Inicio > Libros > Cómic > La Brigada Lincoln

La Brigada Lincoln

La Brigada Lincoln

La génesis de la idea de La brigada Lincoln se produce allá por el año 2006. Durante una conversación casual con un amigo sale el tema de las Brigadas Internacionales, y mi amigo me habla de la brigada Lincoln. Aunque sabía de la existencia de voluntarios internacionales en España, desconocía por completo a la brigada Lincoln. A partir de ese momento, me pica la mosca de la curiosidad y empiezo a leer sobre el tema. Y cuanto más leo más cuenta me doy de lo poco que sé, y más quiero leer y aprender.

Conforme voy leyendo tengo la sensación de que si esta historia era desconocida para mí, por ende tiene que ser desconocida para mucha otra gente. Es un concepto que se vende solo, para una novela, para el cine o, ¿por qué no?, para un guión de cómic. La historia de un grupo de hombres y mujeres que, de manera altruista, quisieran venir desde el otro lado del Atlántico para luchar contra el fascismo en un país que, probablemente, sólo conocían por los libros, me fascina. Al conocer la historia del protagonista, Oliver Law, sentí que la memoria de estos voluntarios y voluntarias no podía caer en el olvido. Que los demócratas como yo teníamos mucho que agradecer a estos valientes. Oliver Law fue el primer afroamericano en comandar una unidad de soldados yankees totalmente integrada por diferentes razas. Por aquella época, el ejército de Estados Unidos estaba segregado, y soldados de raza negra no podían estar al mando de blancos. Que una persona como Oliver, en una América segregada, quisiera venir a defender unos derechos y libertades que él mismo no podía disfrutar en su país me dejó muy tocado.

"Lo que me impulsó fue la rabia. La rabia de una oportunidad perdida de vencer al fascismo en España"

Me gustaría decir que fue el amor a la memoria de estos voluntarios lo me me movió. Pero no es así. El cariño por la historia vino después. Lo que me impulsó fue la rabia. La rabia de una oportunidad perdida de vencer al fascismo en España. La rabia de que las potencias mundiales dieran la espalda a España en un momento como ese. Rabia de no poder agradecer en persona a estos valientes lo que hicieron por mis antepasados. Rabia porque su altruismo y abnegación estuviera casi olvidado en España y en Estados Unidos. Rabia porque muchos de ellos yacen en una tumba sin nombre cuando deberían haber sido enterrados con todos los honores en el cementerio nacional de Arlington, en Virginia.

Yo, en aquella época, soñaba con dedicarme al cómic, pero por desgracia, era también muy indisciplinado y carecía de las herramientas y conocimientos necesarios para desarrollar una historia. Me faltaba confianza en mí mismo y me daba miedo desmerecer la memoria de estos voluntarios. Con el tiempo, toda la labor de documentación que hice la fui plasmando en papel y, poco a poco, fui dándole forma. Muy. Poco. A. Poco. Escribía un día, lo guardaba en un cajón y unos meses después lo recuperaba, escribía un poco más y lo volvía a guardar. Y este ciclo se repitió durante varios años.

En el 2014 tuve la gran suerte de publicar, junto con mi amigo de la adolescencia David Abadía, una historia corta en Marvel Comics. Así es. Mi primer trabajo publicado como guionista fue en Marvel Comics, con lo que David y yo pasamos a engrosar una lista muy, muy corta de guionistas españoles publicados en Marvel. Esto, que para mí fue todo un voto de confianza por parte de la editorial yankee, supuso un antes y un después en lo personal. Pensé que si era lo bastante bueno para publicar en Marvel, podría sacar adelante un proyecto de cómic como La brigada Lincoln.

"La editorial Panini Cómics se interesó por el cómic y nos propuso publicarlo bajo su sello Evolution Cómics"

Una vez el proyecto tomó forma lo estuve presentando en varias editoriales de cómic en España, pero a ninguna parecía interesarle lo suficiente, así que, por pura cabezonería mía, decidí seguir adelante. De una manera o de otra lo publicaría. Así que lo que hice fue optar por la vía del crowdfunding, que muchos otros autores de cómic habían usado. A través de la plataforma Kickstarter lancé la campaña de micromecenazgo en la que vendería por adelantado el cómic y, una vez recogido el dinero, podría costear el trabajo del equipo creativo, la imprenta y los envíos a los mecenas. La campaña duró un mes y funcionó realmente bien. Hasta el dirigente de Podemos, Pablo Iglesias, se hizo eco de la campaña y, gracias a un tuit suyo pudimos llegar a nuestro objetivo cuando aún faltaban dos semanas para terminarla.

Durante el proceso de creación de la obra, que no estuvo exento de problemas y retrasos, haciendo que mis estimaciones de tiempo se fueran al garete muy pronto, la editorial Panini Cómics se interesó por el cómic y nos propuso publicarlo bajo su sello Evolution Cómics. Gracias la participación de Panini, el cómic ha podido disfrutar de una edición en tapa dura con encuadernación holandesa y una distribución nacional, cosa que yo no habría podido costear.

"El cómic sigue los pasos de un grupo de voluntarios y de cómo, en una América que se encuentra sumida en la Depresión, un grupo de hombres y mujeres no queda impasible ante el terrorífico avance del fascismo en Europa"

De la parte gráfica se han encargado Carles Esquembre y Ester Salguero con gran maestría. Carles tiene una gran atención por el detalle y en un trabajo como este, en el que hay que ser muy rigurosos históricamente, se ha usado mucha documentación y fotografías de referencia. Carles usa una narrativa clara, y aunque no se sea lector habitual de cómic la historia es muy fácil de seguir. Ester complementa el trabajo de Carles perfectamente y acentúa sus virtudes. Además, el color ayuda a transmitir la atmósfera y el estado de ánimo de cada escena y sus personajes.

El cómic sigue los pasos de un grupo de voluntarios, Oliver Law entre ellos, y de cómo, en una América que se encuentra sumida en la Depresión y en las luchas sociales, un grupo de hombres y mujeres no queda impasible ante el terrorífico avance del fascismo en Europa. Oliver Law es miembro del partido comunista en Chicago y un activista por los derechos civiles y de los trabajadores. Cuando surge la posibilidad de ayudar a España a luchar contra el fascismo, no duda ni un segundo en alistarse a las Brigadas Internacionales y cruzar el Atlántico para colarse en España. Tras un periodo de instrucción insuficiente, la Batalla del Jarama se convierte en el bautismo de fuego del Batallón Lincoln y hará que el alto mando deposite en Oliver la suficiente confianza como para ascenderlo al rango de capitán y que comande a los Lincoln en la Batalla de Brunete.

—————————————

Autor: Pablo Durá. Título: La brigada Lincoln. Editorial: Panini. Venta: Amazon

0/5 (0 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)