Inicio > Libros > Poesía > El instante eterno

El instante eterno

El instante eterno

Ya en dos ocasiones Zenda se ha hecho eco de la poesía de Ruiz Amezcua, una voz que no se atiene a las modas dominantes, que nada contrarriente y que ha merecido el elogio de escritores y críticos de gran prestigio como Antonio Lobo Antunes: “Un grande poeta, que tiene mi admiración”; de Fernando Fernán Gómez: “Ruiz Amezcua, poeta auténtico, poeta irremediable, dispuesto a luchar incluso contra sí mismo, no ha tenido en cuenta la moda al escribir sus versos”; de Víctor García de la Concha: “…dueño de una voz inconfundible y poco atendida. Un ejemplo más que interesante de poesía de ideas”; Julio Caro Baroja: “Creo que su obra se ha de destacar mucho con el tiempo, entre lo que ahora se crea y se publica”; Camilo José Cela: “Sus versos son tan bellos como aleccionadores”.

 

Manuel Ruiz Amezcua ha regalado a los lectores de Zenda este poema inédito:

 

EL INSTANTE ETERNO

(Amanece en la plaza de santa María de Úbeda)

 

A Maribel

 

Los árboles despiertan

y sus ramas se abrazan con el mundo

y se alzan soberanas

en busca de los cielos.

Sus raíces alcanzan lo imposible

a través del silencio

de lo vivo y lo muerto.

 

Y todo nos conduce

a la puerta de entrada

de lo que vive adentro,

por detrás de los muros

donde sueñan los sueños.

 

Y con la luz primera

los caminos del sol y de la luna

son como estrellas fijas

donde se ordena el universo.

 

Todo lo que anda oculto

habla aquí de lo nuestro.

 

Desde aquí miro el mundo

y lo palpo y lo sueño.

Y veo nuestra vida

en su círculo eterno.

 

Aquí todas las luces

nos salen al encuentro.

 

Y desde aquí los cielos nos señalan

toda la luz del mundo,

las ligaduras de la vida

y los pasos del tiempo.

 

Y vemos las palomas

que levantan el vuelo…

 

Y escuchamos las voces

donde duerme el silencio…

 

Donde el fuego se enciende

y regresa el misterio…

Accede al foro de Zenda