Inicio > Actualidad > Concursos > Ganador y finalista del concurso de Historias sobre el cambio climático

Ganador y finalista del concurso de Historias sobre el cambio climático

Ganador y finalista del concurso de Historias sobre el cambio climático

Cátalogo 2150, de Pablo del Val, y Viaje, de Jorge Fernández-Bermejo, son el relato ganador y el finalista de nuestro concurso de Historias sobre el cambio climático, patrocinado por Iberdrola y dotado con 3.000 euros en premios.

Han sido más de cuatrocientos autores los que han publicado sus cuentos en Instagram, Twitter y Facebook, además de en sus blogs, y que las han presentado en nuestro foro. El ganador recibirá 2.000 euros, y el finalista, 1.000 euros.

El jurado de este concurso lo han formado los escritores Juan Eslava Galán, Juan Gómez-Jurado, Espido Freire, Paula Izquierdo y la agente literaria Palmira Márquez.

Zenda ha organizado es concurso, patrocinado por Iberdrola, ante la celebración en Madrid de la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático: #COP25

A continuación reproducimos sus relatos. El resto puede consultarse a través de nuestro foro. Gracias a todos por participar.

GANADOR

Catálogo 2150

Pablo del Val

¡Prepárate!

Porque, si continúas leyendo, estás a punto de cruzar una frontera totalmente inexplorada. Vas a tomar un camino que te transformará para siempre. Verás cosas que jamás habrías imaginado, y sentirás nuevas y excitantes sensaciones. Cuando regreses, ya no serás el mismo.

Párate a pensarlo un instante… ¿Cuánto hace que no vives una auténtica AVENTURA?

AVENTURA es la agencia de viajes más famosa del mundo. Llevamos décadas planificando para ti los mejores paquetes de viaje, enfocados no sólo a proporcionarte la comodidad que deseas en tus merecidas vacaciones, sino a experimentar vivencias únicas e irrepetibles.

Para este año 2150 hemos preparado un surtido de fantásticas experiencias que no te dejarán indiferente. ¿Eres más de campo o de ciudad? ¿Te gusta el riesgo o prefieres disfrutar de un momento de tranquilidad? Seas como seas hay un paquete para ti. ¡Echa un vistazo!

Paquete 1: El desierto es misterio. Tiene algo que nos cautiva. La inmensidad de arena se aparece ante nosotros como un poema a la eternidad, desafiando al hombre y aún al propio tiempo. Si crees que estás listo para descubrir sus secretos, el DESIERTO DEL AMAZONAS es tu destino. Hace cientos de años, esta ardiente planicie estaba cubierta por la jungla más espesa. Hoy los restos de aquella prodigiosa vegetación dormitan imperturbables en el corazón del desierto, esperando a ser explorados. Por la noche, cuando comienza a refrescar, podrás visitar el gran Bosque Fósil, un bello laberinto natural de árboles cristalizados por el calor. Observa los viejos troncos petrificados, plagados de infinitos colores, y no olvides que aquí existió una selva propia de un mundo prehistórico. De día, ¡podrás lanzarte a la aventura! ¿Quieres conducir un boogie por el cauce seco del primitivo río Amazonas?¿Hacer puenting sobre grandes acantilados, por donde antaño se precipitaban poderosas cascadas? En el Amazonas encontrarás el perfecto equilibrio que necesitas entre emoción y relax.

Paquete 2: El fondo marino reserva maravillas indescriptibles para viajero intrépido. Si no te asusta calzarte unas aletas y zambullirte en las profundidades, vas a revivir el viejo mito de la Atlántida en la romántica VENECIA SUBMARINA. Recorrerás los antiguos canales de la ciudad, iluminados por más de un millar de lámparas artificiales, y disfrutarás de la variopinta fauna acuática que habita cada rincón de su milenaria arquitectura. En el Gran Canal, los barcos que un día surcaban las aguas conservan ahora intrigantes tesoros hundidos. ¡Mira! Las estatuas del centro histórico, cubiertas de algas, te dan la bienvenida. En la Plaza de San Marcos, podrás adentrarte en el Palacio Ducal. Sus lujosos salones, donde un día se tejían peligrosas intrigas políticas, acogen ahora una exótica colonia de pulpos, que ha sabido hacer de las inmensas estancias su hogar secreto. ¿Exhausto de tu aventura submarina? Vuelve a la superficie. En la costa italiana podrás descansar y probar las exquisiteces que nos ofrece el Mediterráneo. Los peces de la zona, hechos a la parrilla, son de los más limpios del mundo ¡con sólo un 24% de plástico!

Paquete 3: ¿Eres más de campo que de ciudad? No lo dudes, unas vacaciones en la GRANJA INTENSIVA te harán volver a los orígenes. Habitarás las hermosas cabañas de estilo rústico, equipadas con todas las comodidades, y podrás tener contacto directo con los animales más simpáticos. En el Recinto Bovino conocerás a las amables y robustas vacas, y descubrirás de primera mano cómo viajan de la granja al plato. Criándolas en estricta estabulación y alimentándolas sólo de la mejor proteína sintética, se consigue una carne muy barata, pero tan tierna y llena de grasa que se deshace en la boca. Date un buen homenaje con un bistec al estilo tradicional, ¡hará las delicias de toda la familia! No olvides degustar también el pollo y el cerdo, tan jugosos como amistosos. En el Súper Huerto podrás comprobar con tus propios ojos cómo el agricultor moderno trabaja el campo, obteniendo los mejores productos de la tierra yerma. Las grandes cúpulas de plástico protegen las cosechas de la lluvia ácida, a la vez que crean un microclima idóneo para que los fertilizantes químicos hagan su magia. Recolecta tú mismo mazorcas de maíz, tomates y lechugas, frescos y enormes gracias a los últimos avances genéticos.

Paquete 4: Sólo te conformas con lo mejor de lo mejor. Te consideras un turista con clase, y lo sabemos. Buenas noticias: tenemos el viaje perfecto para ti. En el CRUCERO ÁRTICO vas a poder disfrutar de los ambientes más selectos, navegando por las cálidas aguas del Polo Norte con todo el glamour que te caracteriza. Hace cien años, esta zona era gélida e impracticable, pues estaba cubierta de sólidos glaciares; ahora que por fin se han fundido, ningún lugar del mundo puede resistirse al deleite del viajero. En este crucero de lujo, auténtica ciudad flotante, surcarás el mar antaño helado en una travesía llena de confort. Cines, salas de masaje, casinos y restaurantes son sólo algunas de las experiencias que te esperan a bordo. ¡Tierra a la vista! La tripulación ha oteado una isla de plástico, hecha de toneladas de desechos. Pero el tiempo de los icebergs ha quedado muy atrás. El casco del buque puede cortar cada kilómetro de su superficie como si fuera mantequilla. Tú sólo preocúpate de relajarte ¿Una caipirinha?

Paquete 5: Salvaje e indomable, igual que tú. Así es la experiencia de ÁFRICA OCULTA. La hirviente sabana te espera con toda su grandeza. En el Museo de la Extinción podrás descubrir aquellas bestias desaparecidas que un día poblaron este paraje sin igual: elefantes, rinocerontes, y leones cobran vida de nuevo a través de la última tecnología animatrónica. No olvides pasar por la tienda de souvenirs de piel y adquirir tu recuerdo: los bolsos de cocodrilo y las botas de serpiente son los productos estrella. Pero aquí las posibilidades son infinitas: desde las exóticas Minas de Coltán, donde los risueños niños nativos extraen a mano el valioso metal, hasta la inmensa planicie que un día albergó el Lago Victoria, África nos desvela su indómita belleza.

FINALISTA

Viaje

Jorge Fernández-Bermejo

Cuando despertó, su cama estaba rodeada de agua. Instintivamente comprobó si el agua era dulce o salada. Sintió la crudeza del mar en la lengua y la escupió. La cama flotaba y avanzaba firme como los tiburones, sin detenerse, con un equilibrio en el que ni siquiera pensó mientras navegaba. El cielo era plomizo, un sol primaveral se vislumbraba bajo una gasa blanquecina. Miró alrededor, observó en el horizonte grandes torres industriales cuyos edificios estaban sumergidos en el mar. De ellos emanaban humos, vapores que adensaban la atmósfera. “No se está mal, quizás hace un poco de calor”. A los lados, varias focas gemían exigiendo comida. Divisó a un grupo de delfines, y pasó algo de miedo al intuir el paso de tiburones hambrientos. Luego contempló con melancolía el hermoso caparazón de una tortuga. Desde arriba se podían distinguir metros y metros de rica vegetación ahogada en el imperio que el agua había establecido. Conforme avanzaba se le irritaban los ojos, los notaba cargados, le lloraban.

El mundo era un panorama lunar, una especie de país de las últimas cosas. Aún así, no echó nada de menos, era como si no se acordara de nada, como si una extraña amnesia se hubiera apoderado de su ser. Avanzó y avanzó, inconsciente, sin preocupaciones, era un autómata anestesiado. Durmió y después despertó, y luego volvió a dormir y a despertar bajo el mismo cielo plomizo, bajo el mismo sol ciego. Se notaba febril, incómodo, la frente le ardía, le sudaban las manos, las piernas, todos sus miembros. El tiempo no acompañaba, era pegajoso, ardiente y a la vez helado, tan confuso como sus propios pensamientos. Se sentía dentro de una inmensa cámara de gas de la que no podía escapar, dentro de una jaula compacta donde no había barrotes ni resquicios.

Sus ojos gastados siguieron acumulando imágenes. Extrañas algas, peces boca arriba, plásticos de colores, agua sucia con tonos negros, verduscos y ocres, lodos pegajosos, ruinas de edificios que alguna vez debieron albergar vida en su interior, alojadas ahora en el fondo del mar. Por su nariz penetraban olores metálicos, una extraña mezcla de estiércol y cenizas, cada vez se le hacía más difícil respirar. Tocó su cabellera, había adquirido un tono grisáceo, lo pudo comprobar al palpar con sus dedos varios pelos que se le habían desprendido, y que se desvanecían como la harina. En ese momento, dos lágrimas azules con olor a química resbalaron por sus mejillas ardientes. Gregorio, pues ese era su nombre, comprendió que no saldría vivo de este viaje. Mientras tanto, disfrutaba de las vistas.

2.5/5 (14 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)