Inicio > Firmas > Romanzas y donaires > Cómo ser profesor de Lengua sin saber escribir

Cómo ser profesor de Lengua sin saber escribir

Cómo ser profesor de Lengua sin saber escribir

La anécdota con la que cada martes dan comienzo las Romanzas es protagonizada hoy por Roger Casement, un aventurero irlandés que luchó contra los abusos en el Congo. Fue en aquel entorno donde conoció a los Morton Stanley o a los Joseph Conrad, y su vida, contada por Vargas Llosa tiempo ha, es un cúmulo de excentricidades y relatos pintorescos. El caso es que, en su diario, pocas fechas antes de morir, aparece la siguiente entrada: «Voy a ser ahorcado por una coma». Y efectivamente así fue. Sería ejecutado por alta traición a la Corona, bajo acusación de nacionalismos exacerbados, aunque en el juicio hubo discrepancias. El motivo se hallaba en el estatuto al que se agarraba el fiscal, pues al leerlo había dudas de si el delito contra el rey aplicaba fuera de los límites de su reinado. En concreto, como digo, la culpa era de una coma que salpicaba el texto. Los párrafos decían lo siguiente: «Si un Hombre impone la Guerra contra nuestro Señor Rey en su Reino, o se adhiere a los Enemigos del Rey en su Reino, dándoles ayuda y consuelo en el Reino, o en cualquier otro lugar (…)». Efectivamente, su destino se decidiría de una manera si aquella última marca era una coma, y de otra si pasaba por una simple mancha de tinta. En última instancia, la ortografía dictó sentencia: a Roger Casament le esperaba la horca.

"La ortografía es importante, más allá de este caso anecdótico. Demuestra claridad en las ideas, orden en el pensamiento, estructura en el discurso"

Por tanto, la ortografía es importante, más allá de este caso anecdótico. Demuestra claridad en las ideas, orden en el pensamiento, estructura en el discurso. La ortografía es una marca personal: a veces elegante, a veces aturullada, a veces pulcra, a veces sobrecargada… La ortografía habla, pues, en parte por nosotros. Sin embargo, parecen no darle esta importancia los tribunales encargados de decidir los futuros profesores de Lengua. Estos días se ha hecho viral una noticia que no por más o menos esperada deja de ser escalofriante: en las oposiciones para profesor de Lengua y Literatura se permitirán hasta nueve faltas de ortografía por examen. Como digo, era de esperar, dada la nula importancia que empieza a tener socialmente la ortografía, azuzada por las redes sociales y por una sociolingüística que aboga por el todo vale. Además, este que le habla puede corroborar que la falta de interés viene de lejos: yo mismo, estudiando Filología, vi a muchos filólogos que no sabían escribir, que no habían leído un libro, que no hablaban una palabra de latín, que no sabían quién era, qué sé yo, el Duque de Rivas.

"Entramos así en lo de siempre: la degradación constante del sistema educativo, partiendo por esa cúspide que alguna vez fue la universidad"

Entramos así en lo de siempre: la degradación constante del sistema educativo, partiendo por esa cúspide que alguna vez fue la universidad. Esa institución cada día más atraída por la productividad, por eso que llaman Plan Bolonia, pero que no es más que un máster de sesenta y cinco mil euros para colocarte en la empresita de turno, y cada día menos por el conocimiento, el saber y las humanidades. Para más INRI, el círculo se retroalimenta: el profesorado al nivel de los alumnos, los conocedores al nivel de los que deben conocer. Un bucle infinito, una pescadilla que se muerde tristemente la cola. Decía Lázaro Carreter que el lenguaje es el andamiaje del pensamiento. Como no tengo por qué dudar del maestro, si así fuese, déjenme avisar: todos a cubierto, edificio en ruinas.

4.6/5 (294 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

7 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Paula
Paula
11 meses hace

«(…) Finalmente, esta conocida genialidad autoral de Julio Cortázar:

Lean y analicen la siguiente frase:

“Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda”.

Si usted es mujer, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra mujer.

Si usted es varón, con toda seguridad colocaría la coma después de la palabra tiene.

Y aunque no sea de Julio Cortazar, el punto final y los puntos suspensivos también tienen su importancia…

Javier
Javier
11 meses hace

Al idioma castellano, dentro de 15 o 20 años, no le va a conocer ni la madre que lo parió.

Francisco Javier
11 meses hace
Responder a  Javier

Por desgracia, no va a haber que esperar tanto.

Maricruz
Maricruz
11 meses hace
Responder a  Javier

Ni a ningún humano….

Miguel Ángel
Miguel Ángel
11 meses hace

Más alto pero no más claro se puede decir.

Martín
Martín
11 meses hace

Había que eliminar la EGB, el BUP y el COU y las antiguas licenciaturas universitarias porque eran «franquistas». Ahora los que promovisteis y promovéis la educación progre para asnos disfrutad y escribid artículos.

Pedro Sánchez
Pedro Sánchez
11 meses hace

Espero que sea más por desconocimiento que por la inquina que rezuma el titular de este artículo el hecho de que el autor no aclare, u oculte, que dichos criterios solo se han establecido en las oposiciones a docente en Andalucía, pero no en otras comunidades como Madrid donde cada error puede restar hasta medio punto o más, y que asimismo se aplican a todas las especialidades, y no solo a Lengua y Literatura. Precisamente han sido los profesores de Lengua los que han puesto el grito en el cielo por esta situación. Y si el autor de este artículo conoció filólogos que no sabían escribir y que no habían leído un libro, todos conocemos también a muchos periodistas que no saben redactar, o que se lanzan a hacer una crítica mordaz confiando en una noticia viral, pero sin contrastar la información.