Inicio > Blogs > Ruritania > El árbol
El árbol

Es de noche. Las ramas del árbol, negras, retorcidas, sin hojas, como un esqueleto, y al fondo, asomando entre ellas, la luna llena. Hace mucho frío y algo va a pasar.

Un relámpago asoma en la noche. Truena un trueno.

Un hombre se apea de su caballo. Está cubierto por una gran capa negra que le llega hasta los tobillos. Una capucha le tapa la cabeza y no vemos ni sus ojos ni su cara.

Suelta el caballo, que da unos pasos y se pierde por el páramo.

El hombre se arrodilla al pie del árbol, baja la cabeza y masculla una oración.

—Padre celestial, que mueves la tierra y las estrellas, acompáñame en mi decisión.

Durante unos minutos eternos el hombre permanece rezando.

"La luna ilumina de manera oscura pero precisa el contorno de su figura"

Lejos de allí se está desencadenando una guerra terrible. Dos países vecinos preparan sus ejércitos para destruirse mutuamente. Los dos saben que de una guerra como ésta sólo puede resultar un erial, y que el vencedor tendrá que gobernar sobre la ceniza y el estiércol.

—Padre mío, inspírame en la batalla, que no me atenace, que alcance la paz.

El hombre guarda silencio y se quita la capucha de la cabeza.

—Que lleve la victoria a los pueblos.

La luna ilumina de manera oscura pero precisa el contorno de su figura. El árbol parece que va a echar a andar, y la memoria del hombre no deja de traerle a éste un mundo pasado, olvidado.

Siempre que se arrodillaba ante el árbol sagrado venían hacia él las mejores imágenes, los mejores recuerdos, las mejores ideas. Por eso en los momentos más difíciles de su vida, antes de lo culminante, no dejaba de acudir al árbol sagrado.

Los cabellos rubios del hombre parecen blancos. Su nariz recta y proporcionada es como un pequeño cuchillo contra el viento. Se agita el aire y es hora de regresar. Aquellos ojos azules miran al cielo, interrogándolo.

—Padre, dame el poder de la lucha, llévame a la victoria, y cuando la logre mantenme misericordioso. Dame el poder de hacer florecer este árbol.

3.9/5 (13 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)