Inicio > Libros > Narrativa > ¡Fernán González!, el hombre que forjó Castilla

¡Fernán González!, el hombre que forjó Castilla

¡Fernán González!, el hombre que forjó Castilla

La cultura de un país es como un paisaje emocional. Hay llanuras y alturas. Y luego están las grandes cimas de cada región: esos son los héroes. Hay héroes del arte como Cervantes o Goya, héroes de la ciencia como Servet o Ramón y Cajal, héroes políticos (aunque este sea un territorio poco fecundo ahora mismo) y por supuesto héroes bélicos, los que quizá sean los héroes por excelencia.

En la Península ibérica nunca nos faltaron héroes belicosos. Ahí tenemos a Viriato, Pelayo, el Cid, el Gran Capitán, Hernán Cortés, la Monja Alférez, Blas de Lezo o Agustina de Aragón, y es solo un botón de muestra. Ya lo decía Tito Livio de nosotros: “Más que Italia y que cualquier país de la Tierra, es España a propósito para hacer insistentemente la guerra, dados la forma del terreno y el carácter de sus habitantes”. Esta frase, citada hasta la saciedad, destila todo el esfuerzo invertido por Roma en conquistar la Península palmo a palmo durante doscientos años.

"He sentido la necesidad de bucear en la historia para entender mejor el país en el que vivo"

Desde hace algún tiempo quien siga mi obra se habrá dado cuenta de que voy retomando en mis novelas históricas momentos claves de la historia de España en los que procuro enmarcar siempre algún héroe peninsular. Lo hice con Cortés en Conquistadores de lo Imposible, con Retógenes en Numancia, con Pelayo en mi última propuesta, y ahora he resucitado al “buen conde” en ¡Fernán González!, el hombre que forjó Castilla, obra en la que recreo lo sucedido durante los casi cuarenta años que gobernó este personaje la tierra de los castillos.

Mi idea ha sido novelar a partir de la vida de Fernán González ese nuevo momento crucial de la Alta Edad Media en el cual toma forma, por primera vez, una comunidad política que pronto será hegemónica en la Península. Aquel condado de Castilla de incipiente autonomía será el que, ya en 1065 y bajo la férula de Sancho II, dé nacimiento al reino de Castilla que en cuanto se junte con León será ya el territorio principal de la corona de Castilla, esa que forja Fernando el Santo y que es quizás la antecesora más nuclear del presente reino de España.

Torreón de Fernán González (Covarrubias, Burgos)

Huelga decir que mi proyecto de recrear los momentos cruciales de la historia de España sería difícilmente comprensible sin ese ambiente de turbulencias identitarias en el que nos hemos visto sumido todos estos últimos años. Personalmente, he sentido la necesidad de bucear en la historia para entender mejor el país en el que vivo y, de paso, he procurado trasladar al lector, de la manera más amena posible, lo aprendido por el camino.

"Lo cierto es que ni llegó a independizar Castilla, ni tampoco agrandó los territorios castellanos"

Con respecto a Fernán González, he de advertir que no es un héroe consensual español, como Pelayo o el Cid, y que los historiadores clásicos se muestran ambiguos en su valoración. Menéndez Pidal, por ejemplo, escribió que “resulta más afortunado y sagaz que heroico, más hábil para aprovecharse de las discordias de León y Navarra, que para ampliar su territorio”. Y Sánchez Albornoz le sigue por esta línea, sin que las obras más elogiosas de Pérez de Urbel o fray Valentín de la Cruz hayan logrado compensar la balanza.

Lo cierto es que ni llegó a independizar Castilla, ni tampoco agrandó los territorios castellanos. Y sin embargo, en sus más de treinta años de gobierno unificó lo suficiente el condado como para que Valentín de la Cruz pudiera escribir de él que «superó inmediatamente el mero nombre para hacer de su titularidad un cargo positivo. El rey hubo de autorizar la supresión de los demás títulos y la entrega al nuevo conde de todas las alcaidías de los castillos. Castrojeriz, Cerezo, Roa, Lantarón, Amaya, Gormaz, Pancorbo, no reconocieron a otro señor».

Restos mortales de Fernán González (Covarrubias, Burgos)

"Fernán González tuvo suficiente peso político para que, al cabo de más de mil años, sigamos hablando de él"

Fernán González vivió con plenitud un siglo tan conflictivo como el X, y se vio enfrentado con los poderosos mandatarios que rodeaban su Castilla. En León tuvo como señor a un tipo con tanta personalidad y carisma como Ramiro II, que inició su reinado con una guerra civil con su hermano Alfonso, al que capturó y arrancó los ojos. Por el este andaba Toda, la reina de Pamplona y Nájera y gran casamentera que logró matrimoniar a todas sus hijas con monarcas. Y en el sur, por supuesto, se las tuvo tiesas durante décadas con el agresivo Abderramán III, el primer califa de Córdoba, que será el constructor de Medina Azahara y un megalómano de primera. A todos los tuvo que combatir, en un momento u otro, el conde de Castilla.

El resultado de juntar a todas estas personalidades maquiavélicas en una novela es, como no podía ser menos, un Juego de tronos a la española en el cual, incluso prescindiendo del azor y el caballo, Fernán González tuvo suficiente peso político para que, al cabo de más de mil años, sigamos hablando de él. Para mí ha sido un auténtico placer consagrarle la que, pienso, es una de mis mejores novelas históricas.

—————————————

Autor: José Ángel Mañas. Título: ¡Fernán González!. Editorial: La esfera de los libros. Venta: Amazon.

5/5 (20 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
8 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Josey Wales
Josey Wales
22 ddís hace

Juego de Tronos es un sabor de laboratorio yanqui. No lo necesitamos, aquí tenemos Historia. Sólo falta que los escritores de aquí lean mucho, tengan un poco de buen gusto, se despojen del peso de su tiempo y no vayan a la fácil imitación de lo exitoso.

Ricarrob
Ricarrob
22 ddís hace
Responder a  Josey Wales

Razón lleva usted sr, Wales.

Josey Wales
Josey Wales
22 ddís hace
Responder a  Ricarrob

La realidad, y la historia es realidad pasada, siempre será más compleja, sutil y atractiva que la ficción. Pero la realidad puede ser contada bien o mal. En España ha habido grandes autores de novela histórica, real o ficticia. ¿La realidad es fascista? ¡Qué se le va a hacer! Por cierto, le recomiendo la película ‘ El valle de las espadas’, una encomiable imitación española del cine épico de Hollywood estilo ‘El Cid’ basada en el Poema de Fernán González.

Ricarrob
Ricarrob
21 ddís hace
Responder a  Josey Wales

Gracias, muy amable. La película la vi de joven. Se debería hacer una versión moderna de estos hechos y rememorar este poema épico que junto con el «Cantar del Mío Cid» son las joyas de nuestro castellano.

Calificar de fascistas a hechos históricos anteriores a Mussolini es un anacronismo y el anacronismo es un error de ignorancia, de analfabetismo histórico y, siendo más explícitos, una gilipollez.

Josey Wales
Josey Wales
20 ddís hace
Responder a  Ricarrob

A la vista de las versiones modernas de viejas películas (acuérdese del reciente bodrio que versioneaba ‘Los últimos de Filipinas’), mejor que lo dejen correr. Los que siempre tienen la palabra ‘fascista’ en la boca no saben ni quien es Mussolini; pensarán que es una marca de pizzas.

Ricarrob
Ricarrob
19 ddís hace
Responder a  Josey Wales

Inigualable lo de la marca de pizzas. No paro de reir. Pero, tristemenre cierto. Alegría y tristeza en una misma frase. Con esta educación que han impuesto, de la que ya hemos hablado, no conocen ni a la madre que los parió. Ya no digamos que no tienen ni idea de que fascista viene de fascio y de fasces y ni idea tienen de su significado etimológico, si es que conocen el significado del término etimológico. Saludos.

Josey Wales
Josey Wales
14 ddís hace
Responder a  Ricarrob

Una de las cosas que más me satisfacen en esta vida es arrancar una carcajada a alguien. Reir es señal de buena salud. Gracias.

Ricarrob
Ricarrob
22 ddís hace

Lo advierto. No faltará quien califique esta novela de fascista, también a su protagonista y también a su autor. Por mi parte la leeré con mucho agrado ya que es uno de mis héroes preferidos, desde la niñez.