Inicio > Firmas > Escrito en la Argentina > Atrapados en su fábula infantil
Atrapados en su fábula infantil

Anota el escritor argentino Edgardo Cozarinsky, en la penúltima página de “Museo del chisme”, unas meditaciones muy significativas acerca de ciertos síntomas íntimos que aquejan a los autócratas. Cita para ello, en verdad, al gran polígrafo y caricaturista inglés Max Beerbohm: “Los miembros de la realeza, por no tener contacto alguno con las realidades de la vida, prolongan su infancia más allá de la edad infantil”. Esta observación vale también para caudillos vitalicios y nomenklaturas de partidos hegemónicos, y explica concretamente la fuerte desconexión que la oligarquía kirchnerista —nacida y criada dentro del Estado— suele tener con la vida real, sus consecuentes legislaciones fallidas, su orgullosa ignorancia acerca de la economía y la organización del mundo, su incansable combate contra el sentido común, su infantilismo ideológico y la alegre estudiantina “épica y patriótica” con la que se autocelebra. Beerbohm avanza específicamente sobre Jorge IV: “No toleraba que lo contradijesen, con una falta de dominio de sí mismo digna de un rey”. Similares cargos le hacen por lo bajo habituales interlocutores, incluso importantes funcionarios, a la talentosa monarca de la calle Juncal. Pero lo que Cozarinsky consigna a continuación es el episodio más notable de todos: en su juventud, Jorge IV “no había podido luchar contra las tropas napoleónicas porque su padre le había impedido que arriesgara la vida. En su vejez llegó a convencerse de que verdaderamente había dirigido una carga en Waterloo. Solía describir la escena como si realmente hubiese estado al frente de las tropas británicas y le pedía confirmación al Duque de Wellington: «¿No fue así, duque?». El viejo soldado, tironeado entre el respeto a su rey y el respeto a la verdad, respondía: «Así se lo he oído contar a menudo, majestad»».

"El kirchnerismo es una forma de la literatura"

Esa evocación de ilustres epopeyas manipuladas o apócrifas, que los mosqueteros más fieles deben convalidar en público y en privado, y que la reina Cristina se ha terminado creyendo de tanto recitarlas desde el atril, es una constante también entre el grueso de sus súbditos, que festejan correrías setentistas jamás sucedidas, abnegadas defensas de los derechos humanos que brillaron por su ausencia, y, con especial tesón, paraísos terrenales de la “década ganada” que son meramente mitológicos. El kirchnerismo es una forma de la literatura. Las mentiras sobre un desendeudamiento netamente imaginario, sobre un industrialismo virtuoso inexistente y sobre el falso impulso de una escuela pública eficaz (entregada en bandeja a monsieur Baradel) se combinan con hechos colosales sustraídos de la narración, como el déficit abismal, el vaciamiento de las cajas, la corrupción sistémica, el abuso de los servicios de inteligencia (fue la “década espiada”), la consagración de la inseguridad jurídica y la incapacidad crónica para generar empleo genuino y prosperidad creciente. La arquitecta egipcia ha inventado una “era dorada” y sus acólitos le creyeron. Gran escritora de conciencias, ella les ha dado lo más preciado de esta época: una identidad. Y ya sobre ese mullido somier de creencias muchos caciques y militantes kirchneristas se jactan entonces -acaso con la misma autoficción nostálgica y orgullosa de aquel viejo monarca- de haber logrado alguna vez la “felicidad del pueblo”: suministraron un elixir que los argentinos solo ocasionalmente bebimos, y que se nos “regalaba” desde el Estado para siempre. Ni era un obsequio, ni era sostenible en el tiempo: nos engañaron y lo pagamos carísimo. Lo seguimos pagando. Pero de esa rememoración fraudulenta de los sucesivos pasados, y principalmente de la última experiencia cristinista en el poder, depende en gran parte el “capital simbólico” de la Pasionaria del Calafate y de su príncipe heredero. El peso específico de este factor identitario, que el análisis político suele desdeñar, es enorme en la toma de las decisiones. A Mariano Spezzapria -articulista de este diario- se lo confesaron esta misma semana en las altas esferas del cuarto gobierno kirchnerista: “Cada uno de nosotros debe defender su significante político”. Esa es la consigna de la hora. Fernández va por el centro, Massa por derecha y los Kirchner por izquierda. A ella le preocupa el desencanto de su propia grey y la fuga del voto hacia las costas trotskistas, y sus desvelos tienen que ver con hacer encajar como sea la leyenda con la necesidad. Porque es presa de sus propias fantasías y demonizaciones, se encuentra débil -solo comanda una minoría intensa-, sabe que un arreglo con el Fondo y un ajuste se tornan ya inevitables, y se devana los sesos para que se concrete y aun así salvar su figura “emancipadora” del quemo.

"Sólo bajo esta óptica pueden comprenderse algunos tramos de su última carta pública"

Sólo bajo esta óptica pueden comprenderse algunos tramos de su última carta pública, donde replica con la pluma aquella misma táctica que ya había escenificado en modo presencial: en el cierre de campaña (estoy pero no hablo) y en la marcha de la plaza (apoyo pero no entro). La nueva misiva tiene por objeto avisar a los incautos que ha cedido desde el primer día la “lapicera” a su delegado, con lo que no se le deberían imputar los garrafales errores que éste ha cometido o cometerá, instigado frecuentemente por su jefa. Con mala fe o simple superficialidad, algunos editores podrían haber mordido el anzuelo y titulado: “Ante la inminencia de un naufragio, Cristina Kirchner abandona el timón de la coalición oficialista”. Las metáforas marítimas siguen siendo muy eficientes. Pero no se trataba de un “renunciamiento histórico”, aunque para su pulso actoral y su apetito de mitificación esas dos palabras quejumbrosas quizá resulten irresistibles, tanto como un precipicio sin fondo a un paisano con vértigo.

"Su pronóstico es provisoriamente muy oscuro, y coloca toda la responsabilidad en una virtual entente entre el peronismo clásico y la oposición"

Su pronóstico es provisoriamente muy oscuro, y coloca toda la responsabilidad en una virtual entente entre el peronismo clásico y la oposición: sería ideal para el “relato” que ella pudiera abstenerse y permitir que esas dos fuerzas moderadas rubriquen el acuerdo necesario y carguen con la culpa de sus secuelas. Esto arreglaría la realidad y no perturbaría la fábula. El final de la epístola no deja tampoco de ser una advertencia pour la galerie; la doctora reproduce allí uno de los discursos más rocambolescos del Presidente: “Mi modelo siguen siendo San Martín, Güemes y Belgrano. Nunca esperen de mí que firme algo que arruine la vida del pueblo argentino, nunca, nunca. Y espero que me entiendan, porque si alguien espera que yo claudique ante los acreedores o que claudique ante un laboratorio, se equivoca. No lo voy a hacer. Antes me voy a mi casa”. Estas palabras revelan la edad infantil de su público; gobiernos progresistas del planeta tienen vínculos profesionales y frecuentes con el FMI y operan, cuando hace falta, recortes en el gasto público, sin suponer que eso es una traición a la patria o una claudicación abominable. Cualquiera sabe que son vicisitudes de la gobernabilidad y de la ondulante circunstancia económica. Pero aquí han cargado las tintas con batallas inexistentes y engordado ogros para fingir heroicidad, y ahora tienen que vérselas con sus propias criaturas. Hay que lanzar un rezo sanmartiniano, mentar a Güemes y Belgrano y citar todo el Billiken para zafarse de semejante trampa retórica. Han tomado decisiones gravísimas —la política exterior y también la sanitaria— para no contradecir esa historieta de niños. Que nos conduce fatalmente al fracaso. Max Beerbohm tenía razón: lo único que siempre está en su mejor momento es la mediocridad.

 

*Artículo publicado en el diario La Nación de Buenos Aires

4.5/5 (72 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
8 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Roldan Ana María
Roldan Ana María
6 meses hace

Excelente Excelente Excelente!qué claridad de concepto!!!no me pierdo tus programas y te estoy esperando en Cada Mañana

Gustavo
Gustavo
6 meses hace

Y debiera irse, desilusionada por causa de valoraciones insensibles que no enaltecen su mágica existencia, alguien se opone?

Patricia
Patricia
6 meses hace

En el reino de los ciegos…el tuerto es rey. Tal el caso de este ser nefasto que cierta gente,también nefasta o como se quiera llamar, puso en el poder. No perdió…sigue digamos, ganando, en medio de una vida sin sentido, maltrecha y con un pobre poder dedicado al hundimiento de un país en la que gran parte aplaude. Cuanto peor…mejor e ir por todo son los lemas …lo demás no importa, se compra. Triste es ver lo que va quedando de la gran Argentina de antaño, trabajo de duelo por la pérdida de valores, muy triste y fatal destino.

Juan Canosa
Juan Canosa
6 meses hace

Así es. Una líder que vive una fantasía irreal y quiere que el resto crea lo mismo que ella, empecinada en convencer al pueble que con ella se vivieron los años mas felices, sin considerar que en realidad el dispendio irresponsable nos empujaba cada vez mas hacia el precipicio. Fernández Diaz lo describe con meridiana claridad.

María Ester Abad
María Ester Abad
6 meses hace

Esta mujer que se cree reina es una verdadera lady MacBeth. Y si bien nunca fue montonera ni nada que se le parezca, se procuró una nieta de esa prosapia para engrupir a la galerie. Y a la historia.

Luis
Luis
6 meses hace

Argentina cada vez mas cerca de convertirse en una entelequia, cada vez más cerca de disolverse en sus pesadillas recurrentes. Nuestros representantes no han surgido de una coliflor, son la flor y nata de una sociedad enferma de desconocimiento de su propia historia. Un libro de Juan Carlos Torre «Diario de una temporada en el quinto piso» y un documental que recomendó Sigal «Cuba and the cameraman». quizás un espejo donde mirarse.

Bernardita Repetto
Bernardita Repetto
6 meses hace

Solo agrego recientes acontecimientos para ilustrar un poquito más nuestra realidad
Lo que pasó ayer en Plaza de Mayo en su festejo partidario, puesto que no celebraton la vuelta a la democracia de todos los argentinos, son ellis el pueblo merecedor de tal acontecimiento, no solo fue un sainete donde algunos actores no tuvieron mayores problemas de dormirse en el escenario y otros actores protagónicos gritar falsedades (porque las mentiras siempre van unidas al grito) ayer lo dicho por Cristina, no fueron mentiras e injurias, fue darle al anterior gobierno y a la prensa no pautada, la igualdad de condición genocida con los militares, y lo que queda en el aire es ¿Qué puede venir en el 2023?
Les anticipa el caos a sus seguidores talibanes ya que solo ellos son los que garantizan estabilidad democrática cuando lo que menos son es justamente democráticos, menos republicanos.
Tergiversa con una maestría ideas y razonamientos básicos de un núcleo de gente que entre acomodados circunstanciales con un poco más de estudios que la gran horda de semianalfabetos y analfabetos empobrecidos y denigrados, quienes aceptan como verdad indiscutible todo lo q no venga con ellos, agrandando la paranoia de que el demonio está en la otra vereda, cuyo fin último es que se tenga miedo para así no querer un cambio.
Pueden ver videos contando dólares, o tirando bolsos con dinero en un convento, cajas privadas con millones de dólares de hijos q nunca trabajaron, ver mega hoteles en el sur que subsisten sin clientes, que se enriquecieron cajeros de un banco, jardineros, mucamas, choferes, secretarios -que además mueren sospechosamente- ver que existen causas con pruebas irrefutables. Un fiscal con todo para acusarla que es asesinado un día antes de su presentación, además en uno de los tantos audios q la incriminan, escuchar su voz que dice claramente a su pelele esbirro: «Hay que salir a apretar jueces» y tantas otros acontecimientos cercanos a causa de la pandemia, que son obvias maniobras delictivas y ese conjunto de descerebrados repiten como un mantra: «Son causas que le inventaron y Macri tiene 240 causas, nos endeudaron, favorecieron a sus amigos y fugaron el dinero al exterior» (causas a Macri inventadas en su mayoría sin pruebas, pero aceptadas como incuestionables, deuda tomada para pagar la deuda que dejaron ellos y ajustes que era forzoso hacer para pagar la cuenta que dejaron de su fiesta populista)
*Los manipuladores y dueños de los odios ajenos pueden más que mil verdades*
Cristina -Seychelles- Fernández, grita en su sangrona actuación, que se fugaron millones de dólares al exterior.
No sé quién le escribe los libretos, pero debe ser Don Verídico, un conocido fabulero de un pueblo que nos relataba el humorista Landriscina.
Más mitómana no se consigue.

Los ayuda nuestra impávida esperanza de un milagro. Pasividad que esconde mil razones.
También lograron meter cuestionamientos de nuestros líderes políticos y de nuestra postura ya que jugamos a ser correctos civilizados frente a un grupo de inmorales, de delincuentes a todas luces que dominan la escena, cuya mafia llena las reparticiones públicas, con gremios de enriquecidos capitostes que no pueden justificar su opulenta vida y que ninguno puede aprobar ficha limpia. Todos sin escrúpulos para demonizarnos, hacernos proyección paranoica -la culpa de todo es nuestra- y de no lograr sus objetivos, son los que pueden un día tirarnos 14 toneladas de piedras quedando impunes, para oponerse a lo que venga.
Somos pichones.
Ni de palomas ni de halcones.
Somos pichones de pechito amarillo o pechito rojo, que cuando hacemos una coalición que funcionó para determinados fines ahora asoman ciertas plumitas y picoteos para ser el guapo de la jaula para un futuro que está lejano, cuando hoy solo la fuerza y la unidad nos permite empujar y romper esta trampa donde nos encerraron estos trogloditas.
Así nos va.

María M. Guariento
María M. Guariento
6 meses hace
Responder a  Bernardita Repetto

Muy bueno tu análisis Bernardita.Has contado la triste realidad de lo que está sucediendo en nuestra Argentina.