Inicio > Poesía > Juventud, divino tesoro, de Rubén Darío

Juventud, divino tesoro, de Rubén Darío

Juventud, divino tesoro, de Rubén Darío

En otra ocasión he publicado una selección de sus poemas. Ahora, reproduzco uno de los mejores y más conocidos. A continuación puedes leer Juventud, divino tesoro, de Rubén Darío.

Juventud, divino tesoro

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro
y a veces lloro sin querer

Plural ha sido la celeste
historia de mi corazón.
Era una dulce niña,
en este mundo de duelo y de aflicción.

Miraba como el alba pura;
sonreía como una flor.
Era su cabellera obscura
hecha de noche y de dolor.

Yo era tímido como un niño.
Ella, naturalmente, fue,
para mi amor hecho de armiño,
Herodías y Salomé…

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…

Y más consoladora y más
halagadora y expresiva,
la otra fue más sensitiva
cual no pensé encontrar jamás.

Pues a su continua ternura
una pasión violenta unía.
En un peplo de gasa pura
una bacante se envolvía…

En sus brazos tomó mi ensueño
y lo arrulló como a un bebé…
Y te mató, triste y pequeño,
falto de luz, falto de fe…

Juventud, divino tesoro,
¡te fuiste para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…

Otra juzgó que era mi boca
el estuche de su pasión;
y que me roería, loca,
con sus dientes el corazón.

Poniendo en un amor de exceso
la mira de su voluntad,
mientras eran abrazo y beso
síntesis de la eternidad;

y de nuestra carne ligera
imaginar siempre un Edén,
sin pensar que la Primavera
y la carne acaban también…

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer.

¡Y las demás! En tantos
climas, en tantas tierras siempre son,
si no pretextos de mis rimas
fantasmas de mi corazón.

En vano busqué a la princesa
que estaba triste de esperar.
La vida es dura. Amarga y pesa.
¡Ya no hay princesa que cantar!

Mas a pesar del tiempo
terco, mi sed de amor no tiene fin;
con el cabello gris, me acerco a los
rosales del jardín…

Juventud, divino tesoro,
¡ya te vas para no volver!
Cuando quiero llorar, no lloro…
y a veces lloro sin querer…
¡Mas es mía el Alba de oro!

4.6/5 (507 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

10 Comentarios
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
alberto
alberto
2 años hace

siempre se me hizo uno de los poemas mas interesantes en latinoamerica, gracias por subirlo

Julio
Julio
2 años hace

Saludos a todos

ALBERTO
ALBERTO
1 año hace

Juventud Divino tesoro que como el agua en la mano no te pude aprisionar. Te recuerdo porque más yo no puedo hacer. Te añoro porque contigo se quedaron mis sueños que hoy veo no pude cumplir. Juventud Divino Tesoro, no te olvido y aunque viejo y cansado te he de llevar conmigo a donde quiera que vaya hasta que la vejez o la luz de mi muerte me desprendan de tus sombras

Última edición 1 año hace por ALBERTO
Charo
Charo
1 año hace
Responder a  ALBERTO

No encuentro este poema !! Es precioso
De quien es?

Danilo Fajardo
Danilo Fajardo
11 meses hace
Responder a  Charo

No vas a encontrar el poema, porque no se llama «Juventud divino tesoro», se llama Canción de Otoño en Primavera y es del nicaragüense Rubén Darío, conocido como El Príncipe de las letras castellanas.

Manuel Alberto Gonzalez Gonzalez
Manuel Alberto Gonzalez Gonzalez
9 meses hace
Responder a  Charo

Del poeta mas insugne de latinoamerica, Ruben Dario.
Nicaraguense.

elpepe
11 meses hace
Responder a  ALBERTO

el que lea esta es padre

Gil Castro
Gil Castro
4 ddís hace
Responder a  ALBERTO

Para:
Angellope Pe

«SOMOS JOVENES»
BASADO En :
Juventud, divino tesoro,
de Rubén Darío.

Juventud, divino tesoro,
¡volverás!
como el río a la mar
que es el vivir …
y rio sin cesár.

la celeste y singular
historia de nuestra amistad:
somos dulces jovenes,
concientes del mundo de duelo y de aflicción.

Mirámos el poniente sonrientes
con fragancia a flor.
en cabellera plateada
reververante
por la brisa del atardecer
sigue la noche
alcanzando eternidad

Eres prudente más que tímido conocimos amistad y dicha
más que maldad y belleza de Herodías y Salomé

Juventud,
divino tesoro,
¡volverás! y no río,
y a veces rio sin desear.

Y las demás! En tantos
climas, en tantas tierras siempre son,
si no pretextos de rimas
fantasias del corazón.

Juventud, divino tesoro,
¡vuelves
y ríes al compás
y multitud de veces
sonriente retornas
empuñando
elixir de la eterna juventud.

Gscastro.
Mitos Kachkaniraqmi
15.06.2024
a 9 días de las 42 primaveras de felicidad.

Darek
Darek
1 año hace

Precioso poema!

Baloo
Baloo
8 meses hace

Ese poema se llama: Canción de otoño en primavera