Inicio > Libros > Y por humor tengo el alma herida

Y por humor tengo el alma herida

Y por humor tengo el alma herida

Es un básico. Si queremos sobrevivir a la mediocridad es fundamental que nos agarremos muy fuerte a la tabla salvavidas del humor, el ingenio, la acidez y la sátira. Da igual que en los últimos años esa tabla se haya puesto paulatinamente en tela de juicio. No importa que haya cambiado la forma de entenderlo, con el paso de una sociedad analógica a una hiperconectada. Debemos resistir. Tengo una amiga que me dice que es estupendo tener pocos seguidores en Twitter, porque así puede escribir, por ejemplo, lo mucho que le gusta el chocolate sin que aparezca un mensaje de otro usuario diciéndole: “Mi abuela murió atragantada por una onza de Nestlé, hija de puta”.

"Casi todo lo relacionado con la comedia ofende. La corrección política ya es dueña de los chistes"

Las redes sociales están repletas de sujetos de fácil ofensa. Campan a sus anchas como procesionarias que pegan su cabeza al culo ofendido de la siguiente oruga para tragar su mierda y hacerla propia. Casi todo lo relacionado con la comedia ofende. La corrección política ya es dueña de los chistes, los monólogos, los personajes de las series, las declaraciones de escritores, actrices, cantantes, de sus tuits… Fuera de ahí solo existe una ola que arrasa sin control al “gracioso” o “graciosa” en forma de turba con antorchas encendidas en busca del monstruo.

Cualquiera puede ser víctima de los «pajilleros de la indignación», como los llama Juan Soto lvars (1985, Murcia), autor de Arden las redes (Debate), un libro que analiza cómo lo que se expresa en las redes se convierte en la opinión pública, donde el narcisismo del “like” es más importante que la reflexión y la poscensura se ejerce en horizontal por individuos o grupos que luego resultan ser nuestros vecinos.

“El humor consiste en sacar a la luz nuestros miedos, nuestros pensamientos oscuros, nuestras crueldades y debilidades”, explica el cómico y dibujante Dario Adanti (1971, Argentina) en su libro Disparen al humorista (Astiberri). “Es exorcismo de nuestros males y reflejo de lo peor de nosotros mismos”. Él lo sabe bien, es uno de los creadores de la imprescindible revista Mongolia y la mitad de Mongolia, el musical. Además, ha publicado sus chistes en el New York Times, El País, La Vanguardia o El Jueves.

"Tener sentido del humor no está al alcance de todos, hay que tener unas mínimas dotes intelectuales para comprenderte correctamente y ajustarlo al lugar y el momento en que se desarrolla"

“¿Nos podemos reír de todo? Sí. La historia es que, al igual que en el periodismo, hay que explicar por qué, para qué, cuándo y dónde. Es el contexto lo que te marca. Te puedes reír de todo. Ahora bien: dónde, cuándo y por qué es otro terna” (1). Adanti lo tiene claro: el humor es un género de ficción, y la ficción tendría que ser ese lugar sin límites, como lo son la tragedia, la épica, la aventura o la poesía; lo que debería tener límites no es el humor, sino el cuándo y el dónde de la representación de la comedia.

Tener sentido del humor no está al alcance de todos. Hay que tener unas mínimas dotes intelectuales para comprenderte correctamente, y ajustarlo al lugar y el momento en que se desarrolla. De ahí nace Disparen al humorista: de tratar de explicar los límites del humor, pasándolo por diferentes alter egos de Adanti en forma de animales y vegetales que lo explican a la perfección en unas ilustraciones de tonos azules y rojos, repletas de reflexiones brillantes sobre este asunto.

Los proyectos independientes, con dosis similares de inteligencia y talento, de ironía y locura, de arte e insatisfacción, no sólo son posibles, sino necesarios. Muy necesarios. Yeyei Gómez (1993, Madrid) es artista. Pero no una artista al uso: a su obra plástica se le suma su obra gráfica en viñetas que ha recogido en el libro autoeditado Naufragio universal, con prólogo de la periodista e investigadora feminista Elisa McCausland.

"No es Naufragio universal un libro para mojigatos, sitúa al lector ante una forma de describir el mundo demoledora y mordaz"

Las ilustraciones de Yeyei son una ristra de problemas y reflexiones sobre la sociedad actual en formato de viñeta. Los medios de comunicación, el capitalismo, las tecnologías y los conflictos bélicos son algunos de los temas que trata. “No creo que las imágenes gusten más o menos por ser satíricas, pero pueden captar nuestra atención y ser recordadas entre la inmensa cantidad de imágenes que devoramos diariamente” (2). La madrileña crea en Naufragio universal imágenes limpias de trazos suaves, pero llenas de mensajes contundentes. No es este un libro para mojigatos, sitúa al lector ante una forma de describir el mundo demoledora y mordaz. Eso sí, lo hace para compensarnos con una mente más abierta y más tolerante al semejante.

 

Miguel Brieva (Sevilla, 1974) es uno de los grandes en el humor gráfico. Se dio a conocer a principios de siglo con la serie Dinero, que se autoeditó en forma de fanzine, formada en su totalidad por viñetas o pequeñas historietas cortas que se caracterizan por la crítica al sistema capitalista y a la sociedad consumista.

"Miguel Brieva te golpea desde la primera página, y cuando llegas a la última tienes la sensación de haberte peleado con todos los guardaespaldas de los consejeros delegados del IBEX35"

Si algo tiene claro el autor sevillano es que estamos viviendo el Armagedón, pero de forma lenta. Los Ángeles del Apocalipsis están llamando a la puerta desde hace unos años y en vez de poner cerrojos les estamos dejando pasar. Por eso Brieva se dedica a dibujarlo desde el humor, azotando conciencias, pero no para que tengamos un rato de entretenimiento superficial, un rato de lectura con el que desconectar y entretenerse. Ni hablar. Miguel Brieva te golpea desde la primera página, y cuando llegas a la última, tienes la sensación de haberte peleado con todos los guardaespaldas de los consejeros delegados del IBEX35.

“La broma nunca puede ser lícita o ilícita; puede ser de mal gusto, eso sí. Como el arte” (3), afirma Brieva, que apunta y dispara contra el capitalismo, el patriarcado, la tecnología sin sentido y los negacionistas del cambio climático desde todos sus libros. El último, La gran aventura humana: Pasado, presente y futuro del mono desnudo (Reservoir Books) se presenta en formato de enciclopedia y trata los grandes momentos de nuestra evolución, a través de un recorrido por los hitos más deslumbrantes, penosos y sórdidos de las edades del hombre. Sus viñetas son un manual de supervivencia para seres humanos en conflicto con el mundo que les rodea. ¿Cómo ser fiel a un pensamiento solidario con el semejante, un pensamiento ecológico, respetuoso con las ideas respetuosas de los demás? Es tan difícil que la altenativa a encerrarse en una cueva y alimentarse de líquenes de las paredes de piedra y sin nadie a nuestro alrededor es leer a Brieva.

(1) El Periódico, 2017

(2) Entrevista en Metal Magazine.

(3) Jot Down, 2011.

————————————

Si te interesa alguno de los libros, puedes buscarios aquí:

Arden las redes

Disparen al Humorista

Naufragio universal

Dinero

La gran aventura humana