Inicio > Libros > Narrativa > Escribir para reconocerse

Escribir para reconocerse

Escribir para reconocerse

Murió cuando tenía cinco años, ahogado en el lago de Amatitlán. Se llamaba Salomón. El narrador regresa a aquel escenario para encontrarse con su abuelo, en la casa en la que vivió el niño ahogado. Este es el planteamiento inicial de la novela Duelo, del escritor guatemalteco Eduardo Halfon. A partir de esa escena la novela se construye como un puzzle narrativo en el que el autor evoca recuerdos dispersos de su vida y de su familia, engarzados en ese motivo inicial de la búsqueda del niño Salomón.

El libro continúa el proyecto literario que el autor está llevando a cabo desde hace años, de construir a través de sus cuentos y novelas la crónica de su vida, escrita mediante la selección de algunos sucesos significativos. Duelo está en la línea de sus obras anteriores, sobre todo de sus dos mejores novelas cortas, La pirueta y Monasterio; y de algunos de sus mejores cuentos incorporados en El boxeador polaco, y Signor Hoffman. Eduardo Halfon escribe en estos libros una literatura de autoficción, en la que mezcla invenciones y recuerdos, para recuperar la memoria de la propia vida y la de su familia.

"Halfon concibe la literatura como búsqueda, como indagación en la propia vida, en el pasado, en la familia, en la infancia. La literatura como reconocimiento."

La novela Duelo está construida mediante breves secuencias que corresponden a distintos momentos temporales unidos por asociaciones temáticas. El autor recuerda cuando tenía diez años y su familia se fue a Estados Unidos porque el país, Guatemala, en 1981, era un polvorín de enfrentamientos entre soldados y guerrilleros. Recupera después la historia de sus abuelos. Uno era polaco; el otro, libanés. El primero había estado preso en varios campos de concentración durante seis años y se fue a Guatemala, después de la guerra, en 1946, porque Europa entonces era un polvorín. El exilio une así dos historias familiares ocurridas en épocas distantes.

Halfon concibe la literatura como búsqueda, como indagación en la propia vida, en el pasado, en la familia, en la infancia. La literatura como reconocimiento. En esa exploración en el pasado de su familia se encuentra con una realidad áspera, en la que hay un niño ahogado en un lago cuando tenía cinco años. Y otros niños exiliados de su país en medio de la violencia. Y un joven judío que pasó parte de su juventud encerrado en un campo de concentración. Y otro, tunante, que alardea de haber estafado a una inocente viuda más de un millón doscientos mil dólares, vendiéndole una fábrica inexistente de lencería en Francia.

"Duelo es una novela escrita con sencillez y con sensibilidad. Emplea las técnicas narrativas propias de la novela corta, que se basan en la condensación y en la intensidad."

Pero ante esa realidad, el estilo literario del libro evita el sentimentalismo, el melodrama y la crispación. Duelo se sustenta en la sencillez, porque está escrita sin retoricismos y sin artificios. Sólo algunas reiteraciones dan el tono rítmico a una prosa escueta, que busca la naturalidad del relato. A veces añade una mirada irónica, que pone de manifiesto el contraste entre lo que imaginan los personajes y el mundo mediocre que habitan. Cuando evoca desde el presente la mirada infantil, establece el contraste entre lo que pensaba entonces la inocencia del niño y lo que era una realidad dura; y sobre todo, cruel. Habla de su abuelo polaco, que fue detenido por los alemanes cuando tenía veinte años, para ser encerrado durante toda la guerra en campos de concentración:

“De niño, si yo dejaba comida en el plato, mi abuelo, en vez de regañarme o decirme algo, sólo extendía la mano en silencio y se terminaba toda la comida él mismo. De niño, mi abuelo me decía que el número tatuado en su antebrazo izquierdo (69752) era su número de teléfono, y que se lo había tatuado ahí para no olvidarlo. Y de niño, por supuesto, yo le creía” (pág. 39).

Duelo es una novela escrita con sencillez y con sensibilidad. Emplea las técnicas narrativas propias de la novela corta, que se basan en la condensación y en la intensidad. De esa manera reconstruye el puzzle de la vida del escritor, evocando fragmentos de la historia de algunos de sus familiares. Recupera aquellos sucesos de su vida más representativos. Aquellos que le ayudan a reconocerse.

_________

Autor: Eduardo Halfon. Título: Duelo. Editorial: Libros del Asteroide. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro

Accede al foro de Zenda