Inicio > Libros > Narrativa > Gaël Faye: “No sabemos por qué la gente mataba a sus vecinos”

Gaël Faye: “No sabemos por qué la gente mataba a sus vecinos”

Gaël Faye: “No sabemos por qué la gente mataba a sus vecinos”

Pequeño país es un gran milagro. La obra de Gaël Faye (Buyumbura, 1982) editada en España por Salamandra (traducción de José Fajardo González) es una obra grandiosa a fuerza de no pretenderlo, que emana una gran sencillez, una historia de iniciación, amistad, amor por la vida, intransigencia y muerte, un libro que transmite una extraña sensación de belleza, un retrato del prólogo de una locura colectiva que lllevó a Ruanda al genocidio de los tutsis.

“Empecé a escribir a los 13 años y creo que lo hice porque tenía miedo de lo que estaba pasando a mi alrededor. Y se puede decir que la escritura me salvó y ese confort que encontré se ha quedado conmigo desde entonces. Pero al mismo tiempo sentía la necesidad de salir de ahí y por eso encontré la música. Ahora con este libro no esperaba encontrar tantas sensibilidades, todas las sensibilidades”, aseguraba Faye en el discurso por la concesión del Goncourt des Lyceéns en 2016, uno de los múltiples premios que ha ganado este libro que ha vendido más de 700.000 ejemplares en Francia.

"Esta es una historia de iniciación, amistad, amor por la vida, intransigencia y muerte, un libro que transmite una extraña sensación de belleza, un retrato del prólogo de una locura colectiva."

Gabriel es un niño que vive en Burundi, hijo de una ruandesa tutsi y de un francés de aquellos que amaban África y la sentían como su casa. El libro cuenta el periplo vital de Gabriel, su pandilla, la vida en el callejón del barrio acomodado de la capital de Burundi donde vive con sus padres, descubre la vida y roba mangos a los vecinos. De fondo, el ruido del odio étnico que va creciendo entre gente que había vivido perfectamente mezclada, el desastre que se ve, a posteriori, tras los jardines del paraíso infantil.

La sencillez con la que habla Faye es la misma con la que escribe. Su paso por Madrid, para dar una conferencia junto al periodista de El País Guillermo Altares, dejó un poso de elegancia y candidez más potentes aún si tenemos en cuenta que provienen de un escritor primerizo que ha alcanzado la fama como rapero.

“Para ser totalmente honestos no escribí una historia en la que el genocidio estuviera en mi cabeza. Más bien, la primera necesidad era la de reflejar este mundo de la infancia, de la inocencia, ese punto muerto” comentaba en una entrevista en La Grande Librairie. 

"La historia va de cabeza al desastre pero son sus consecuencias las que están reflejadas en el libro. Muerte, destrucción e incomprensión que no borran la sensación de vitalidad que transmite este libro irrepetible."
Como contaba en una entrevista en El País, al principio ni se nombraba el genocidio en la obra, pero a raíz de los atentados de Charlie Hebdo cambió de opinión, aunque no pretende ofrecer soluciones. “Realmente no sabemos el porqué. No sabemos por qué la gente mataba a sus vecinos. Teníamos la misma religión, la misma nacionalidad, la misma historia…”, ha comentado en varias ocasiones, con una sonrisa perpleja.

Otra de las virtudes de un libro tan bien escrito es que nos muestra una África cotidiana, alejada de exotismos y exhuberancias, ajena a la visión colonial, un continente amado por el narrador que aporta lo mejor de la visión de los dos mundos en los que vive.

Gabriel, que es en parte un trasunto del autor, quizás más de lo que él está dispuesto a reconocer, se enamora de Laure, una estudiante francesa con la que se cartea. El tono de esas misivas es una parte llena de humor e inteligencia. La historia va de cabeza al desastre, pero son sus consecuencias las que están reflejadas en el libro. Muerte, destrucción e incomprensión que no borran la sensación de vitalidad que transmite este libro irrepetible.

—————————————

Autor: Gaël Faye. Título: Pequeño país. Editorial: Salamandra. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro