Inicio > Libros > Cómic > El asesino interior
El asesino interior

Mi género preferido es la novela negra, no lo niego. Sin embargo, odio a los asesinos en serie. Me parece el camino fácil para escribir una historia policiaca. ¿Cuántos refritos de Seven o de El silencio de los corderos hemos visto ya? Los psicokiller son un invento americano. Nadie recuerda uno interesante en España. ¿El Asesino de la Baraja? ¿El Arropiero? Ambos tenían un coeficiente intelectual bastante bajo, lejos de los sosias de Hannibal Lecter que surgen en tantos y tantos libros.

Sin embargo, Yo, asesino (Norma Editorial, 2015), me ha fascinado pese a tratar esta temática. Para empezar, no hay investigador. El protagonista absoluto es Enrique Rodríguez, un profesor universitario que entiende el asesinato como una forma de arte. Así, seguimos sus pasos en su vida diaria y en la planificación de sus crímenes mientras nos vamos sumergiendo cada vez más en su psique. Y no está loco. Sabe lo que hace y las consecuencias que tiene. Incluso es capaz de enamorarse, de sentirse solo, de ser humano.

"El guionista Antonio Altarriba, Premio Nacional del cómic, pone la voz (y el rostro) a este curioso asesino. Como compañero de fechorías tenemos al dibujante madrileño Keko Godoy"

El punto fuerte de la obra se nos menciona brevemente en la nota introductoria: todos llevamos un asesino dentro. Eso convierte a todo el mundo en criminal, solo que las circunstancias no son las correctas. Citando la novela corta El mandarín, escrita por Eça de Queiroz en 1880, nos lleva al dilema de un hombre que hace un pacto con el demonio. Para poseer una gran fortuna, Teodoro solo tiene que tocar una campanita. Si lo hace, un mandarín, muy viejo, rico, del que no sabe nada, morirá en un instante sin agonía alguna. En esas circunstancias, ¿tocarías la campanita? O, mejor dicho, ¿alguien no lo haría? Desprovisto el asesinato de sus consecuencias, absolutamente todos mataríamos.

Con este sugerente punto de partida, recrea la historia de Enrique con algunos flashbacks, mientras trata de poner orden a su vida. La obra está llena de referencias culturales a cuadros muy conocidos por todos, relacionando las distintas expresiones artísticas con asesinatos a modo de performance. En palabras de su protagonista:

“Matar no es un crimen. Matar es un arte. El arte para el que estamos más dotados, el que llevamos perfeccionando desde nuestros orígenes. Requiere voluntad decidida, planificación, ánimo infractor, concentración, capacitación, técnica, implicación emocional… El asesino trabaja con la materia más preciosa y difícil de manipular: la vida. Y, como expresión de absoluta radicalidad, crea dando muerte. Matar es el acto transcendente por excelencia”.

El guionista Antonio Altarriba, Premio Nacional del cómic, pone la voz (y el rostro) a este curioso asesino. Como compañero de fechorías tenemos al dibujante madrileño Keko Godoy, quien ilustra las 136 páginas del volumen, creando atmósferas opresivas en un magnífico blanco, negro y rojo. Por cierto, espectacular su recreación de París.

Yo, asesino es una obra sobresaliente que fue merecedora de siete premios internacionales, donde destaca el Gran Premio de la Crítica ACBD 2015 en Francia.

Autor: Antonio Altarriba y Keko Godoy. Título: Yo, asesino. Editorial: Norma Editorial. Edición: Papel

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios