Inicio > Actualidad > Epistolario de Lorenzo Martínez Fuset a Federico García Lorca (I)

Epistolario de Lorenzo Martínez Fuset a Federico García Lorca (I)

Federico García Lorca

Reproducimos las quince primeras cartas que Lorenzo Martínez Fuset, el futuro represor amigo de la futura víctima, escribió a Federico García Lorca.

Carta 1

13 de junio de 1916

Sr. D. Federico García Lorca.
Granada.

Mi muy apreciable amigo Federico:

Aunque no empiezo la carta como si fuera un pareado, sin embargo la empiezo y esto es lo principal. Ante todo te encargo que me dispenses el escribirte a máquina pues esto es debido a que de esta forma soy menos lacónico y cabe más, siendo esto lo que a ti te gusta de una gran manera y entre que me digas lacónico o que me digas que te escribo a máquina, prefiero esto último.

Me extraña que te guste esto más que Córdoba pues yo creo que Córdoba es más bonito que esta ciudad de sabor antiguo (1).

A Gustavo (2) le das mis recuerdos si es que está en esa y, en su defecto, a los otros amigos que me conozcan a pesar de que no hay más amigo verdadero que tú. ¿Que te gusta eso?

Ésta te la escribo hoy mismo sin perder correo porque quiero que esté cuando tú llegues a esa ciudad que en breve, o sea, el día 24 Dios mediante, llegaré yo. No estés resentido por ningún concepto conmigo pues las dedicatorias tienen que ser efusivas y el que dijera que eras un artista no debe molestarte.

No cantes lo fúnebre de “Quien es esa mujer que angustiada…” porque me pongo malo y enseguida llueve.

Siento que tengas el brazo puro cardenal, pero eso no importa pues con una fricción de árnica se te quitará.

"No hay más amigo verdadero que tú."

Díceme a mí mi hermana que me mandes cuanto antes el precioso tango y creo que con esto no te darás por ofendido (3).

De que te cuente, como me pides, no tengo nada que decirte, sólo que desearía que vinieras por aquí cuanto antes, pues tendríamos mucha satisfacción en verte y nada más. Saturnino (4) sigue como siempre o sea, como tú dices, “tonto y cateto”.

Mi hermana me encarga que te dé recuerdos, lo mismo mi hermano y mis padres a los cuales les dejaste una grata impresión, y yo sólo te digo que deseo darte pronto un apretón de manos muy fuerte cuanto antes.

Tu amigo

Lorenzo Martínez Fuset

P.D. Se me olvidaba decirte que me pusieras en tu próxima carta qué tal era la fonda en que estuviste en Córdoba y que me contases las impresiones de esas ciudades en la misma. Adiós.

Que hayas hecho un feliz viaje te desea tu amigo que mucho te aprecia.

Paco (5)

Notas:
1) Martín Domínguez Berrueta y sus alumnos de la Universidad de Granada llegaron a Córdoba el 11 de junio de 1916, pasando allí tres días, en los que tuvieron tiempo de visitar la mezquita y una exposición dedicada a Valdés Leal. Véase Ian Gibson, “Federico García Lorca 1. De Fuente Vaqueros a Nueva York”, Barcelona, Grijalbo, 1985. Pág. 116.
2) Gustavo Gómez Moya, uno de los compañeros de Lorca y alumno de Berrueta.
3) En Baeza, Lorca interpretó en el piano del casino varias piezas, muchas de ellas de cosecha propia. Fuset se refiere a la pieza “Murmullos del Albaicín” de la que existe un borrador en el archivo de la Fundación Federico García Lorca. El “Diario de Ávila” definió esta composición, en una nota del 20 de octubre de 1916, como “obra de técnica a la manera clásica y expresión de los aires andaluces”.
4 y 5) Personajes no identificados.

***

Carta 2

Sr. D. Federico García Lorca.

Asquerosa (Granada)

Mi muy apreciable amigo:

Con el natural contento recibí tu siempre esperada carta, sintiendo ante todo el no haberte podido contestar, lo cual ha sido motivado por una enfermedad que me ha tenido varias semanas en la cama. Hoy, aunque no del todo bien, pero sin embargo lo suficiente para escribirle a mi buen amigo y muy querido Federico.

En Granada estuve el día 26 y enseguida [que] llegué, tomé el auto de Lanjarón. A la vuelta comí según costumbre en el restaurante Fornos y me sentó mal la comida, que creo la que ha sido la causante de esta enfermedad que creo ha sido unas calenturas gástricas.

Lamento mucho no estar en la estación el día que tú llegaste a esperarme, pero más aún es deplorable que me esperase tu familia y acaso, como me figuro, perdiese de ver algún toro, y con lo que le gustan a tu hermano.

Mi hermanita me dice que le dispenses por una más larga prórroga de tiempo el tener el libro, pues le ha gustado sobremanera y me añade que te pida el tango que tocaste tan bien como siempre en esta tu casa.

En cuanto al nombre de Asquerosa, no me es antiresonante pues le había oído nombrar a un tal Roldán (6) que es nacido allí y que le llamábamos de apodo el nombre de su pueblo.

Los apuntes, si le escribes a López Rodríguez (7), le dices que los tiene el bedel de la facultad y que a él se los puede pedir.

Ahora viene al casino una compañía de teatro que es la Comendador y yo quisiera que tú estuvieses aquí. Vente, anda.

Sin más, recuerdos de mis padres y para ti un millón de abrazos de tu mejor amigo.

[Sin firmar]

Notas:
6) Efectivamente los Roldán son una familia muy conocida de Asquerosa, hoy Valderrubio. Uno de ellos, Horacio Roldán, miembro de Acción Popular, tuvo serias diferencias con don Federico García Rodríguez, padre del poeta, por repartos de tierras. Algunos han querido ver en esto la semilla del posterior asesinato de Federico.
7) Francisco López Rodríguez, compañero de Federico en las clases de Berrueta.

***

Carta 3

Mi querido amigo Federico:

Ahora que tú no me escribes, el disgustado soy yo pues creí que después de las razones que aducía en mi anterior, era lo suficiente para que enseguida tú me escribieses tanto más cuanto que como te decía estaba en una postración grande y, la verdad, esperaba que te interesaras más por mi estado de salud, así como yo lo hago por el tuyo. Ésta te la dirijo a la Gran Vía (8) porque creo vivirás ya en ella y, en caso negativo, porque te la mandarán a Asquerosa donde te dirigí mi anterior.

Verdaderamente te compadezco por la continua pelma de Mora (9), pero, ¿qué se le va a a hacer si el mundo está lleno de pelmas, como ese señor que es un ser que quiere ser un parásito de ti, el más bueno que hay en el mundo? ¿Eso te gusta?

Repito lo que en mi anterior, que me mandes la pieza que tocaste aquí, juntamente con un favor que te pide mi hermana de que le prorrogues la estancia del libro en esta tu casa, donde sabes todos te apreciamos como tú te mereces o, mejor, queremos apreciarte pero no lo hacemos pues tú te mereces algo más. Y después de todas estas cosas que te servirán solo de solaz en medio de aburrimiento o, tal vez, para agravar más el que tengas, se despide de ti tu amigo.

Lorenzo M. Fuset

Baeza, a 15 de julio de 1916.

Que me escribas.

Notas:
8) Entre 1916 y 1917 los García Lorca vivieron en el número 34 de la Gran Vía granadina.
9) José Mora Guarnido, uno de los más destacados amigos granadinos de Federico, compañero de la tertulia el Rinconcillo en el Café Alameda. Mora fue uno de los primeros en hablar de manera elogiosa en la prensa de la época de la obra de su camarada. Mora y Lorca coincidieron por última vez durante la visita del autor a Montevideo en 1934. A su muerte escribiría uno de los más importantes ensayos sobre aquella amistad, “Federico García Lorca y su mundo”, editado por Losada en 1958.

***

Carta 4

20 de julio de 1916.

Sr. D. Federico García Lorca.

Granada.

Apreciable amigo:

Recibí tu carta fechada el día 18. Veo tu buena llegada a esa, de lo cual me alegro sobremanera.

No sé el disgusto que tengas conmigo por la dedicatoria y sólo te repito que dije una verdad como un puño. ¿Te has enterado?

Me figuro las locuras de Gustavo en el río de “los Califas” y hubiera sido un buen golpe que se hubiera dado un remojón. Creo de todas que me contarás todas las cosas en tu futura carta, que será a vuelta de correo, tal como yo lo hago.

Me alegro una infinidad de que se haya puesto bueno el brazo sin necesidad árnica y yo creí que quien te lo había puesto bueno era Amelia Agustina (10) y no Berta.

Te suplico que no me consideres que yo soy el que te digo “latazo” al finalizar de leer tus cartas antes por el contrario y repito que rechaces ese juicio.

Espero la tuya y no te escribo mucho porque el día 24 iré a esa no imaginándote tú lo que siento no estar en esa antes según tus deseos. Sabes te aprecia.

Lorenzo

Nota:
10) Amelia Agustina González, también llamada “La Zapatera” por ser propietaria de una zapatería, vecina de los García Lorca en la Gran Vía. Parece que ella fue la inspiradora del personaje principal de “La zapatera prodigiosa”. La muchacha, abiertamente política y célebre por su belleza, murió asesinada en Víznar, cerca de donde también mataron a Federico.

***

Carta 5

22 de julio de 1916.

Sr. D. Federico García Lorca

Asquerosa (Granada)

Mi apreciable amigo Federico:

Recibí tu ya deseada carta, pues creo que después de dos semanas esperando carta tuya es razón que contestes.

Dispensa ante todo el que no te haya felicitado pues ha sido el motivo de no hacerlo por no saber cuál era el día de tu santo, pero como quiera que todos los santos tienen octava y el tuyo también la tiene, por eso te felicito en este día deseándote la mar de felicidades en compañía de tu familia.

Celebro una barbaridad lo que te habrás divertido en la sierra (11) y creo que los temas musicales serán o como todos los tuyos una porquería y eso te lo digo para que no te ofendas, pues desdichado de mí si dijera que eran buenos, pues sería la mayor ofensa que te podía hacer.

Desde luego yo sentí no poder pasar a saludarte, pero has de saber que como te dije en mis anteriores cartas que mi mal estado de salud me lo impidió grandemente y que como siempre creo me dispensará a lo mucho que te hago sufrir. ¿Verdad?

Has de saber muy bien que yo te escribo más que nadie de tus amigos. Lo que sucede es que ellos te escriben de una manera manuscrita y, claro está, tú piensas que ellos lo hacen muy extensamente y contienen menos ideas que yo en sus cartas.

"Nunca se debe desconfiar del mejor amigo que se tiene como soy, según creo, yo respecto de ti"

Acerca de las cartas que te he escrito, creo que habrás recibido la que dirigí a Granada, a la Gran Vía, pues como no CONTESTABAS A MI PRIMERA MISIVA ME tuve que decir, por no sospechar mal de ti, que no estará en Asquerosa y dirígela a Granada.

Ya veo que te guaseas de mi enfermedad poniéndolo todo subrayado y no sé a que desconfías de mí, pues nunca se debe desconfiar del mejor amigo que se tiene como soy, según creo, yo respecto de ti.

Te agradezco tus recomendaciones a Berrueta y siento que aquella tarde no fuese a causa del cólico nefrítico y siento que sigas con la frasecita de Dña Rosina de.

Mi hermana te agradece tu ofrecimiento, pero dice que lo que ella quiere con toda prisa, y esto ya es molestarte, es el “Tango murmullo en el Albaicín”, “Serenata” o “Nocturno en la Alhambra”. Con que lo mandes pronto.

Recuerdos a tus papás y hermanos, y tu recibe un abrazo de elevación a la 453,267,869,264,848,474,536,285,568,536,53,854,645,248, potencia de tu amigo que sabes que te quiere y no te olvida.

Lorenzo

Nota:
11) Probablemente se trate de alguna excursión a Sierra Nevada acompañado de Miguel Cerón y los miembros de “Los diez amigos Ltd.”, una sociedad de alpinistas.

***

Carta 6

Sr. D. Federico García Lorca.

Granada.

Mi muy querido amigo:

Recibí con el natural contento tu carta y ésta, como siempre, me ha colmado de satisfacción.

No sé por qué sería motivado el retraso de mi carta pues yo la puse en el correo el día en que te escribí. Así es que la solución del retraso la ignoro por completo. Lo que sí te digo es que lo de contestarme a vuelta de correo no lo veo (un pareado), pues yo esperaba antes tu carta, pero si lo haces ahora en ésta, cuenta que yo lo haré en todas las mías.

Es muy lamentable el que no vayas a Barcelona y yo no sé si iré este verano porque como estoy estudiando una barbaridad, no sé si tendré tiempo. Lo de porquería has de saber que no lo siento de ninguna de las maneras y que prefiero a que me digas enemigo y que afirmes como yo hice con guasa. Y de las cartas largas creo que no debes estar disgustado pues a mi amigo Onofre con ser tan amigo, como tú sabes, no le escribo.

Me ha hecho mucha gracia la frasecita de Dña Rosina. Eso ya lo sabes tú ya.

Mi hermana espera con verdadera impaciencia las composiciones musicales acerca de lo de “Murmullos en la Alhambra”. Sepan que el propietario soy yo y que tengo muchos compromisos contraídos para tocarlo y no digo nada del tango cuando lo tarareo. Lo de “La sonata de la nostalgia” (12) desde ahora te digo que es una cosa admirable, pues tú sabes que nuestros gustos coinciden y basta que a ti te guste para que a mí me sea lo mismo. Mora se puede quedar con sus letras, a pesar de que éstas son buenas pues no se puede esperar menos de tan afamado periodista.

Hoy le escribo a Berrueta contestándole un B.S.M. que me puso hace unos días diciéndome que si me escribía a la revista “Lucidarium” (13) de la que era director. Yo hace varios días que la he leído y me ha gustado, ésta es la verdad, pero no mucho el artículo de Montesinos (14) y también es cierto que me he suscrito porque lo considere todo una obra tuya acerca de Berrueta.

Ya me contarás en tu próxima si te diviertes o mejor si te sigues divirtiéndote mucho en la sierra.

Creo habrás ido a Granada a ver el deplorable estado de la Virgen de las Angustias y habrás traído de allí las cosas que te pedía, tales como tangos, etc.

Adiós mi queridísimo amigo. Recibe el cariño más profundo del mejor de los tuyos.

Lorenzo Martínez Fuset

Notas:
12) Parece que Lorca le envió un primer borrador de su prosa “La sonata de la nostalgia”, cuyo manuscrito definitivo está fechado el 5 de enero de 1917. Esta prosa, escrita a la manera de una composición musical, con abundantes referencias a un amor no correspondido, forma parte del gran grupo de textos escritos por el poeta entre 1917 y 1919. Se publicó por primera vez en Federico García Lorca, “Prosa inédita de juventud”, edición de Christopher Maurer, Madrid, Cátedra, 1994, págs. 233-237.
13) Revista de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad de Granada, creada por los alumnos de Martín Domínguez Berrueta en 1916 y dirigida por éste en la que aparecieron algunos primeros textos de Lorca, así como de nombres como Unamuno.
14) El gran crítico literario José F. Montesinos, uno de los amigos granadinos del poeta y compañero de la tertulia el Rinconcillo. Su hermano Manuel se casó con Concha, hermana de Federico, y fue el último alcalde republicano de Granada, antes de ser asesinado por las autoridades militares sublevadas en esta ciudad en el verano de 1936.

***

Carta 7

Querido hermano:

"No me olvides. Te necesito atrozmente"

Voy a Valencia. Recibí tu carta y periódico. Admirable. Te remito uno mío. Tristón sigo. Espero carta tuya en Valencia.

No me olvides. Te necesito atrozmente. Escribe a vuelta de correo. Si escribo poco es por no permitirme más mi estado de salud. Voy desde S. Elena con fiebre. Veremos como llego.

Siempre tu hermano de corazón.

Lorenzo

***

Carta 8

Bocairente, 20 de agosto de 1916

Queridísimo amigo Federico:

He recibido tu carta en este pueblecito de la provincia valenciana en donde estoy veraneando hace unos días y desde donde marcharé a Valencia.

Aquí me divierto muy mucho pues hago salidas por las afueras del pueblo con mi primo, el sr. Ferrero que es, como habrás visto, fabricante de “fruchampán”, bebida muy rica y que te gustará mucho cuando la bebamos juntos.

Ya me dirás si te divertiste mucho en Asquerosa y que has hecho de nuevo.

En otra carta seré más extenso. Puedes mandar a tu siempre amigo,

Lorenzo

 

***

Carta 9

Carta del siglo XX

+

…Por siempre sea bendita y alabada…

Señor D. Federico García de los Lorcas. Caballero veinticuarto de Granada y músico de la reina, etc…….

Mi muy querido y nunca olvidado amigo:

Comprendo como muy bien decís los 1ºs. epígrafes de vuestra epístola, pero algún obstáculo u [objeción] he de poneros a ella. Y aunque sea peor meneallo, como muy bien decís, no obstante el delincuente [como] así queréis llamarme hasta ahora, ha de aprender alguna que otra premisa para llegar a su salvación y empezaré. Vuestra carta la recibí en Valencia en el momento preciso en que a ella llegué, quise contestarla enseguida y distraído por lo mucho que hay que ver en la susodicha ciudad, me fue materialmente imposible contestar, mas no por eso se me marchaba la idea de cumplir un deber fraternal (si así quisieses llamar) como era el de contestar tus cartas, pues flotaba en mí en las horas todas, y cuando me disponía a facerlo, entonces se prepara mi viaje a Barcelona en donde estoy hace varios días, casi 13 y en donde tanto me he acordado de vos, sobre todo en el Palacio de la Música, sitio donde pensaste venir y aunque suntuoso, pero pobre, desolado y mustio para entrar un genio como lo eres tú. (No te molestes. Te lo ruego). Se comió la pluma.

Ya pronto marcharé a Baeza, seguramente el miércoles y es seguro que allí volveré a contestarte.

Se me olvida lo del linaje, pero queda en cartera para otra.

Hace unos días estuve en Sabadell y Tarrasa y me gustaron mucho los dos pueblos.

Te felicito infinitamente por tus crecientes éxitos y creo que supondrás lo mucho que lamento mi ausencia en dicho sitio. Creo que con esto se calmará tu enfado y dejará para otra lo de los padrinos, pues me sabía mal el darte muerte por una frustería (palabra de Gustavo).

Hasta la próxima, tu siempre amigo que te quiere.

Lorenzo Martínez Fuset

11/9/16

No sé tus señas y por eso te la mando al centro.

***

Carta 10

14 de septiembre de 1916

Mi muy apreciado y querido amigo Federico:

Recibirás mi carta en la cual me disculpaba de todo lo hecho por razones que como varias serían para ti, según creo, de bastante peso y hecho esto, sigamos avanzando.

Al llegar a ésta hoy, me han entregado tu carta, la cual me ha gustado mucho por la importancia de la misma y a donde puedes mandar incondicionalmente, pues muy bien sabes tú con la amistad que cuentas en esta tu casa donde como te he repetido varias veces estamos todos dispuestos a servirte.

Y habiendo cumplido la promesa que te hice en la carta que te escribí desde Barcelona de escribirte desde ésta, se despide de ti tu siempre amigo que te quiere mucho.

Lorenzo

P. D. Recuerdos a D. Martín y a tus amigos.

***

Carta 11

Telegrama: 27 de septiembre de 1916

Baeza

Llegaré diez noche.

Lorenzo

***

Carta 12

24-11-16.

Mi siempre amigo Federico:

Felicitarte por tu feliz regreso de la excursión, la cual habrá sido un colmo de… desventuras, vedándome de decir triunfos, pues no quiero molestarte.

Me sorprendió el que no me escribieses durante tan largo tiempo, pero verdaderamente estarías absorto por el arte… arquitectónico.

Habrás realizado multitud de conquistas… aún sin ver D. Juan y, por consiguiente, habrás abandonado la de enfrente de tu casa… Es por lo único que me agrada tu futura casa, pues opino como tú en la parte alfonsesca.

A pesar de estar muy mal hecha, pude notarte en “ABC” (15). No sé cómo te quedaron ganas después de haber salido tan mal en “La Unión Ilustrada” (16).

Nuevamente me congratulo y afirmo férreamente en la posesión de “Murmullos del Albaicín” y creo que no demorarás más su envío por estas tierras que, aunque no de músicos y poetas, pero sí de… (¿qué diré yo?)… escépticos.

Bajo tu presidencia creo florecerá el “Arte” de una manera grande y tus… triunfos renacerán por todos los ámbitos del universo. Poesía, prosaica… Yo he fundado en colaboración con un amigo, D. Juan Tomás Cejudo (17), un periódico, he te nombrado socio protector y a mi compañero de Redacción tendrás el gusto de saludarlo en enero, pues es compañero tuyo en “Historia del Derecho”. Es, como te digo, un excelente muchacho. Puedes contar incondicionalmente como conmigo y además se sale de la barahúnda de aquí representada dignamente por Latumuro, del cual me supongo lo del programa. En fin, espero le dispenses una acogida como a mí y le trates cual yo.

A Onofre, López y demás amigos, mis más expresiones de cariño y franca amistad. No sé por qué deploras el libro de Mora, pues éste es un rango de afecto y… consideración a ti. Lo que sí siento es que digas que no quiero sostener correspondencia, pues eso me disgusta muy mucho.

Lo de la huelga lo apruebo y de invernar en Valencia dímelo cuando para que si en esa no conocierais a nadie, fuerais visitado por mi primo el Alcalde de la misma y os sirviese en lo que necesitareis.

De Amelia ni una palabra… Lo supongo todo y de la otra nada.

Este enero marcho a la Universidad, no sé cual, pero a Granada no, lo que deploro y lamento por ti, no por Berrueta.

Complace a tus amigos artistas y no olvides en escribir a tu siempre amigo,

Lorenzo M. Fuset

Baeza, 24-11-16

Notas:
15) Probablemente Fuset se refiere a la nota aparecida el 20 de octubre de 1916 en “ABC” donde se informa de la estancia de Berrueta y sus alumnos en Ávila. Este segundo viaje de los estudiantes granadinos se inició en Madrid el 15 de ese mes.
16) Una fotografía de Federico con su maestro y sus compañeros de viaje, relacionada con la estancia en Córdoba, se publicó “La Unión Ilustrada” en 1916. Efectivamente, el poeta no sale muy agraciado en la imagen.
17) Juan Tomás Cejudo López, abogado de Baeza, asesinado por los militares sublevados en Mancha Real el 29 de septiembre de 1936.

***

Carta 13

Mi inolvidable amigo Federico:

Recibida tu carta fechada el 29 de la luna de noviembre, te contesto felicitándote por tus enormes conciertos y te felicito (vuelvo a decirlo nuevamente) por el éxito que obtendrás en los mismos.

No sé quien inicuamente se atreverá a usurpar mi propiedad de “Murmullos del Albaicín”. Sólo puedo dispensarla tal ofensa a mí inferida a una mujer, pero a nadie más. ¿Te enteras? Pero sin prescindir de que me lo mandes para que lo toquen mis hermanas, pues ya que no he oído de ti que la falta de arte en mis hermanas la supla el amor que tengo por las mismas. Pero me sabría muy mal el que no me lo mandases.

De lo del papel, no es de artista solo de uno que aspira a serlo. Y lo que veo es que estás muy mochales por la loca niña esa que te devane de todo el mundo el mundo exterior, suponiendo que no será Amelia la que lo haga y te suplico que me escribas contándome muchas cosas (en una palabra) (18).

Yo mucho te escribirá, pero aunque no te lo creas estudio como un intelectual siquiera para aislarme de estos imbéciles de mis paisanos.

En fin, no quiero prolongar más mi epístola hasta tu próxima. Se despide el que mucho te aprecia y más te quiere.

Lorenzo M. Fuset

Baeza a los dos días de la luna del 12.

Nota:
18) Podría tratarse de María Luisa Egea González, de quien estaba profundamente enamorado el poeta en esa época. Hermana de Juan de Dios Egea, uno de los camaradas de Federico en el Rinconcillo, a ella le dedicó una de las secciones de “Impresiones y paisajes”, aunque la joven, famosa por su belleza, no parece que mostrara ningún interés por el joven Lorca. Su nombre aparece en algunas de las cartas escritas por Martínez Fuset a Federico.

***

Carta 14

Inolvidable amigo Federico:

Sobradísimas razones tienes para llamarme cualquier cosa, pero si he de serte franco motivaciones han sido todo por mi [ilegible] y por ocupaciones.

Algo he de decirte del periódico, el cual ha sido un aborto completo y he ahí por lo que debes renunciar a lo del protectorado. Por lo demás ya te explicaré en mi próxima.

Felicitarte ante todo porque hayas de pasar un próspero año nuevo y deseo que las pascuas hayan sido la mar de alegres.

Prometiéndote escribir en el momento de que me contestes, se despide tu siempre incondicional amigo,

Lorenzo M. Fuset

P. D. Te adjunto tres sellos para que al recibir ésta pongas un telegrama de madrugada en estos términos que abajo expreso.

Lina Viedma.

Godoyes.

Baeza.

Felicidad en tu fiesta onomástica y próximo año, te desea. Gracia.

Como comprenderás es una broma y has de secundarla, pues ha de ser de mucho afecto, pues ha de ser de mucho afecto toda vez que el incógnito es completísimo.

Gracias anticipadas por tan singular favor y esperando tu carta a la que contestaré yo kilométricamente, pues tengo que contarte mucho, se despide nuevamente tu amigo.

Lorenzo

***

Carta 15

Mi querido amigo:

Yo tampoco te he olvidado a pesar de que no me hayas escrito y a fe mía que al principio atribuí a otras cosas y muy heterogéneas por cierto, tu mutismo casi o por lo menos sepulcral. Nunca creí que por tan leve agravio, como es el mandarte los sellos, pudieses incomodarte, más si lo hubiese previsto asegúrote que no lo hubiese hecho.

Mi hermana agradece como siempre tus cordiales felicitaciones y espera la transcripción de tus obras ansiadas mucho por aquí, pero que no otorgas. Así que espero que mis “Murmullos”, porque no me habrás quitado la propiedad, me los remitas y dedicados. ¿Lo harás?

"Me halaga infinitamente la idea de que hayas entrado de lleno en la clase “Literaria”"

Será una verdadera alegría ver ese medio que no quiere llamar de reconciliación pues o puede denominarse disgusto a lo que has considerado un acto impropio en mí.

Me halaga infinitamente la idea de que hayas entrado de lleno en la clase “Literaria” y de veras deseo saborear las enormes frases del novel escritor. (Y dispensa las redundancias pero las creo merecidas). ¿Ya habrás encernado más con tus amigos Mora y Constantino? (19)

Del Septenario he hecho con mis amigos recuerdos y comentarios del pasado. He lamentado no oírlo pues de reír no hubiese faltado…

Pero, oye, ese Pascual, ¿es que ha sido como admitido en la Comunidad o es Parásito?

De Lina ya te contaré en otra carta, pero comienza como tú dices… Largo y tendido… Estudio bastante… No sé cuando iré por esa.

Y hasta la tuya se despide el que te quiere más que a los curas. Tu incondicional amigo de corazón.

Lorenzo M. Fuset

Mis afectuosos recuerdos a tus papás y hermanitos, sobre todo a la gentil pianista que estará bellísima y el otro tan aplicado. ¿Verdad?

Noche de S. Benjamín.

Nota:
19) Constantino Ruiz Carnero, uno de los grandes amigos granadinos de Federico, contertulio del Rinconcillo, periodista de prestigio y director de “El defensor de Granada”. Murió asesinado en el verano de 1936 por los militares sublevados en Granada.

_________

Las cartas de Fuset a Lorca, el futuro represor amigo de la futura víctima