Inicio > Series y películas > ¿Es Slow Horses (Apple TV+) la mejor serie de la actualidad?

¿Es Slow Horses (Apple TV+) la mejor serie de la actualidad?

¿Es Slow Horses (Apple TV+) la mejor serie de la actualidad?

Basada en los best sellers de Mick Herron editados en España por Salamandra, Slow Horses pasa por ser una de las mejores series actuales. Después del estreno de la primera temporada esta misma primavera, la serie de Apple TV+ no ha esperado ni al año siguiente para la segunda temporada. Jackson Lamb (Gary Oldman, dispuesto a retirarse con el personaje) y el resto de espías defenestrados profesionalmente de La Ciénaga afrontan aquí un nuevo caso sobre los coletazos dormidos de la Guerra Fría en pleno 2022.

"La aproximación de Herron y los responsables de transcribir a imágenes la saga literaria infiltran humor y respuestas netamente británicas a una trama de suspense y espionaje tradicional"

La aproximación de Herron y los responsables de transcribir a imágenes la saga literaria infiltran humor y respuestas netamente británicas a una trama de suspense y espionaje tradicional pero bien atenta a los movimientos políticos (subterráneos o puros espejismos mediáticos) que impulsan o se disfrazan en la actualidad. Si en la primera temporada era cómo se agazapa la extrema derecha, y la extrema izquierda, en la Inglaterra post-Brexit, en esta segunda, basada en la novela Leones muertos, del mismo Herron, se mira hacia atrás para recuperar el concepto de «espías dormidos» plantados de manera secreta y estratégica ya antes de la caída del Muro.

El formato miniserie que han elegido el propio Herron, Will Smith (nada que ver con el príncipe del bofetón) y su equipo creativo (entre los que se encuentra Graham Yost, guionista de … ¡Speed!) aproxima la serie a otros grandes entretenimientos televisivos británicos que saben vestirse de cierta exclusividad. Y sobre todo, le quita paja a una trama bien aquilatada que no da la impresión de demorarse con reflexiones inútiles y diálogos de relleno.

Si Slow Horses es, para algunos, una de las mejores series de la actualidad, no es solo por la aportación de Oldman (imprescindile) y Scott Thomas (evidentemente divertida), sino por su mirada subversiva a la profesionalidad y competencia de los espías de La Ciénaga y cómo su cúmulo de particularidades personales se las arregla para impulsar la trama. Los vicios, mal carácter o inutilidad manifiesta de algunos de ellos provocan que la narrativa trabaje, se impulse, en base a resortes más cínicos e inesperados (tanto de las alcantarillas del poder como de los propios personajes), abortando los planes de los malos de maneras inesperadas y rematando, al final, la faena con una cierta dosis de idealismo: al final, Lamb sabe muy bien cómo cuidar de los suyos.

"Slow Horses es una de esas ficciones conscientes de sí mismas pero capaces de operar como un thriller clásico"

Por suerte, el superespia fatuo, resabiado, colérico y al borde del infarto de Oldman («verte comer es como ver morir a un caballo», le espeta River a Lamb en un momento dado) siempre se reserva la última carta, la última mirada y la última frase. El actor de Drácula y El Caballero Oscuro se ha topado con el que podría ser uno de los personajes de su carrera si la serie goza de la merecida continuidad.

Slow Horses es una de esas ficciones conscientes de sí mismas pero capaces de operar como un thriller clásico, uno que —eso sí— sabe introducir humor negro sin desdecirse a sí misma en forma de  parodia. El retrato de un Londres contemporáneo, nocturno y energético, o taciturno y triste según sea necesario, remata la superficie de una serie coral que sabe agitar con mala leche los fantasmas políticos coetáneos.

5/5 (23 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios