Inicio > Libros > No ficción > De los periódicos al libro
De los periódicos al libro

En abril de 2019 se cumplieron mis bodas de plata como columnista que, al menos una vez por semana, vine compareciendo en la prensa de Asturias, aunque no solo de mi tierra, también en Galicia y en Madrid, si bien en estos dos últimos casos la frecuencia fue menor. En todo caso, desde mi sentir y pensar, me pareció obligado elaborar una antología de columnas publicadas a lo largo de este periodo.

El tópico dice que “toda antología se comete”, tópico referido, creo, a la poesía, pero es perfectamente extrapolable a este género literario que es la columna periodística.

Al final, Testigo de un tiempo: 25 años de columnismo compendia 78 artículos publicados desde abril de 1994 hasta junio de 2019.

"Cada artículo seleccionado me llevó al recordatorio del momento en que fue escrito, o, para ser más precisos, al momento en el que decidí escribirlo"

En cuanto al proceso de creación propiamente dicho, por así decirlo, es doble. Cada artículo seleccionado me llevó al recordatorio del momento en que fue escrito, o, para ser más precisos, al momento en el que decidí escribirlo. A ese momento en el que, con varios periódicos desplegados sobre la mesa, había un asunto del que era necesario ocuparse. A veces, por indignación ante determinados comportamientos de personajes públicos. En ocasiones, ante efemérides de personajes merecedores de que se reivindicase su obra o trayectoria. Y, por fortuna, ante descubrimientos de libros que atesoran la obligada calidad literaria para ser reseñados. Tampoco faltaron las oportunidades para insistir en clásicos de la literatura y el pensamiento. También a ese momento en el que, viajando en el coche con destino al Instituto donde daba clases, escuchando noticias radiofónicas antes de las 8 y media de la mañana, decidía sobre qué asunto escribir. Y daba un paso más: ya escribía mentalmente el texto que iba a mandar al periódico esa misma tarde desde casa, en general, antes de la hora taurina.

Todo esto en cuanto los contenidos o asuntos abordados. Pero no menos importante es el esmero que puse en el estilo en todos los artículos que vine publicando a lo largo de mi vida. A este respecto quiero decir algo que, para mí, es de suma importancia. Considero que la columna periodística tiene en común con la novela, según Baroja, el hecho de que dentro de este género cabe casi todo: desde lo ensayístico, con su parte expositiva y argumentativa, hasta el relato, pasando por la descripción paisajística, sin olvidarse tampoco de la semblanza y de la carta abierta, esto es, del género epistolar. Y sin dejar de lado la reivindicación de la memoria acerca de determinados personajes injustamente orillados, así como de momentos de nuestra historia que necesitan ser rescatados para común conocimiento de quienes leen la prensa.

"Con Testigo de un tiempo: 25 años de columnismo, se hace realidad ese paso del que habló Azorín que va de las volanderas páginas de los periódicos al libro propiamente dicho"

Hay en mis artículos relatos, descripciones paisajísticas, semblanzas, cartas abiertas, análisis de determinados comportamientos públicos, así como de acontecimientos que exigieron ser analizados.

Con Testigo de un tiempo: 25 años de columnismo, se hace realidad ese paso del que habló Azorín que va de las volanderas páginas de los periódicos al libro propiamente dicho.

Con Testigo de un tiempo: 25 años de columnismo, quiero creer que sus columnas salen del letargo y recobran vida en el momento mismo en que el público lector se asoma a ellas.

Por último, también es obligado hablar de los cambios tecnológicos que llevan a escribir de otro modo, es decir, desde que empezó este nuevo siglo, es posible tener abierta la web que publica el asunto del que me haré eco en el artículo, si bien confieso que, como formato de lectura, sigo prefiriendo el papel, lo que no significa renunciar a lo que brindan las nuevas tecnologías.

Y un apunte final: En Testigo de un tiempo: 25 años de columnismo, el lector se encontrará con unos cuantos artículos que llevan como encabezamiento una cita de un clásico que guarda relación con el tema que se aborda en la columna. Ello obedece al afán pedagógico que tengo como docente, afán pedagógico que busca que las personas que leen el artículo reparen en esa cita y se sientan motivadas a conocer la obra del autor o autora del libro citado.

————————————

Autor: Luis Arias Argüelles-Meres. Título: Testigo de un tiempo: 25 años de columnismo. Editorial: Velasco ediciones. Venta: Amazon

4.2/5 (14 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)