Inicio > Libros > Narrativa > En la isla de los afortunados

En la isla de los afortunados

En la isla de los afortunados

“Había muchas cosas que Eleni odiaba de Alemania, pero lo que más odiaba era el Nein alemán.

El Nein alemán era absoluto. No admitía discusiones. Y no necesitaba justificación”.

Una escritora austriaca que pone esa afirmación en boca de una mujer griega es o muy valiente o muy inconsciente. O quizá conoce bien ambos mundos, el griego y el germánico, como demuestra Vea Kaiser (Sankt Pölten, Austria, 1988) en todas y cada una de las líneas de esta novela. Pero además, por el libro cruzan griegos que se enamoran de austriacas o suizas, alemanes que se enamoran de griegas: el viaje siempre nostálgico y a veces irónico de la emigración. Y una historia que transcurre entre las montañas de la frontera greco-albanesa, una ficticia isla griega, Makarionissi, el barrio griego de Chicago y la Centroeuropa germano parlante. Idas y venidas, de la lluvia y el frío al Mediterráneo; de los schnitzels al tzatziki; de Facebook a leer el futuro en los posos del café. Sesenta años, cinco generaciones, cinco países. Una novela ambiciosa que arranca en 1956 y termina en 2014.

Y todo, sin que las historias desfallezcan o los personajes dejen de seducir al lector. Porque en Los héroes felices (AdN, Alianza de Novelas) son los personajes los que te llevan, te traen y te zarandean. Yaya María, Eleni, Lefti, Aspasia, Trudi, Otto…

losheroesfelices

"Vea Kaiser ha logrado encajar todas esas piezas aparentemente inconexas en un relato complejo que fluye sin cesar."

Todo se desata en la primavera de 1956 en un pueblo de las montañas del norte de Grecia con una premonición de la vieja casamentera Yaya María y desemboca a través de la tormentosa relación de sus nietos Eleni y Lefti, abocados a casarse aún siendo primos, en la disgregación de la familia por varios países. La novela es una saga dividida en cantos y capítulos, con sus amores, sus peleas, sus embarazos sorpresivos, sus muertes, sus miserias. Hay vecinos que se cuelan en casas ajenas, policías preguntones, hoteleros industriosos, labradores, tenderos, cocineros y hasta un cantante de éxitos populares alemanes.

Vea Kaiser ha logrado encajar todas esas piezas aparentemente inconexas en un relato complejo que fluye sin cesar. Y Vea Kaiser, que ya con su primera novela, Blasmusikpop, alcanzó cierta notoriedad y fue elegida mejor autora austríaca en 2014, tiene solo 28 años. Posee una frescura que desarma. Se respira en su novela, salpicada de situaciones hilarantes, objetos que se rompen, accidentes y persecuciones que nos recuerdan a las películas francesas de Jacques Tati. Y se respira en sus entrevistas: “Nunca he tenido un background literario. Vengo de un pueblo de Austria. Lo más largo que mi familia ha escrito nunca es la lista de la compra”.

jacques-tati

Quizá su familia no haya escrito, sin embargo Kaiser, que estudia griego clásico en la universidad de Viena, sí parece haber leído bastante. Su novela está plagada de referencias a la mitología griega, narradas como cuentos infantiles. “Les oyó reír y enredarse en una tierna discusión sobre qué héroe era el mejor: Ulises o Aquiles”.

Se huele entre las páginas un aroma a realismo mágico, con toques dickensianos. Tragedia y comedia se entremezclan y se trufan de un cierto costumbrismo. Una aldea austriaca o una aldea griega, qué más da, se trata siempre de la vida. De la vida que sale adelante. De esos héroes felices, que habitan según Hesíodo, en las Islas de los Afortunados.

Autor: Vea Kaiser. Título: Los héroes felices. Editorial: AdN Alianza. Edición: