Inicio > Libros > Juvenil > David contra Goliat

David contra Goliat

David contra Goliat

Nuestros niños del siglo XXI ya no juegan con soldaditos sobre las robustas mesas de madera de aquellos silenciosos comedores en penumbra, ni las niñas sueñan con arrancar cuatro plumas de sus abanicos al terminar el baile, retando a sus hombres a volver con su escudo o sobre él. Nuestros chicos del S.XXI tienen docenas de puertas a la aventura y casi ninguna de ellas coincide con las hojas de un libro. La palabra aventura como la palabra historia se han ido metamorfoseando en otra cosa más compleja, más alejada de lo que hasta hace poco fueron. Ha ido poco a poco  trasladándose hacia un lugar casi por completo ajeno al adulto que asiste asombrado al cambio veloz.

Afortunadamente la imaginación sigue sosteniendo a la infancia, aunque se focalice en otras acciones y se alimente de otras  inquietudes.  Sin embargo o quizás por eso y por cómo los adultos vislumbramos el porvenir a corto plazo, se hace más necesario que nunca el aprendizaje de nuestra Historia.

"A pesar de que los héroes han ido poco a poco desapareciendo de los libros de texto, el conocimiento de sus hazañas debería seguir siendo un bien de primera necesidad para un niño."

Como la memorización quedó desterrada de la casa y del aula (ya casi ningún joven es capaz de recitar un poema de memoria) y como la autoridad es incompatible con la didáctica, los muchachos sólo tienen una alternativa para conocer su Historia: amarla. El amor, en el sentido amplio, poderoso, generoso y universal de la palabra, sigue siendo ese motor. Es la causa y el anhelo y es también la motivación más ambiciosa y más duradera.

Cuando un profesor, una madre o un padre o aquel al que admiramos es capaz de trasmitirnos el amor por nuestra Historia, esa narración entra a formar parte de nosotros para siempre alojándose en rincones inquietantes y fructíferos de nuestra memoria; dando forma al recuerdo; alimentando los sentidos en una especie de simbiosis beneficiosa para la salud y para el talento.

A pesar de que los héroes han ido poco a poco desapareciendo de los libros de texto, el conocimiento de sus hazañas debería seguir siendo un bien de primera necesidad para un niño. Conocer, respetar, valorar, y en la medida de los casos, emular a los hombres que hicieron posible lo que fuimos es la materia con la que nuestros chicos deben jugar y pensar y crecer.

Por eso cada vez que el tiempo y el esfuerzo se concentran en la noble tarea de recuperar la memoria para los jóvenes, todos ganamos mucho. Es el caso de un libro que tendremos en unos días en nuestras librerías: ¡Zaragoza, resiste! Con este grito de esperanza y aliento a modo de título, Javier Rubio responsable de los textos así como de las estupendas ilustraciones, ha dedicado más de 10 años de trabajo, salpicados de algunas dificultades, a la amorosa elaboración de este trozo de la historia de Aragón y de España: la recreación del Primer Sitio a la ciudad de Zaragoza por las tropas de Napoleón en el verano de 1808. Un bellísimo álbum  de 80 páginas con más de 130 ilustraciones a todo color, que cuenta de manera didáctica e inteligente los hechos allí ocurridos.

"En los días revueltos en los que sale publicado este humilde, grandioso proyecto de Javier Rubio, el álbum se nos muestra doblemente valioso."

Mil veces repetida en la historia del hombre, pues siempre es la misma, emocionante historia de David contra Goliat, estos hechos narrados con el detalle de las ilustraciones de Javier Rubio  no pierden ni una pizca de emoción, pues la heroicidad, la lucha por la libertad, la valentía, el honor con el que los zaragozanos afrontaron su destino sin tener ni siquiera a un Goya que los pintara,  recorren cada una de sus páginas latiendo en los nombres de aquellos valientes a los que nunca deberíamos olvidar: El “tío Jorge”; Mariano Cerezo; José Palafox, la condesa de Bureta y todos y cada uno de los ciudadanos de esta ciudad asediada que con su coraje no sólo defendieron a toda costa su libertad sino que además honraron las muertes terribles que Goya como nadie supo reflejar gritando con furia que Daoíz y Velarde no murieron en vano.

En los días revueltos en los que sale publicado este humilde, grandioso proyecto de Javier Rubio, el álbum se nos muestra doblemente valioso, pues no solo recupera un trozo de la memoria de nuestro país sino también porque su lectura nos llevará a avergonzarnos frente a nuestros hijos y frente a nosotros mismos al evidenciar, tal vez, nuestra incapacidad de no haber sabido conservar y enriquecer un país que con tanta sangre, tanto dolor y tanta esperanza de sus gentes se forjó.

—————————————

Autor: Javier Rubio. Título: ¡Zaragoza Resiste!. Venta: comicsfuturo