Inicio > Libros > No ficción > Buenos días, Wander
buenos días, guapa de Maxie Wander

Maxie Wander tenía una vida para ser contada, pero ella prefirió dedicarla a contar las vidas ajenas. Alegre, sociable, elegantísima, bella, risueña. Cuando Maxie nació, un gélido 3 de enero vienés de 1933, Europa aún se lamía las cicatrices de la Gran Guerra, preparando intuitivamente su piel y su alma para el horror del la Segunda Guerra Mundial que no tardaría en llegar.

El decadente Imperio Austrohúngaro de elegantes palacios que conocimos emborrachándonos con Joseph Roth a ritmo de Vals, o paseando por las elegantes calles de Salzburgo con Zweig, se había transformado en la dura Viena Roja obrera del Karl Marx Hof.

"Escribían, anotaban, fotografiaban, escuchaban, investigaban. Querían dejar constancia del horror para que no pudiera olvidarse."

Con cinco años, Maxie Wander pudo asistir al famoso  gran discurso de Hitler a los vieneses desde el balcón central del palacio de Hofburg. Comenzaba así la Anschluss; la unión de Austria al Tercer Imperio Germano y todo lo que vino después que de sobra conocemos. También comenzó en aquel momento a escribirse el destino de esta niña que 20 años más tarde, en un acto del partido comunista, conocería al reportero y fotógrafo Fred Wander, judío vienés superviviente de los campos de concentración creados por la locura y la sinrazón de esos monstruos desquiciados.

Ella se enamoró de aquel periodista y juntos llegaron a formar un tándem profesional perfecto, pues él le contagió el deseo de contar y ella lo perfeccionó con su don natural de saber escuchar. Juntos viajaron por todo el país con la intención de recopilar de primera mano los recuerdos; los hechos; las historias. Escribían, anotaban, fotografiaban, escuchaban, investigaban. Querían dejar constancia del horror para que no pudiera olvidarse y nunca más volviera a repetirse.

Por eso, cuando a mediados de los años 70 Fred acordó con la editorial Der Morgen un reportaje sobre las mujeres en la RDA, tuvo la certeza de que Maxie, y no él, era la persona apropiada para hacerlo. El resultado fue el libro que ahora nos presenta la editorial Errata Naturae, Buenos días, guapa. Un libro exitoso desde su publicación que su autora, enferma de cáncer, apenas logró atisbar. Un libro que hoy más que nunca sigue siendo importantísimo para poder comprender la historia reciente de Europa, pero también para ser capaces de definir la herida antigua de las que  casi siempre han sido invisibles; casi siempre acalladas.

"Maxi Wander nos dejó este valioso legado, añadiendo como pegamento lúcido entre todas las historias su propia voz desgarrada de mujer."

Ellas, las 19 mujeres entrevistadas por Maxie Wander en Buenos días, guapa son las voces que necesitamos escuchar todos, hombres y mujeres perdidos, angustiados, cansados, que habitamos esta compleja bisagra entre siglos: las voces que cuentan  lo que nunca se dice:  las dudas silenciosas sobre la maternidad; el amor insaciable por un hombre que no es el marido legítimo, el deseo acuciante de la carne y el sexo en la mujer; el sentimiento de culpa; el orgullo silencioso de saberse más  dura que el varón ante los azotes inexplicables de la Naturaleza;  la ambición de querer aprender, de querer escapar; de querer ser.

Maxi Wander nos dejó este valioso legado, añadiendo como pegamento lúcido entre todas las historias su propia voz desgarrada de mujer que ha vivido para leer y que ha leído comprendiendo.

Sumar a todas ellas nuestra propia  vida es ahora posible gracias a la editorial Errata Naturae. No dejemos pasar esta esperanzadora oportunidad.

Autor: Maxie Wander. Título: Buenos días, guapa. Editorial: Errata Naturae. Venta: Amazon y Fnac