Inicio > Blogs > La lectora de Guermantes > Gatos que fusilan a Aristóteles
Gatos que fusilan a Aristóteles

Ésta es una delicada antología de 4 relatos “felinos” publicada en septiembre de 2012 por Nórdica Libros. Espectacularmente ilustrada por Javier Olivares, Ana Juan, Elena Ferrándiz y Adolfo Serra, estos cuatro textos nos muestran los diferentes caracteres de estos animales pese a que al lector medio(no familiarizado) puedan parecerle todos los gatos similares. Enmarcada esta obra en un contexto fabulístico, los gatos protagonistas de estos relatos se apropian de comportamientos considerados humanos y fusilan la teoría aristotélica del alma y el intelecto, convirtiéndose en sujetos con intelecto activo, capaces de razonar y abstraer, definiéndose a sí mismos como seres racionales.

Sólo un año antes, en 2011, la editorial Impedimenta había publicado el excelente título de Natsume Söseki Soy un gato (a estas alturas el título ha alcanzado ya su vigésimo primera edición). La editorial Nórdica, compañera de Impedimenta en la asociación de editores independientes Contexto, se atreve a editar estos cuatro textos de autores de referencia dedicados a la vida de diversos felinos.

"Enmarcada esta obra en un contexto fabulístico, los gatos protagonistas de estos relatos se apropian de comportamientos considerados humanos y fusilan la teoría aristotélica del alma"

Rudyard Kipling abre la obra con una narración en primera persona con un narrador felino que, como Söseki, presupone esa inteligencia del felino. El gato que andaba solo es un cuento con un fuerte componente de mitología en el que el gato explica el origen de su naturaleza y su relación con el ser humano, siendo considerado el gato, en todo momento, como un ser superior al resto y capaz de mantener intacta su libertad.

En El gato de Dick Baker de Mark Twain, el protagonista hace alarde de su sexto sentido. Nacido en un ambiente mucho más sencillo que en los otros relatos que componen la antología, la mina del Barranco del Caballo Muerto, el felino conserva en todo momento intacto su instinto, ese sentido del que suele hacer alarde este animal para sobrevivir. No en vano fruto de ese sexto sentido e ingenio, será su amo, Dick Baker quien lo añorará en cada uno de sus lamentos.

En El paraíso de los gatos, Emile Zola, se cuestiona (en un delicioso cuento para todos los públicos) la conveniencia de la salida de la zona de confort hacia una vida llena de aventuras o la necesidad de vivir una vida segura sin imprevistos. Narrada en primera persona con un tono simpático, el texto vio la luz por primera vez en una antología de 1874 (Nouveaux contes à Ninon).

Tobermory es un relato que se puede degustar con independencia del interés del lector en el universo felino. Es un breve relato con una cuidada ambientación victoriana. Una partida de bridge en torno a una mesa de Bristol es el punto de partida de esta historia en el que un hombre, reducido prácticamente a su apodo, manifiesta su capacidad de enseñar a hablar a los animales. El sr. Appin está convencido de la superioridad intelectual de los gatos sobre los humanos (un concepto que sobrevuela en todo momento la novela de Soseki). Con un tono despectivo y seguro de sí mismo que en muchos momentos podríamos tachar de bartlebyano, Tobermory pasa de ser un felino inocuo a la amenaza que provoca entre los mortales una inteligencia superior y ciertamente peligrosa.

El autor, que murió en batalla durante la Primera Guerra Mundial, no fue nunca capaz de vislumbrar la influencia que su obra provocaría en escritores como Sharpe o Dahl.

Que el gato es un animal superior a muchos seres humanos es algo innegable. Nórdica dedica además en su portada un delicioso guiño al gato más famoso de nuestra literatura, el gato del cuento de Edgar Allan Poe, con una ilustración en la que un minino lee un ejemplar de El gato negro.

Relatos que componen la antología:

El gato que andaba solo, de Rudyard Kipling. Ilustrado por Adolfo Serra

El gato de Dick Baker, de Mark Twain. Ilustrado por Elena Ferrándiz

El paraíso de los gatos, de Emile Zola. Ilustrado por Ana Juan

Tobermory, de Saki. Ilustrado por Javier Olivares

Título: El paraíso de los gatos y otros cuentos gatunosAutores: Rudyard Kipling, Mark Twain, Emile Zole, Saki. Traducción: Íñigo Jáuregui. Editorial: Nórdica librosPáginas: 112. PVP: 15 €. Disponible:  Papel 

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)