Inicio > Actualidad > Cosas que pasan en la feria
Cosas que pasan en la feria

Hace un calor espantoso, cómo no. Los que vivimos en Madrid y nos dedicamos a esto de los libros sabemos bien que, aunque la semana anterior hayamos disfrutado de una temperatura deliciosamente primaveral, en cuanto empieza la feria se disparan los termómetros. En el Paseo de Coches del Retiro hay tanta gente que, para avanzar medianamente rápido, tienes que caminar por detrás de las casetas, calculando a ojo cuándo has llegado a la altura de la que estás buscando. Y te esperan 21 días seguidos de trabajo, con fines de semana llenos de firmas, comidas y citas con autores, que se suman a tu rutina habitual de lunes a viernes.

Pero, curiosamente, estás feliz. Es la Feria del Libro de Madrid, una gran fiesta de la literatura que consigue, año tras año, congregar a cientos de miles de lectores en el parque del Retiro. El mayor evento cultural de la capital, casi un milagro que, tras el bache de los peores años de la crisis, vuelve a crecer en cifras de venta. En 2016 la subida fue del 3,5%, y en esta edición las primeras impresiones de muchos libreros y editores son de nuevo optimistas.

"Avanza el día hasta la hora de comer. Es difícil entrar en alguno de los restaurantes de Menéndez Pelayo y no tropezarte con gente del mundo del libro. Con comensales tan variados e interesantes."

Es una rutina anual que, a pesar de las aglomeraciones, el calor y el cansancio, los profesionales del libro disfrutamos de comienzo a fin. Los días de feria tienen una magia especial: te permiten asistir en primera fila al contacto de tus autores con los lectores, charlar sin prisas con los que viven en otras ciudades y no ves tan a menudo como te gustaría, reencontrarte con los colegas del sector…

Así es un día cualquiera para un editor —o al menos para mí— durante la FLM:

Salgo de casa con prisas. He quedado con Mikel Santiago unos minutos antes de las doce en una de las puertas del parque. El Paseo de Coches está animado y cuando llegamos a la caseta de la editorial ya hay algunos lectores esperando. Dejo a Mikel dándole a la rúbrica y sigo la ronda de una caseta a otra, saludando a los distintos autores que andan hoy por la feria y comentando la jugada con los libreros y los colegas que me voy cruzando, con algunos de los cuales ya compartí gintonics la noche anterior en la fiesta que organizaron los editores de Periférica, Impedimenta, Sexto Piso, Nórdica y Libros del Asteroide en un jardín frente al Círculo de Bellas Artes.

Avanza el día hasta la hora de comer. Es difícil entrar en alguno de los restaurantes de Menéndez Pelayo y no tropezarte con gente del mundo del libro. Con comensales tan variados e interesantes, la conversación pasa de un tema a otro: Juan Vilches nos advierte del peligro de una tormenta solar; José Calvo-Poyato explica la mejor receta de salmorejo; Jesús Sánchez-Adalid habla sobre la bodega de su familia y su próximo proyecto literario.

"Va cayendo la tarde y se acerca el final de las firmas. El calor ha remitido y es el mejor momento del día en el Retiro."

Llega la tarde. Charlo con Lola Larumbe, de la Librería Alberti, contenta con la afluencia de público; con el editor Ricardo Artola, que me cuenta sus planes para lanzar en otoño un sello especializado en Historia; con Victoria Iglesias y Raquel Jiménez, de Zenda, que me preguntan —¡qué honor!— por mis recomendaciones para la feria; con Javier Reverte, que dedica sin parar ejemplares de su última novela; con Juan Gómez-Jurado, cercado por la legión de jóvenes lectores de su bestseller juvenil.

Va cayendo la tarde y se acerca el final de las firmas. El calor ha remitido y es el mejor momento del día en el Retiro. Me acerco hasta la caseta donde Ian Gibson firma ejemplares de sus Aventuras Ibéricas. Pasan ya veinte minutos de la hora de cierre cuando llega el turno del último lector: “He comprado un ejemplar de su libro”, explica, “y otro del de Antonio Orejudo, pero me han dicho que se acaba de marchar. ¿Puede dedicarme usted los dos?”.

Lo dicho: hay cosas que solo pasa en la Feria del Libro.

Fotos: Victoria Iglesias

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)