespeare, Garcilaso, Lope de Vega, Góngora, Rubén y Federico García Lorca.

Pablo García Baena (Córdoba, 1921-2018), miembro cofundador de la revista Cántico (Córdoba, 1947-1949, 1954-1957), está considerado como uno de los poetas más destacados de la poesía española del siglo XX. Es autor de una breve pero significativa obra que va desde Rumor oculto (1946), hasta Los Campos Elíseos (2006), a la que habría que añadir Claroscuro, actualmente en prensa para 2019. Su obra está recogida en Poesía completa (1940-2008). Entre otros muchos galardones es Premio Príncipe de Asturias de las Letras, Premio Internacional de Poesía Ciudad de Melilla, Premio Andalucía de las Letras, Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana y Premio Internacional de Poesía Federico García Lorca. La Junta de Andalucía lo declaró Autor del Año 2018.

 

MAYA SMERDOU ALTOLAGUIRRE

Si el sol de mayo en vuestros ojos claros…

(¿Claros dije? No sé. Estáis lejana.

Los pienso de oro azul en la mañana,

de mar de Málaga o mármol de Pharos).

 

…Toma su brasa de tan dulces faros…

(Dulces no, porque oculto entre la grana

de vuestro nombre, floreal diana,

lanza el Amor sus célicos disparos).

 

Si claros, ¡qué sonámbula ceguera

la del mundo anterior a vuestra lumbre!

¡Qué pálido el estío y su luz gaya!

 

Si dulces, ¡qué oceanos de salmuera!

¡Qué amargura de llanto y pesadumbre

antes que vos nacierais ya Maya!

 

HOMENAJE A RAFAEL LAFFÓN,

EN EL ATRIO DE LA PRIMAVERA

Tazas de Justa, tiestos de Rufina…

Sor Ángela en su calle de Amargura;

Murillo pinxit y a su luz más pura

el áureo Giraldillo se reclina.

 

Adviento de la angustia, clara espina,

encrucijada de Mañara oscura…

Cal y silencio. Crece por la altura

la rosa de las Rimas peregrina.

 

Sevilla recogida en atanores

de alba y ángel, mármoles italos

lucientes de engastada orfebrería.

 

Suene el rabel secreto de las flores

y Primavera dore con sus halos

al segundo Divino de armonía.

 

SONETO

A San Juan de la Cruz]

 

Flor en el alba que el sutil rocío

Llenara con angélicos cristales.

Llama de blancas plumas celestiales

Que en fuego convirtiera el yelo frío.

 

Rosa de nubes, dulce son del río,

Ciprés de los jardines monacales;

Dardo de piedra, junto a los banales

Dioses perdidos en el bosque umbrío.

 

Por ti el Esposo baja de los cielos

Y en el sayal de lana hace su nido,

Como en un huerto bíblico y ameno.

 

Y el agua de tu boca, con anhelos,

Bebe sediento el corazón herido

En ansias de encontrar lo que es sereno.

 

A NUESTRA SEÑORA DE LAS TRISTEZAS

Abadesa del llanto, Prelada de los lutos,

¿qué oficio de difuntos reza vuestra amargura?

Si la cruz, como árbol de sangre en la negrura,

es nido temporal donde rojean los frutos…

 

Hábito de pesares, reales atributos,

esa frente que acepta la doliente tonsura,

y esos ojos que saben la mortal desventura

de tantas madres solas en duelos absolutos.

 

No lloráis por Jesús. Lloráis por los humanos

a ciegas en el páramo confuso de la vida,

Afligida del cielo, Varona de pobreza.

 

Unge del óleo zarco que mana de tus manos

el corazón, el ascua altanera y herida,

Desolada del mundo, Dama de la tristeza.

 

IN MEMORIAM

MIGUEL DEL MORAL

 

Sabías el color de la tristeza,

los grises del adiós, el grana fiero

que rubrica la tarde del torero

y ciñe de alamares su destreza.

 

De los patricios mármoles nobleza

tomó tu línea, y tu pincel certero,

del fulgor del ocaso y su joyero,

sobre los lienzos impartió belleza.

 

La Córdoba descalza, la silente,

tras la faz velazqueña del Remedio

alza lirios al túmulo doliente

 

de tu olvido, mas tuya es la armonía

entrelazando obra y vida en medio:

«La carta», «Ofelia», «Amor», «Pedagogía».

—————————————

Autor: Pablo García Baena. Título: Al vuelo de una garza breve. Editorial: Renacimiento. Venta: Amazon