Inicio > Libros > Narrativa > Entre el experimento y la metaliteratura

Entre el experimento y la metaliteratura

Entre el experimento y la metaliteratura

A veces, la literatura se desprende de la gravedad existencial y busca espacios en los que el juego, la sutileza, la referencia cultural y la intervención en el lenguaje como territorio de la experimentación se convierten en los ejes básicos de una obra. Algo así sucede con Poeta en Madrid. El protagonista, un escritor, alter ego de Sotelo, llamado Gabriel Relham, observa, escucha y transita por los meandros de la cultura, de la literatura, de la filosofía, en compañía de media docena de personajes que oscilan entre lo apenas definido y el reflejo de arquetipos de la literatura dramática. Se trata de una novela breve, asimilable a lo que tradicionalmente hemos entendido por nouvelle, ensartada con distintos esbozos de género (el drama, la narración, el ensayo literario) y con una estructura teatral —seis capítulos subdivididos en escenas de numeración irregular— que busca la reflexión sobre el acto de creación. La esencia del texto se concentra, curiosamente, en el intercambio de frases que se produce, en el último capítulo —“escena 1”—, entre el empresario/editor/mecenas Alfredo y un bufón sin nombre. Las frases, alusivas al escritor, son las siguientes: “ALFREDO: ¡Mi querido Gabriel Relham, cuánto tiempo sin dar señales de vida! BUFÓN: Ha estado muy ocupado, ya sabéis como es este hombre, siempre en su mundo virtual.” El libro revela un mundo virtual, hasta cierto punto fuera del tiempo, burbuja en la que conviven la dramaturgia con los esbozos de novela, la reflexión metaliteraria, o musical, con apuntes sobre la experiencia amorosa, la sexualidad y una modernidad desprovista de conflicto (la posmodernidad), en la que el eje central es la ficción y la ficción de la ficción. La ficción musical, con Mahler, Beethoven, el Puccini de La Boheme; la literaria, con “El Aleph” borgiano y pinceladas de Joyce, Faulkner, Becket, Cervantes o Girondo, entre otros.

Mecenas y bufón, junto a la amada Elvira y los personajes que el autor añade a lo largo de los distintos capítulos, incluyendo los procedentes de la leva del arte y la literatura canonizados (Don Juan, Petronio, el dúo Mahler-Beethoven, Alma…), ocupan un escenario central que, en sí mismo, simboliza la bohemia en la que casi todos parecen desenvolverse: una vieja buhardilla en la madrileña calle de Atocha. Aunque la acción se traslada a otros escenarios (el Teatro Real, Lhardy, la cafetería Embassy, el Café Gijón —al que llama “de los Artistas”—), la buhardilla es el telón de fondo dominante. Los diálogos, las reflexiones de Relham y las referencias culturales que las complementan trazan un hilo conductor que subraya la naturaleza virtual del mundo que se nos revela y la obsesión por el mito del escritor, del artista. En la buhardilla, unos y otros dialogan, aman, se incomodan o descalifican y, sobre todo, observan a Gabriel Relham como centro del universo, como demiurgo embriagado por el deseo de gloria y por el miedo a su imposibilidad y a la sombra del fracaso.

El libro recuerda cierta literatura (poesía sobre todo) que fue hegemónica en España en la década de los 70: literatura cuyo fundamento era la cultura, las referencias literarias, musicales o filosóficas por contraposición a la literatura de la vida de los años 50 y 60 o a la que, recuperando la narratividad, irrumpe en los 80. También nos evoca el fragmentarismo que, a finales de la pasada década, puso de moda la “generación nocilla” a partir de la discontinuidad que inyectaba en el discurso literario, sobre todo narrativo, Internet y su realidad paralela (hoy reforzada por las redes sociales). Es preciso señalar la capacidad de Justo Sotelo para abordar ese caleidoscopio con una clara opción por el relieve estético, por la apariencia (el desfile, al comienzo de cada capítulo, de marcas de ropa y modistos diversos es algo más que una suma de alusiones irónicas), la descripción fugaz, el apunte, el “picoteo”. Una prosa rica, con oportunos giros poéticos y una suave tendencia a la ironía hacen del libro una suerte de mezcla entre la literatura experimental y la tradición pirandelliana. Aunque el autor abandone a sus personajes sucumbiendo bajo las llamas de un incendio domiciliario. La joven editorial Huso ha hecho una magnífica apuesta: la edición, primorosa, es una envoltura envidiable. Enhorabuena.

—————————————

Autor: Justo Sotelo. Título: Poeta en Madrid. Editorial: Huso. Venta: Todos tus libros, Amazon, Fnac y Casa del Libro.

5/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios