Inicio > Libros > Narrativa > Háblanos otra vez, ¡oh Musa!

Háblanos otra vez, ¡oh Musa!

Háblanos otra vez, ¡oh Musa!

Qué alegría la de los libros bien pensados. A dos años de su muerte, Samuel Butler (1835-1902), un clérigo londinense que acabaría criando ovejas en Nueva Zelanda, dejaba a la posteridad la novela utópica Erewhon y la traducción calmosa de la que para Jorge Luis Borges es sin duda “la más fiel de las versiones homéricas”. El conflicto está servido desde el mismo momento en que se opta por verter al castellano —de manos de Miguel Temprano— la pieza directamente del inglés sin pasar por la fuente original griega, hecha por tantas manos, a pesar de que Butler la imaginaba salida de la mente de una mujer por una serie de cuestiones que ahora tampoco vienen al caso, lo que ha propiciado cambios sustanciales en algunas vidas, como ya nos ha confesado María José Solano en estas mismas páginas.

"Envuelto en cartoné, cosido, repujado, elegante, con páginas a varias tintas y con márgenes generosísimos"

El asunto trae miga, pero estamos ante un volumen modélico en cuanto a confección global. Y sí, es una alegría la aparición de libros bien pensados, esos en los que transparenta una mirada integradora al tiempo que los convierte en objeto de deseo de los amantes de las empresas conducidas con riesgo: aunque habrá que decir que poco riesgo se corre al unir La versión de Penélope de Margaret Atwood, y las microversiones de la epopeya griega por excelencia a cargo de Dorothy Parker, Nick Cave, Augusto Monterroso y Javier Krahe, todos ellos dignos sucesores de la gesta homérica. Si a ello añadimos el universo anecdótico ilustrado por Calpurnio, al que tanto se le había echado de menos desde su Cutlas, y un atractivo aparato de notas en las que cabe desde la elucubración del momento en que comienza la acción de la obra (el 8 de marzo de 1178 antes de Cristo, según resulta de aplicar el canon de eclipses de la NASA como el que se describe en el canto XX) hasta asuntos como la gestación subrogada debido a la esterilidad de Helena tras dar a luz a Hermínoe (Canto IV), el espectáculo se prevé gustoso. Un revuelo bibliográfico en toda regla dentro del mundo de la edición de clásicos, en los que preside el lema que Irene Vallejo ha preparado para la fajilla del volumen: “reinventar y reventar los clásicos: un proyecto innovador y precioso”, envuelto en cartoné, cosido, repujado, elegante, con páginas a varias tintas y con márgenes generosísimos que harán las delicias de cuantos se acerquen a este Homero para el sigo XXI. El libro favorito de Jay-Z (quienes no sepan de quién hablamos, mejor será que se acerquen a la espléndida y canónica versión de la historia traducida por el helenista Carlos García Gual, flamante ganador del Premio Internacional Alfonso Reyes, 2020).

"Siempre habrá otra interpretación de la aventura de Ulises y los suyos, puesto que siempre rondará por el mundo esta epopeya del regreso"

“Tal vez el verdadero destino de Odiseo como héroe —así lo propone Antonio J. Rodríguez— hoy fuese otro: renunciar a la violencia como fundamento de la economía, acompañar a Telémaco en su educación y facilitar a Penélope una vida libre, al margen de un sistema depredador empeñado en sacrificar a todos sus hombres en la picadora de la guerra.” Pero no olvidemos que las últimas palabras de esta historia, del relato del clérigo Samuel Butler que ya es nuestra historia, las expresa Atenea en forma de mandato a Ulises. Y Ulises no la desoye como a las sirenas. No, le hace caso. Nunca hubo mejor señor, ni mejor guerrero.

“Es cierto que los ejércitos necesitan héroes para vencer, pero sólo los justos, ni uno más. El resto ha de ser gente normal con ganas de volver a casa”, ha escrito el historiador Max Hastings en Guerreros (Desperta Ferro, 2020). Ulises hizo lo posible para regresar a casa, aunque Augusto Monterroso, con aquella sorna que caracteriza sus fábulas, aducirá por boca de Homero que las cosas no son tan simples. Siempre habrá otra interpretación de la aventura de Ulises y los suyos, puesto que siempre rondará por el mundo esta epopeya del regreso, como revela su condición de clásico. Sea como sea, en nuestra condición humana siempre estamos regresando a algún lugar, todos tenemos nuestra propia Ítaca particular a la que retornar. Bienvenidos sean estos clásicos liberados y desacomplejados. Ya ven, la aventura no ha hecho más que empezar.

—————————

Autores: Homero, Margaret Atwood, Dorothy Parker, Augusto Monterroso, Nick Cave y Javier Krahe. TítuloOdiseaTraductores: Miguel Temprano, Gemma Rovira, Laura Ibáñez. Ilustración: Calpurnio Editorial: Blackie Books. VentaTodostuslibros

5/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios