Inicio > Blogs > Ruritania > La música en inglés de 1984

La música en inglés de 1984

La música en inglés de 1984

1984 es uno de los mejores años en la historia de la música popular, y no solamente en su década. El año pasado echamos un vistazo a 1983 en cuanto a música en español y también en cuanto a música en inglés, y este año vamos a hacer lo mismo con lo que se escuchaba hace 40 años, en orden cronológico de aparición de cada single. Cada mención incluye enlace al vídeo correspondiente en YouTube, pero quien quiera una versión para coleccionistas con 250 temas, aquí tiene una lista de reproducción más larga.

1 – Kenny Loggins – Footloose
En Hollywood es sabido que Kevin Bacon ha trabajado con todo el mundo (hay un juego entero que trata de eso), y uno de sus primeros papeles conocidos fue en este drama (y a veces, aunque no intencionadamente, comedia) musical en el que va de rebelde bailarín que a base de música rock, pies sueltos y Walkman con esponjillas despierta a todo un soñoliento pueblo de curritos americanos. Todavía le quieren hacen bailarlo cuando lo entrevistan en la tele y hasta se pasa por versiones para colegios cuando lo hacen. Loggins le puso banda sonora.

2 – Eurythmics – Here Comes the Rain Again, Sexcrime
En 1984 no podía faltar quien se agarrara a la famosa novela distópica del mismo título, obra de George Orwell. Hubo película ese año, y hubo canción, aunque su título oficial es «Sexcrime». Unos meses antes el dúo angloescocés había lanzado uno de los grandes himnos del synthpop, «Here Comes the Rain Again».

3 – Queen – Radio Ga Ga, I Want to Break Free, It’s a Hard Life, Love Kills, Hammer to Fall, Thank God It’s Christmas
Durante sus primeros 13 años como grupo (1973-1986), 1983 fue el único año en el que Queen no habían sacado ni singles ni álbums. El 84 cambió todo eso, marcando un paso definitivo del rock más heavy con el que habían empezado a un pop-rock con sintetizadores añadidos que les dio éxito tras éxito en los años siguientes. Su disco «The Works» empezó fuerte con un vídeo en el que usaron la Metrópolis de Fritz Lang, cuyos derechos Freddie Mercury compró, como inspiración para una canción, «Radio Ga Ga», que lamentaba el final del audio y el imperio del vídeo. Pero el momentazo del año fue ese otro vídeo, para «I Want to Break Free», en el que se vistieron de mujeres de culebrón londinense (la abuela, la madre, la hermana y la hija), en un chiste visual que les costó perder Estados Unidos para siempre, donde el rock lo prefieren más macho y melenudo. Sus ventas allí nunca se recuperaron. Colamos también a modo de trampa el «Love Kills» en solitario de Freddie, y para cerrar el año, el villancico ochentero que poner cuando «Last Christmas» ya empacha un poco.

4 – Cyndi Lauper – Time After Time
Tras la alocada «Girls Just Want to Have Fun» del año antes, la Lauper se marcó una de las grandes baladas de la década, demostrando un rango vocal que muchos no sospechaban, ahí debajo de los pelos coloraos, la ropa andrajosa y las comparaciones con Madonna.

5 – Bonnie Tyler – Holding Out for a Hero
Tras el éxito de «Total Eclipse of the Heart», y también para la banda sonora de Footloose, la Tigresa de Gales repitió colaboración con Jim Steinman subiendo el epicómetro al 120%.

6 – Alphaville – Big in Japan, Sounds Like a Melody, Forever Young
«Forever Young» es uno de los mejores discos cantados en inglés por un grupo de un país no angloparlante (Alemania, en este caso) hechos en los 80. Su primer trío de singles es tan bueno como lo mejor del synthpop británico o norteamericano. Aparte de en el centro y norte de Europa, España siempre fue uno de los países que más caso hicieron a Marian Gold y compañía.

7 – Madonna – Borderline, Like a Virgin
«Like A Virgin» siempre tendrá su sitio en la historia como uno de los primeros y principales ejemplos de lo que la imagen puede hacer por un artista musical. En este caso no fue solo el vídeo rodado en Venecia, con león y todo, sino la actuación de Madonna en la primera edición de los premios MTV, con vestido de novia y lencería blanca, que por un lado la hizo crecer sacándola del ghetto de las pistas de baile, pero por otro abrió la puerta a las críticas, que ya siempre la acompañarían, de que necesitaba polémicas sexuales y religiosas para triunfar. Sea como sea y pese a quien pese, había nacido una estrella.

8 – The Special AKA – Nelson Mandela
«Twenty-one years in captivity. Are you so blind that you cannot see?». Las canciones protesta no tienen por qué ser deprimentes o circunspectas, y el grupo de ska / 2 tone británico The Specials (luego The Special AKA por temas legales) lo demostró con mucha caña en este himno dedicado a pedir la liberación del político sudafricano. Fiestón y solidaridad internacional al mismo tiempo.

9 – Evelyn Thomas – High Energy
No muchas canciones comparten nombre con todo un estilo, y esta es una de ellas. Escrito a menudo Hi-NRG, es una evolución de la música disco de los 70, pero con más sintetizador, menos sección de viento, ritmo más machacón y casi perfecta para formar parte de la nueva fiebre del aerobic.

10 – The Pointer Sisters – Jump
Las Pointer fueron primero tres hermanas, luego cuatro, luego tres otra vez, y ahora son una de ellas, una hija y una nieta. A caballo de varios estilos, tienen un Grammy por una canción country («Fairytale») y otros dos por «Jump» y «Automatic», dos temas que van marcando el final de la música disco y la consolidación del electropop bailable.

11 – The Human League – The Lebanon
Tras el gran éxito de su disco anterior, Dare, que incluía la reina de los éxitos pop de los 80, «Don’t You Want Me», la discográfica les estaba presionando en toda la cancha para que lograran algo similar. Tanto se peleaban en el estudio de grabación, cuyo alquiler les costaba mil libras al día (de las de aquella), que se acabaron sacando de la manga una canción-protesta sobre las matanzas de Sabra y Shatila en el Líbano. No funcionó mucho en las listas, pero merece su puestecito en la historia como precursor de «Do They Know It’s Christmas», que ya mencionaremos después.

12 – Raf – Self Control
Ni se sabe cuántas veces habré escuchado este maxisingle. Quizá no sea de lo más famoso de la década (aunque la versión de Laura Branigan se vendió mucho), pero yo me quedo con la original de este italo-disco que me sabe, más que a magdalena de Proust, a Tigretón y Phoskitos.

13 – Tina Turner – What’s Love Got to Do With It, Private Dancer, Better Be Good to Me
Tras cortar con su pasado en el soul y el blues junto a su marido, Ike, Tina Turner estaba ya convertida desde el año antes en la reina del rock and roll, y estos tres nuevos temas venían a engrosar, con ayuda de Mark Knopfler de Dire Straits, un creciente currículum de éxitos por todo el mundo.

14 – Bruce Springsteen – Dancing In the Dark, Cover Me, Born In the USA
«Born in the USA», con su bandera de las barras y estrellas en la portada, ha sido un disco muy malinterpretado desde que se publicó, sobre todo la canción del mismo título, y los sectores más patrioteros de Estados Unidos intentan apropiárselo en cuanto dejas de mirar un poco (por no hablar de su uso militar para torturar prisioneros). Lo que es en realidad es una colección de canciones sobre la vida del currito americano medio, con su imaginería de coches Buick, críos que alimentar, familias más o menos rotas, fábricas cerradas, partidos de béisbol e intentos de pillar cacho en el bar sin soltar la cerveza. Y los tres singles de este año así lo reflejan. Pero claro, cuando llegas al verso que dice «they sent me to kill the yellow man» (me enviaron a matar al hombre de piel amarilla), hay quien se lo toma como la crítica que es y otros como una arenga a lo Rambo, que por cierto estaba en todo lo suyo en los cines de aquel entonces.

15 – Ultravox – Dancing With Tears in My Eyes
Ultravox saltaron a la fama con esa cumbre del drama ochentero que es «Vienna», pero esta otra rebanada de la misma barra no le va a la zaga.

16 – Prince – When Doves Cry, Purple Rain
Pero para drama ochentero, nadie como Prince. Sus dos singles de este año son dos obras maestras de varios minutos que aparecen también en la película Purple Rain, donde se interpreta básicamente a sí mismo. Botines con alzas, camisas con chorreras y sentimientos desgarrados para contrastar con su funk de tonos sexuales más habitual.

17 – Wham! – Wake Me Up Before You Go Go, Careless Whisper, Freedom, Last Christmas
Vaya cuarteto de éxitos para despedirse como dúo e iniciar carrera en solitario. La de George Michael sería aún más estelar que la de Wham!, mientras que «el otro», Andrew Ridgeley, recoge ahora tras la muerte de Michael todos los premios y aplausos cada vez que «Last Christmas», posiblemente la mejor canción navideña de la historia (que no villancico) consigue un nuevo récord de ventas cada fin de año.

18 – Elton John – Passengers, Sad Songs
De lo mejor que hizo Reginald Dwight en esta década, «Sad Songs» es un homenaje al soul y el blues con los que creció y que le hicieron querer ser músico, pero sin intentar adaptarlos o remedarlos.

19 – The Art Company – Susanna
«I’m crazy loving you». Un one-hit wonder paneuropeo procedente de este grupo holandés, que antes de que acabe la canción ya la estás cantando con ellos aunque sea la primera vez que la oyes.

20 – Bronski Beat – Smalltown Boy, Why?
En medio de la amenaza del sida, los músicos homosexuales iban saliendo a la palestra pública con cada vez menos ganas de esconderse y más de reclamar su espacio como cualquier otro artista. El falsete de Jimmy Sommerville fue una de sus manifestaciones más potentes en esta década, y en el vídeo para «Smalltown Boy» ya dejaban claro que la razón para irse de casa no era que fueras un rebelde malote, sino el rechazo y la violencia física que hallabas en tu pueblaco de pacotilla. Más sobre esta canción, aquí.

21 – ZZ Top – Legs
«She’s got legs, she knows how to use them». Los barbudos guitarristas texanos y su batería llamado Frank Beard (no es coña) se apuntaron otro éxito con sabor a carretera y gasolinera con este himno a las mujeres de piernas largas.

22 – Frankie Goes To Hollywood – Two Tribes, The Power of Love
El primer éxito de FGTH había tratado sobre sexo («Relax»), el segundo trataría sobre política, y el tercero sobre religión. Ese al menos era el plan de su productor, Trevor Horn, aunque lo de la religión aparece un tanto velado, con un mensaje más bien genérico sobre el poder del amor, al que se le añadió un vídeo con aire de reyes magos llegando a Belén que lo convirtió en un éxito navideño. En «Two Tribes», por su parte, dos políticos con la pinta poco disimulada de ser Ronald Reagan y el entonces premier soviético, Konstantin Chernenko, dirimen sus diferencias a tortas cual luchadores (bastante avejentados) de MMA. Ni Jordi Wild se atrevió a tanto.

23 – The Bluebells – Young At Heart
Coescrito por Siobhan Fahey de Bananarama, es una mezcla irresistible de pop y violín folk con el que el grupo escocés se apuntó uno de sus pocos éxitos de ventas.

24 – Rod Stewart – Infatuation, Some Guys Have All the Luck
Hablando de escoceses, no puede faltar Rod Stewart, que durante su carrera siempre ha mezclado temas propios con canciones rescatadas de sus amados 60 y 70, en este caso de los Persuaders.

25 – The Cars – Drive
«Who’s gonna drive you home tonight?». Una de esas canciones que quizá no tiene mucho que ver con el resto de la música del artista, pero que se convierte en uno de sus mayores éxitos. El grupo se llama The Cars, la canción «Drive», y la canta el bajista (Benjamin Orr) en vez del vocalista habitual (Rick Ocasek). La letra es más bien sobre llevar a alguien a casa cuando está demasiado borracho, pero el tono de balada hace que también se le pueda dar una interpretación más romántica sobre el estar ahí al quite cuando alguien te necesita en la vida.

26 – Stevie Wonder – I Just Called to Say I Love You
Ah, cómo la odian los musicólogos mas conspicuos, y cómo la ama el resto del mundo. Para unos un bodrio pasteloso indigno de uno de los mejores músicos de todos los tiempos y para otros una balada perfecta, la letra recorre todo el año desde el día de año nuevo hasta la navidad siguiente, durante el cual el cantante nunca olvida llamar a su amada solo para decirle que la quiere. Cómo no se va a derretir uno.

27 – Depeche Mode – People Are People, Master and Servant, Blasphemous Rumors, Somebody
Explorando cada vez más el lado oscuro de la sensualidad humana, Martin Gore compuso con «Master and Servant» una oda al sadomaso al que se había aficionado, aunque él siempre dijo que en realidad trataba más del poder político que otra cosa. La canción fue cancelada por muchas emisoras norteamericanas, y a punto estuvo de serlo también por la BBC británica.

28 – Heaven 17 – Sunset Now
Cuando tu primer single se llama «Fascist Groove Thang», quizá se espera de ti en adelante algo más políticamente afilado o contestatario. En lugar de eso, «Sunset Now» es un tema perfectamente pulido de digno pop comercial, y muy orgulloso de serlo.

29 – Motörhead – Killed by Death
Lemmy Kilmister es lo contrario del pop pulido y comercial, y además le cabreaba bastante que cada vez que se cruzaba con alguien que lo reconocía le gritaran: «Lemmyyyyy! Ace of Spades!». «Tengo más canciones, ¿sabes?». Y una de las mejores es esta, a pesar de que se vendió tan poco (el vídeo fue cancelado por la MTV) que Lemmy solía bromear sobre ello en sus conciertos y todo.

30 – Sade – Your Love Is King, When Am I Going to Make a Living, Smooth Operator
Durante un par de décadas Sade Adu (pronunciado Shadéi) fue la mujer solista británica con más ventas de la historia (aunque nacida en Nigeria). Su cálida voz y su sencilla imagen de vaqueros y coleta, unida a un rostro de gran belleza, devolvieron los toques de jazz a las listas de ventas y la convirtieron en una de las vocalistas más reconocibles de su tiempo.

31 – U2 – Pride
Tras unos años iniciales de impacto principalmente local, el cuarteto irlandés ya estaba entrando en su fase imperial. Para muchos esta es su mejor canción, épica, política y humana, un homenaje a Martin Luther King. «Early morning, April four. Shot rings out in the Memphis sky. Free at last, they took your life. They could not take your pride».

32 – Giorgio Moroder & Philip Oakey – Together In Electric Dreams
Giorgio Moroder es el inesperado padre italogermánico de la música disco y Philip Oakey el vocalista de The Human League. Se unieron aquí para hacer una pegadiza canción para la banda sonora de una película, que hoy nadie recuerda, que llegó al número 3 de las listas.

33 – Julian Lennon – Too Late For Goodbyes
El hijo de John Lennon nunca ha podido superar la presión de ser el hijo de John Lennon, pero al menos este su primer single era una canción de voz armoniosa y fondo de reggae eléctrico que no está nada mal y que era muy prometedora… pero en poco más se ha quedado el retoño desde entonces.

34 – Ashford And Simpson – Solid
Nickolas Ashford y Valerie Simpson eran marido y mujer, y principalmente se dedicaban a escribir temas para otros artistas desde los años 60 (entre otros Ray Charles, Marvin Gaye y Chaka Khan). «Ain’t No Mountain High Enough» y «I’m Every Woman», por ejemplo, son suyas. Ya puestos, también hacían pinitos como intérpretes, y este «Solid» («as a rock») es de sus mejores creaciones.

35 – Limahl – The Never Ending Story
Aaá, aaá, aaá. Decir que la banda sonora era lo único bueno de la adaptación al cine de la novela de Michael Ende (más sobre ella aquí) sería demasiado, pero a nivel internacional es el tema más conocido del ex de Kajagoogoo (¿lo cuálo? Pues eso). Puesta de moda otra vez por Stranger Things, es los 80 encerrados en una cápsula del tiempo.

36 – Feargal Sharkey – Listen to Your Father
El norirlandés Feargal Sharkey comenzó en el punk con los Undertones en los 70, pero luego se pasó al soul-pop o pop-soul en los 80, y este fue su mayor éxito comercial. En los 90 se metió en el lado industrial de la música, en apoyo sobre todo de la justicia en el cobro de derechos, y ahora hace campañas para reducir la polución en los ríos británicos.

37 – The Style Council – You’re The Best Thing, Shout to the top!
Entre su más alabado periodo con The Jam y su carrera en solitario, Paul Weller, apodado The Modfather, pasó la mayor parte de los 80 en esta banda que intentaba evitar los excesos del rock produciendo en su lugar una mezcla de soul y pop cercano al indie.

38 – Chaka Khan – I Feel For You
Originalmente de Prince, con sus típicas letras de lujuria y deseo poco escondido, también se atrevieron con ella las Pointer (véase más arriba) y, sorpresa, Britney Spears en dúo con Justin Timberlake, pero la mejor versión es esta de Chaka Khan, con Stevie Wonder a la armónica.

39 – Bryan Adams – Run to You
«The groover from Vancouver» no le cae bien a todo el mundo, por considerarlo un poco blandito y autor de un rock demasiado aseado y para parejitas arrumacadas. Pues esperad a que llegue «I Do It For You» en 1991. «Run to You» es un buen ejemplo de su propuesta musical, todo guitarreo enamorado en busca de su chica y nada más.

40 – Status Quo – The Wanderer
Si de AC/DC se dice que todos sus discos suenan igual, ¿qué se podría decir de Status Quo? Su rock and roll sin complicaciones entra al oído superfácil, y como empezaron a tocar en los 60, arrastran desde entonces esa aura de pioneros que aún aguantan 60 años después. E ininterrumpidamente, no como otros.

41 – Iron Maiden – Aces High
Los ingleses no podrían aprender historia solo con las canciones de los Máiden, pero un barniz muy cañero sí que les quedaría. Aquí la letra está escrita desde el punto de vista de un piloto de la RAF durante las «peleas de perros» que mantuvieron contra los aviones alemanes en la Segunda Guerra Mundial. Es una de sus canciones más populares, y de hecho la suelen usar para abrir sus conciertos, con el añadido sonoro de discurso de Winston Churchill y Spitfires en plena acción. Menudo arranque.

42 – Duran Duran – The Reflex, New Moon on Monday, The Wild Boys
Conocida casi más por su vídeo que por sí misma, en «The Wild Boys» robaron la estética a Mad Max a hicieron pasar por el agua a Simon Le Bon varias veces, ante el arrobo de su público femenino. Si alguien piensa alguna vez qué significa eso de «que me aspen», se puede acordar de esto.

43 – Don Henley – The Boys of Summer
«My love for you will still be strong after the boys of summer have gone». Ganadora de un Grammy, esta canción del componente de los Eagles tiene un tempo alto, pero un desarrollo melancólico y una letra sobre los amores de verano y la nostalgia tras el paso de los años.

44 – Tears For Fears – Shout
Una canción que anima a soltarlo todo cuando ya no puedes más, y bien a gusto que te puedes quedar, ya que dura seis minutos y medio. De lo mejor que han hecho nunca Orzabal & Smith.

45 – Foreigner – I Want to Know What Love Is
Empieza suave, va creciendo y al final hasta hay que añadirle un coro de gospel entero para hacerle justicia a la épica de esta búsqueda del amor verdadero. Su autor, Mick Jones, decía que la había escrito una noche a las tres de la madrugada y que no sabía de dónde le había salido, quizá de «una fuerza superior».

46 – Philip Bailey & Phil Collins – Easy Lover
Phil Collins siempre ha sabido componer exitazos (también odiados por muchos críticos) a punta pala (este mismo año, por ejemplo, «Against All Odds»), y aquí mostró su gusto por el rhythm and blues de los 70 haciendo dúo con uno de los miembros de Earth, Wind & Fire.

47 – Band Aid – Do They Know It’s Christmas
Es el primero y el mejor single de los dedicados a causas humanitarias internacionales, seguramente porque en su centro estaba alguien, Bob Geldof, que de verdad quería hacer algo tangible para cambiar una situación angustiosa (la epidemia de hambre en Etiopía), y lo quería hacer no desde los mecheritos en el aire sino desde el cabreo de obligar a la gente a que se dejara de hostias y metiera la mano en el bolsillo o enviara cheques por correo certificado. Más sobre esta canción, aquí.

48 – Jennifer Rush – The Power of Love
Pues sí, otro power of love. Y si le añadimos el de Huey Lewis and the News, que saldría en 1985 para la banda sonora de Regreso al futuro, en algunas listas de aquel año llegó a haber tres canciones diferentes con el mismo título al mismo tiempo. La de Jennifer Rush es un baladón épico donde ella muestra su formación operística, que llegó a tener versión traducida al español («Si tú eres mi hombre y yo tu mujer»), hecha para Ángela Carrasco. Pegó tan fuerte que hasta la reina de las power ballads, Céline Dion, la ha grabado.

49 – Opus – Live is Life
Naná nananá. Tárada tata life. Y así un rato. Austrian power a tope desde la patria chica de Arnold Schwarzenegger.

50 – Añada usted alguna. A pesar de ampliar la selección con respecto al año pasado, aún se quedan fuera gente como Mike Oldfield, Simple Minds, Scorpions, los Rolling, Lionel Richie, Spandau Ballet, Maniobras Orquestales en la Oscuridad, Paul McCartney, UB40, David Bowie, Billy Idol o los Ramones. Pueden buscarlos a todos en la lista de 250 vídeos visible aquí, o hacer sugerencias, sin demasiado enfado, en los comentarios.

4.7/5 (13 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest

1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Orestes
Orestes
1 mes hace

El gran Mariskal Romero diría que eso se parece a una lista de éxitos de los 40 criminales.