Inicio > Libros > Narrativa > El dolor
El dolor

El premio Tusquets de Novela en la convocatoria de este año lo ha obtenido Elisa Ferrer, escritora valenciana nacida en 1983, licenciada en Comunicación Audiovisual, que ha trabajado como guionista y ha ganado este premio con la primera novela que publica, titulada Temporada de avispas. Está escrita en primera persona, ambientada en la época actual y arraigada en el realismo literario. Cuenta algunos momentos de la vida de Nuria, una joven de treinta y tres años que acaba de ser despedida de la revista en la que trabajaba como ilustradora. Ese hecho desencadena para ella un tiempo de crisis y de desasosiego que le hace rememorar recuerdos del pasado que han sido obsesiones recurrentes en su vida.

"La autora emplea un estilo personal, emotivo, intimista. Hay un símbolo que se reitera en varios capítulos y que se anuncia en el propio título. La obsesión de Nuria desde niña es dibujar avispas"

El relato está construido con soltura, en forma de puzzle narrativo. Está compuesto por dieciocho breves capítulos, en los que se combinan con libertad los momentos temporales de la historia, desde la actualidad en el paro, la infancia escolar y la juventud perdida. En el pasado, Nuria recuerda la relación que ha mantenido con su madre y con su hermano menor, Raúl, a través de algunas escenas que transcurren en los carruseles de la feria, entre regalos de Reyes o en la casa familiar de veraneo. En el presente, cuenta su vida de desempleo, cenas con amigos, la ruptura con su pareja, Juan, y el reencuentro con su padre, que reposa inconsciente en la UCI de un hospital. El recuerdo de su padre, que se había marchado de casa cuando ella era todavía una niña y que ahora está en coma, es el motivo principal que engarza la trama de la novela. A esa ausencia se refiere en casi todos los capítulos del libro, hasta que se hace explícito, al final, el momento clave que ha marcado la vida de la protagonista:

«Esa noche, la noche en que tu padre se fue, era una de las que jugabas en la habitación sin poder cerrar los ojos. Tus padres te habían dado la cena, pero ellos ni siquiera habían cenado, solo hablaban bajo, hablaban mucho. Y había una maleta en la puerta». (pág. 201).

"Temporada de avispas es una novela de introspecciones. Dibuja con acierto personajes contemporáneos que viven frustraciones cotidianas"

Temporada de avispas es una novela de introspecciones. Dibuja con acierto personajes contemporáneos que viven frustraciones cotidianas. Gentes necesitadas de ternura, que arrastran un profundo desencanto. Náufragos de una vida con escaso sentido, que tienen “la sensación de estar viviendo una vida que ni siquiera es mía”, como reconoce la protagonista en el capítulo 11. Lo más revelador del libro es esa mirada generacional de una mujer joven que se siente desengañada de casi todo. Este planteamiento sitúa la novela en una de las tendencias claves de la narrativa actual, que trata temas como la abulia, el fracaso, la frustración, el desencanto, y que conectan esta novela con un cierto existencialismo literario de la literatura contemporánea.

La autora emplea un estilo personal, emotivo, intimista. Hay un símbolo que se reitera en varios capítulos y que se anuncia en el propio título. La obsesión de Nuria desde niña es dibujar avispas. Lo hace como una manera de enfrentarse al miedo que siente por los aguijones de los insectos, porque su mordedura le produce una reacción alérgica que le lleva a perder el conocimiento. Las avispas se convierten en la novela en imagen de los peligros cotidianos que nos acechan, una representación del miedo y un símbolo del dolor, que es el tema fundamental que trata este libro.

———————————————

Autora: Elisa Ferrer. Título: Temporada de avispasEditorial: Tusquets. Venta: AmazonFnac y Casa del Libro.

5/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)