Inicio > Creación > Adelantos editoriales > Edición especial de Inquietud en el Paraíso, de Óscar Esquivias

Edición especial de Inquietud en el Paraíso, de Óscar Esquivias

Detalle de la imagen de la portada de Inquietud en el Paraíso. Foto: Asís G. Ayerbe

Ediciones del Viento publica en el 80 aniversario del comienzo de la Guerra Civil española una edición especial de Inquietud en el Paraíso, de Óscar Esquivias, novela distinguida con el Premio de la Crítica de Castilla y León 2006. Ofrecemos un fragmento del epílogo del libro junto con la nueva portada, obra de Asís G. Ayerbe, y unas fotos de los archivos de la Diputación Provincial y del Municipal de Burgos.

Arzobispo de Castro. Foto: Archivo de la Diputación Provincial de BurgosCuando el texto mecanoscrito de esta novela llegó a manos de Eduardo Riestra (que acababa de fundar Ediciones del Viento) no se titulaba Inquietud en el Paraíso sino La ciudad del Gran Rey y se trataba de un grueso díptico en el que se contraponía un primer relato más o menos realista ambientado en Burgos en 1936 con otro fantástico que se desarrollaba en el Purgatorio, todo ello inspirado libérrimamente en la Divina Comedia de Dante. Eduardo Riestra, con gran entusiasmo, no sólo se comprometió a publicar ese libro tan desmesurado y raro, sino que me animó a completar el viaje por los territorios dantescos para llegar también al Infierno. Así, lo que yo pensaba publicar en un único volumen terminó dividido en dos, a los que se debía añadir un tercero. Estos tomos fueron apareciendo con intervalos de un año. El título general que había previsto para toda la obra quedó reservado para la segunda parte, la primera (tras mucho pensarlo) recibió el de Inquietud en el Paraíso y bauticé como Viene la noche a la última, aun antes de estar escrita.

Sepulcro de Villegas. Foto: Fondo gráfico del Archivo Municipal de BurgosPara esa tercera parte yo tenía mucho material documental que no había empleado en las dos primeras (entre otros textos, las cartas de Batet y Antonio José desde la cárcel) y una idea precisa para organizarlo. Tanto Eduardo Riestra como yo estábamos en aquel tiempo muy impresionados por 2666, la novela póstuma de Roberto Bolaño, que habíamos leído con pasión. En Viene la noche yo pretendía hacer también mi particular recolección de muertes, no a través de informes de tono periodístico como Bolaño, sino del relato en primera persona (y, a veces, en segunda) de las últimas horas de vida de los personajes principales de la novela (digo «novela» en singular porque, para mí, la trilogía es una única obra, aunque cada parte pueda leerse por separado). […] Esa sucesión de vidas a punto de extinguirse, una detrás de otra, me parecía la evocación más elocuente de la fragilidad humana ante la inminencia de la muerte. Algún día todos entraremos en esa noche definitiva y allí terminará nuestro viaje por este mundo y la pequeña, misteriosa y contradictoria novela de la que somos protagonistas.

Esa era mi idea original. Como muchos lectores saben, la tercera parte de la trilogía sólo conserva el título de Viene la noche y nada más. Lo que finalmente escribí es una obra melancólica y más cervantina que bolañesca, e ilustra una idea del Infierno que se ajusta mejor a lo que, según Dante, espera a quienes traspasan sus puertas: allí comienza el lugar («el lugar sin límites», como dirían Marlowe y José Donoso) en el que desaparece toda esperanza. Creo que el cambio de planes enriqueció el conjunto, porque el último volumen ilumina retrospectivamente toda la narración y la reinterpreta.

______________

Título: Inquietud en el Paraíso. Autor: Óscar Esquivias. Editorial: Ediciones del Viento.

Portada de Inquietud en el ParaísoSinopsis: En el Teatro Principal de Burgos se escucha una afirmación disparatada: Dante, para escribir la Divina Comedia, visitó en vida el Purgatorio. El conferenciante (que considera Il purgatorio como un verdadero libro de viajes) se cree en condiciones de dirigir una nueva excursión por ese territorio del Más Allá. Entre el entusiasta apoyo de algunos y la rechifla de otros, la sociedad burgalesa comienza los preparativos de la expedición, como si se tratara de uno de los viajes aventureros de Julio Verne. Al mismo tiempo, el retirado general Dávila se afana en organizar en la ciudad una aventura muy distinta: el golpe militar que acabará por derribar al gobierno de la República.

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)