Inicio > Blogs > #Mibiblioteca > Andrés Calamaro
Fotografías de Andrés Calamaro

Andrés es todo genio y figura, no lo digo yo, así se le conoce. Un tipo entrañable, cariñoso, atento y gran anfritión. Una “Estrella del Rock” en toda regla.

Le conocí por amigos en común en una cena muy surrealista, con cómicos y periodistas en su casa. Enseguida conectamos, es un gran amante de la fotografía, los amigos, los toros y, cómo no, de la música. Charlamos horas sobre música, y fotografía, comimos juntos y tomamos mate.

Calamaro es una persona muy peculiar, pero que se hace querer en cuanto llevas charlando diez minutos con él. Tiene una gran sensibilidad y conversación.

En esta ocasión, hablamos sobre el amor, la labor de crear y el mundo del arte en su preciosa casa, mientras escuchábamos grandes clásicos del rock en vinilo.

Aquí podéis saber algo más sobre Andrés Calamaro:

Nació en Buenos Aires en 1961. Formó parte de los grupos Los Abuelos de la Nada y Los Rodríguez. En su importante trayectoria como solista ha destacado como compositor e intérprete ecléctico, interesado en numerosos géneros; aunque se le ubica como una de las figuras clave del rock hispano, sus ritmos incorporan desde el folk al tango, pasando por el funk, el blues y el jazz.

Ha publicado multitud de discos en grupo y solitario, en Wikipedia o cualquier web especializada en música se puede ver y consultar su extensa discografía.

Nos recomienda este libro:

Juan Belmonte -Matador de Toros- de Manuel Chaves Nogales.

La biografía (palabra que se queda corta) literaria de Juan Belmonte firmada por Manuel Chaves Nogales es algo así como la lista de reservas de El Bulli: Lo deberían leer un cincuenta por ciento de taurinos y un cincuenta por ciento de gente que no empatiza con la tauromaquia, un cincuenta por ciento de españoles y un cincuenta de foráneos, un cincuenta de catalanes y un cincuenta de vascos, un cincuenta por ciento de jóvenes y cualquiera que quiera empaparse de un imperdible de la crónica literaria de la España de hace cien años, la fuerza del destino, la identidad, los viajes por el mundo y la gran existencia humana. Un gran libro que deja un poso de profunda satisfacción. Vale mucho la pena leer este clásico de la cultura universal.