Inicio > Blogs > La lectora de Guermantes > Cuestionarios Proust de Vanity Fair
Cuestionarios Proust de Vanity Fair

101 personalidades reflexionan por medio de un célebre cuestionario sobre el amor, la muerte, la felicidad y el significado de la vida

En el siglo XIX se popularizó un juego de salón que consistía en responder a un breve cuestionario que ponía en evidencia la verdadera naturaleza del entrevistado. Lo llamaron El Cuestionario Proust.

Vanity Fair entrevistó a más de un centenar de personajes en lo que con el tiempo se ha convertido en un completo fresco de la cultura popular del siglo XX. Graydon Carter, director de Vanity Fair, sube a la palestra a personalidades de la talla de Bette Midler, Lauren Bacall, Aretha Franklin o Norman Mailer.

Cuestionario-de-Proust-en-Vanity-Fair

La publicación estuvo 16 años entrevistando a personalidades siguiendo un listado, una treintena de preguntas que Marcel Proust había respondido (dos veces) en la década de los ochenta del siglo XIX.

Hay que advertir al lector que el cuestionario no fue inventado por el propio Proust sino que era el juego de salón con el que se divertían durante el siglo XIX en París.

La hija del Presidente Félix Faure, Antoinette Faure, fue quien le dió una mayor popularidad, pues llevaba consigo un viejo álbum rojo con tapas de cuero donde apuntaba las respuestas de sus amigos. Marcel Proust respondió a este cuestionario en dos ocasiones y publicó estas respuestas en la Revue Illustrée XV, bajo el título “Confidencias de salón escritas por Marcel”, de ahí que este cuestionario se asocie popularmente con el insigne escritor.

Michael Douglas

Además de Vanity Fair, son numerosas las publicaciones que han utilizado el cuestionario para entrevistar a figuras de interés. En los años sesenta una revista musical, Rave, lo empleaba con los músicos de moda (Jagger llegó a responderlo en uno de sus números).

En 1993 este cuestionario comenzó a publicarse en Vanity Fair. Con el tiempo, el propio director de la edición británica confesaría que había recibido la sugerencia de introducir este cuestionario en la edición de fin de semana del Sunday Correspondent.

Parece que le gustó la idea, pues la llevó a cabo en Vanity Fair. Elaboró una lista de personalidades de diferentes ámbitos y comenzaron a publicarlo. El Cuestionario Proust pronto se convertiría en el emblema de esta prestigiosa publicación.

Gracias a este excepcional trabajo que realizó Vanity Fair y que ahora recoge Nórdica Libros en una edición espléndida (diría casi “de regalo”), nos sorprenderá saber que el gran miedo de Arnold Schwarzenegger es “la depilación brasileña” (parece ser que tuvo una mala experiencia con ella hace lustros) y que lo que más detestaba Julia Child era “una comida horrorosa y mal servida.

Bowie

Gracias al Cuestionario Proust descubriremos que los escritores favoritos de Robert Altman son Raymond Carver (por favor si no lo han hecho ya, vean la magnífica Short Cuts) y Roald Dahl; que la mayor extravagancia de Margaret Atwood es la escritura; el escritor favorito de Lauren Bacall es el dramaturgo Tennessee Williams; que Brigitte Bardot– al igual que Kirk Douglas y Óscar de la Renta– prefiere a Don Quijote como héroe de ficción (“soy como él en mi lucha”, llegaría a argumentar en su respuesta); que Tony Bennett y Hugh Hefner se decantan por Sherlock Holmes y que David Bowie consideraba leer como su idea de felicidad perfecta. Michael Caine se describe como un amante de los thrillers (Raymond Chandler, James Ellroy y Michael Connelly se encuentran entre sus escritores favoritos) mientras que Cervantes era el escritor de referencia del diseñador Óscar de la Renta.

Una entretenida lectura que nos acerca a un perfil más íntimo, y en ocasiones desconcertante, de algunas de las personas más relevantes de la cultura popular occidental.

 

 

Título: Cuestionarios Proust. Autor: Graydon Carter. Traductora: Virginia Collera. Ilustrador: Robert Risko. Páginas: 224. Edición: Cartoné. Editorial: Nórdica Libros. Edición: Papel. PVP: 25 €

 

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)