Inicio > Blogs > Ruritania > Decálogo (muy) personal del escritor

Decálogo (muy) personal del escritor

Decálogo (muy) personal del escritor

A la memoria de mi profesor Víctor Ruiz

 

1- La norma primera es “vive”. VIVE.

2- La regla segunda, íntimamente unida a la primera hasta constituir la misma esencia, es “escribe”. ESCRIBE.

Un escritor tiene que escribir. Siempre que puedas escribe, porque nada te garantiza que podrás hacerlo de nuevo y escribir siempre es una felicidad, aparte de una inversión, una realización.

3- No dejes de leer nunca, siempre que puedas. La lectura siempre te está enseñando. Aún en el caso de que tú creyeras que lo sabes todo, incluso aunque esto fuera cierto, leer siempre te enseña. Leer te anima a escribir, te lleva a escribir.

4- Sé ambicioso, literariamente. En literatura la ambición es buena.

Pero sé humilde también, cree en tus límites y ponle límites a lo que estás haciendo cuando creas que debes hacerlo. Mejorará lo que hagas; gracias a esos límites, a esa humildad, culminarás tu trabajo.

5- Aunque no lo creas, nunca se pierde el tiempo, hagas lo que hagas o estés dejando de hacer la actividad que sea. Un escritor siempre se está nutriendo para escribir, y esto es un milagro.

6- En este sentido también la escritura siempre deja un legado para el futuro, y para ti mismo, un material que podrás revisar, corregir, moldear, ampliar… un material que te podrá ser útil.

7- Escribe, escribe… para ti es esencial escribir. Ése es tu ritmo. Forma parte de tu alma y de tu forma de ser. El destino del escritor, por serlo, es excelso. En los peores momentos tienes que estar orgulloso de ser escritor.

Quizá sea el mero ejercicio de la escritura lo que haga al escritor. Pero tal vez haya en ti una esencia previa; poco a poco la irás descubriendo.

8- No dejes que nadie ponga en duda tu condición de escritor, porque el propio ejercicio de esta condición, la escritura como una forma de ser y de vivir, te lo demuestra de forma constante.

9- Continuamente te rodearán opiniones sobre lo que escribes,  unas buenas, otras malas, a veces muy contradictorias. No te debes turbar. Hay que respetar todas las opiniones y otorgarles su relativo valor, aprendiendo de ellas si es posible. Hay que proseguir siempre, y unas veces acertarás más que otras.

10- No pongas en duda que eres escritor si así lo sientes. Eres escritor porque lo eres, porque ALGUIEN, o ALGO, lo decidió por ti, o porque tú lo decidiste y lo eres. O simplemente porque te apasiona, porque es un impulso irresistible, y eso explicaría lo que es la vocación. No lo pongas en duda. Y si lo haces que esto te sirva para escribir, para escribir más y mejor. Si tienes la vocación de escritor de nada te servirá no querer escribir, porque te sorprenderás haciéndolo.

4.5/5 (41 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios