Inicio > Firmas > Romanzas y donaires > ¡Bravo, han muerto ricachones!

¡Bravo, han muerto ricachones!

¡Bravo, han muerto ricachones!

En el salón de la casa donde viven mis padres había una colección de libros cuya temática se podría resumir en algo así como Novelas que más tarde fueron llevadas al cine. He hablado mucho de esta colección porque fue uno de mis primeros contactos con la literatura para mayores, y como quiera que a mis catorce o quince años no había pasta para comprar libros, aquellos ejemplares de tapa dura eran mi puerta hacia ese mundo de ficción que ya no abandonaría. La escena que abre hoy las Romanzas aparecía en una de esas novelas: El Octubre Rojo. Y en concreto quiero hacer referencia al momento en que se hunde el submarino Konavalov. No entrare en detalles por no perpetrar un crimen con el espóiler, pero digamos que Tom Clancy reconstruye con maestría el miedo de quienes saben que van a perecer engullidos por el mar. «Qué horrible manera de morir», dice alguien en la propia novela desde el submarino Avalon. Todo el mundo, hasta el más descorazonado de los hombres, sabe que no habrá muchas muertes más desagradables que esta.

"Tras conocerse la noticia, no tardaron en llegar algunas reacciones sorprendentes: chanzas, mofas, jolgorio..."

Días atrás, un submarino llamado Titan, mientras visitaba los restos del Titanic en algún lugar del mar de Terranova, perdió la señal tras una inmersión fallida. Las investigaciones apuntan a que una hora y cuarenta y cinco minutos más tarde el submarino implosionó —animo al lector a que busque en Google qué supone una implosión para cualquier humano que tenga la desgracia de morir así—. A bordo iban cinco personas: Stockton Rush, Hamish Harding, Paul-Henri NargeoletShahzada Dawood y su hijo Suleman Dawood, un crío de apenas 19 años. Tras conocerse la noticia, no tardaron en llegar algunas reacciones sorprendentes: chanzas, mofas, jolgorio… Cinco hombres morían de la manera más terrible, pero el hecho de ser ricos no sólo hace que no se respeten sus muertes, sino que además legitima a muchos para hacer de ellas triste moralina político-social previas burlas. Decir que el arriba firmante siente asco es no alcanzar a expresar de manera precisa la náusea que me provoca todo esto.

"Lo importante es satisfacer la cuota de autosuficiencia moral, con discursos desde el sofá que no tienen riesgo de ningún tipo"

Esta tendencia es ya un clásico entre los perdonavidas éticos que gobiernan el discurso en redes sociales y plataformas varias. Vilipendiar el alma de estos robinhoods, da igual el hecho que se esté tratando, es tarea fácil. Si mueren cinco personas en el mar de Terranova, un pulpo en Pescaderías Francisco o un ficus en un jardín de Aluche, da igual. Esta gente siempre tiene preparada su verborrea ideológica, siempre están listos para enfrentar posiciones con armas de todo tipo: marxismo cutre, ecologismo falaz o liberalismo rancio. Tanto da. Lo importante es satisfacer la cuota de autosuficiencia moral, con discursos desde el sofá que no tienen riesgo de ningún tipo, pero que ayudan a limpiar esa especie de narcisismo moderno que llamamos honra y que uno necesita ver inflamada cada mañana al mirarse al espejo. Pues tengo malas noticias: si crees que jactarte de la muerte de cinco personas mientras reivindicas de manera impostada una solución para el drama de las pateras en el Mediterráneo te convierte en un referente moral, efectivamente, no sólo no lo eres, sino que eres un perfecto canalla.

4.6/5 (135 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

3 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Raoul
Raoul
9 meses hace

Las dos últimas frases, con ese tonillo mesiánico que, por otro lado, no deja de ser divertido al rozar la involuntaria autoparodia, me parecen propias de alguien que se considera a sí mismo un referente moral, de un perdonavidas ético o de quien confunde su opinión con la verdad. Y la anterior refleja, supongo que también de manera involuntaria, la postura del autor al abordar muchos de los temas que suele tratar. Al menos, aquí se parte de algo de lo que se ha hablado durante varios días en los medios de comunicación, y no de una noticia viral no contrastada o de un vídeo de diez segundos en TikTok. Otra cosa es que algunos comentarios ante determinados sucesos de actualidad produzcan sorpresa, desagrado o indignación. Pero la reacción de don Carlos (y de otros articulistas cuya existencia ignoraba hasta hace muy poco) ante esos mismos sucesos, o ante un estado de cosas en el que lamentablemente nos encontramos inmersos, nos es más que otro síntoma de ese estado de cosas: la ridícula corrección política que sufrimos de un tiempo largo a esta parte trae consigo reacciones igual de ridículas. La verdad es que leyendo cierto tipo de artículos, cada vez más abundantes, es inevitable sentir escalofríos al imaginar a sus autores ocupando algún día una posición de poder…

Odalys Corominas
Odalys Corominas
9 meses hace

Excelente! Gracias por expresarlo.

Ricarrob
Ricarrob
9 meses hace

ODIO. Se fomenta el odio. Estamos en una sociedad en la que la pulsión predominante, hija de la atávica envidia, es el odio. Y se fomenta desde la política, desde ese, como usted mismo ha dicho, sr. Mayoral, marxismo cutre que a todas horas odia y promociona el odio, fundamentalmente entre los jóvenes, hacia todo lo que se mueve: los ricos (para ellos ser rico es ser un simple burgués que trabaja y paga su hipoteca), los propietarios de lo que sea, odio hacia lo masculino, hacia la heterosexualidad, hacia la derecha (derecha y fascismo es todo lo que está a la derecha de sus imposturas revolucionarias y anarcoides, o sea, todos los que no son ellos), hacia la carne (la que se comen los demás), hacia la religión (no hacia todas, sino exclusivamente hacia la católica)… hacia la sociedad.

Odio antinatura que les hace alegrarse de la muerte ajena. Ni ricos, ni poderosos, ni nada, ¡Por Dios, son personas!

Todo ello resultado de la moral (inmoral) posmoderna. Toda inmundicia cabe en sus escuálidos esquemitas de antropoides no evolucionados.