Inicio > Poesía > Carta a mí misma, un poema de Ana María Iza

Carta a mí misma, un poema de Ana María Iza

Carta a mí misma, un poema de Ana María Iza

Cuatro veces Premio Nacional de Poesía en Ecuador, fue una de las autoras más relevantes de la poesía de su país en la segunda mitad del siglo XX. A continuación reproduzco Carta a mí misma, un poema de Ana María Iza.

Carta a mí misma, de Ana María Iza

¿Recuerdas
cuando era el teléfono un pájaro
cantando en el alambre… ?

Nunca creíste
que sólo se trataba de un vil artefacto.

Eras insoportable.
Por eso hasta quisiste un lunes
regalarte.

Tenías la mirada llena de barcos.
Dabas de comer
a los perros del parque
y te sabías de memoria el número
de árboles,
a fuerza de ser viento,
de ser hoja,
de husmear
no sé qué estrella entre las ramas.

Eras
un raro espécimen,
una degeneración futura,
un grifo siempre yéndose,
ya ni sé qué decirte,
eras
algo bastante feo que me gustaba.

Te pregunto,
por preguntarte,
porque sí,
porque llueve
y algún entremetido te ha empujado:
¿Qué harías si te dejara libre,
si de un manotón quitara la montaña …?

De ley
irías a refugiarte en la ternura,
a estrellarte en el borde de un retrato.
A escabar en el suelo un sucio anillo
del que nacieron rosas,
lombrices,
telarañas.

Tú,
siempre serás tú.

No habrá abracadabra que te cambie.
No habrá

reencarnación que te libre del lodo de los sueños.
No habrá forma
de librarse de ti
ni estrangulándote.

Oye:
no vayas
a suicidarte.
Me es indispensable tu presencia:
triste,
desafiante.

Terminada en punta
—como una hoja—
detrás de la ventana.

4.4/5 (166 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

2 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Tania Pacheco
Tania Pacheco
3 meses hace

Qué buena iniciativa, muy agradable iniciar el día con un verso.

Antonio
Antonio
3 meses hace

Ese poema es una declaracion profetica a futuro.