Inicio > Actualidad > Bajo el volcán > La FIL de Guadalajara 202, virtual

La FIL de Guadalajara 202, virtual

La FIL de Guadalajara 202, virtual

Ya es definitivo. Después de varios meses sopesando la manera más segura de llevarla a cabo en este pandémico año, la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2020 no será presencial, sino virtual. La decisión del comité organizador duele a todos los involucrados en el universo del libro: editores, autores, promotores y lectores. Podemos decir que la FIL de Guadalajara es una víctima más del Covid-19, y aunque en absoluto peligra su salud, el contagio sí pone contra las cuerdas al ya de por sí maltrecho sector editorial mexicano, que ha entrado en cuidados intensivos por falta de oxígeno, como apuntan desde la Cámara Nacional de la Industria Editorial Mexicana (Caniem), algo que reconoce Raúl Padilla, presidente de la FIL, quien ha asegurado que la feria le echará un capote no solo devolviendo los anticipos presentados por las editoriales que se habían comprometido a estar presentes físicamente, sino mediante un plan de compras impulsado por la Universidad de Guadalajara que se hará poniendo el foco en aquellas editoriales que participaron el año pasado y que se registraron para la presente edición. En este sentido, Padilla ha querido incidir en la difícil situación por la que atraviesa la cadena del libro en la actualidad, donde las ventas han bajado y hay que sumar “los inmisericordes recortes que están teniendo los programas gubernamentales relacionados con la cultura, que están poniendo en una situación más difícil a la industria”, por lo que el presidente de la FIL ha pedido a universidades e instituciones culturales “no recortar su presupuesto de adquisiciones de libros y apoyar a la industria editorial”. Por otra parte, Padilla reconoció que la FIL asumirá un déficit de entre 24 y 28 millones de pesos (más de un millón de euros), lo cual es lamentable, pero como agregó el promotor, es un dato menor con respecto a la visión de futuro con que están viendo el problema financiero, pues al margen de la solidaridad de todos sus auspiciadores y patrocinadores, que han dado un paso al frente para apoyar esta fiesta del libro, el gobierno federal mexicano ha hecho mutis por el foro y no aportará un sólo centavo por su política de austeridad salvaje. En todo caso, la nave va y la FIL de Guadalajara se realizará a partir del 28 de noviembre con una serie de contenidos que se emitirán a través de diversas plataformas digitales en un programa que será presentado a finales de octubre. Ni modo.

¿PERDÓN POR EL COLEGIO DE MÉXICO?

"Podemos decir que la FIL de Guadalajara es una víctima más del Covid-19"

En esa impertinente línea que defiende el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, de pretender que España pida perdón a no se sabe exactamente quién por hechos históricos ocurridos hace siglos durante la conquista de Tenochtitlán —petición que los así llamados “pueblos originarios” o indígenas acaban de criticar duramente argumentando que solo sirve para alimentar el “nacionalismo trasnochado” del jefe del Ejecutivo mexicano “con el supuesto esplendor de un imperio, el azteca, que creció a costa de la sangre de sus semejantes”—, habría que plantear si también es necesario pedir perdón, como argumentó un miembro del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, por haber parido a Cervantes, a León Felipe, a García Lorca, a Picasso…¿Tendrá que pedirse perdón por el Colegio de México, una de las instituciones educativas y de investigación más importantes de Hispanoamérica, la cual acaba de celebrar 80 años de su fundación, promovida por notables intelectuales españoles durante su exilio en México? El propio AMLO encabezó muy ufano la ceremonia conmemorativa de dicho aniversario, teniendo el empacho —cuando acaba de pasar por la picota nada menos que 109 fideicomisos, de los cuales 32 de ellos son fondos para proyectos culturales, científicos y tecnológicos— de pedir al Colmex que desarrolle estudios “para comprender mejor el problema de la corrupción en el país”. Como bien le respondió en su cara la presidenta del Colmex, Silvia Giorguli Saucedo, la institución siempre ha estado dispuesta a desarrollar investigaciones desde las ciencias sociales y en muchos otros campos del conocimiento; pero para ello, le recordó la investigadora al presidente, a quien se le hace muy fácil pedir sin dar, es necesario asegurar las condiciones adecuadas para desarrollar la investigación, la docencia y la difusión del conocimiento, “las cuales pasan por contar con el financiamiento necesario y con herramientas para la planeación con una visión de largo plazo”, porque ha costado mucho construir las comunidades académicas, científicas y culturales mexicanas que el presidente no para de sacudir, despreciar y tratar de mangonear a su antojo.

ESTUPIDEZ

"Ha costado mucho construir las comunidades académicas, científicas y culturales mexicanas que el presidente no para de sacudir, despreciar y tratar de mangonear"

¿Cuáles son los riesgos para México de la arriba mentada extinción de los fideicomisos de ciencia y cultura? Lo explicó el científico mexicano Antonio Lazcano (1950), un investigador que ha trabajado en el Instituto Pasteur, en la Universidad Autónoma de Madrid, en la Universidad de La Habana, en la Universidad de Roma, en el ETH Zentrum de Zúrich o en el Instituto de Astrobiología de la NASA: “En uno de los momentos más críticos que ha vivido la sociedad mexicana en los últimos cien años, la expropiación de recursos financieros que, contrariamente a lo que afirmó el presidente de la República (López Obrador), han sido manejados con toda transparencia y que han permitido a las instituciones de docencia e investigación darle continuidad a proyectos académicos, renovar la infraestructura indispensable para las labores científicas y, sobre todo, otorgar fondos a los estudiantes para que puedan continuar su preparación y se dé, eventualmente, la renovación generacional que es indispensable en la ciencia y la cultura, es un error. La extinción de los fideicomisos es, en realidad, una requisa de los recursos que han ayudado a la buena marcha de la ciencia y la cultura, y políticamente representa un acto de ceguera de un gobierno que está hipotecando el futuro de la nación”. Un ejemplo: más de cien investigadores del Cinvestav (Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional) dependen de financiamiento que procede de uno de esos fideicomisos institucionales. Y para ser más específicos, como indicó el físico de partículas Gerardo Herrera Corral, algunos de estos proyectos en peligro giran en torno al diagnóstico y tratamiento de la enfermedad que se ha constituido en pandemia: el Covid-19. La estupidez en estado puro.

5/5 (3 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)