Inicio > Blogs > Ruritania > Las rolas de Lola: «Don’t you want me»

Las rolas de Lola: «Don’t you want me»

Las rolas de Lola: «Don’t you want me»

A veces ocurre que la canción más conocida de un grupo es la más odiada por alguno de sus componentes, y este es el caso aquí. Philip Oakey, el vocalista de voz de barítono, fue quien la compuso inspirándose en las atormentadas foto-historias de revista para adolescentes, pero el primer arreglo del tema, más áspero, fue remezclado en favor de uno de los intros de sintetizador más tarareables de la historia, y el popero resultado disgustó tanto a Oakey que en el LP Dare aparece en última posición de la cara B (preguntad al abuelo, millennials). Oakey también se opuso a que la canción saliera en single, pero la discográfica, Virgin, la sacó de todas formas, y a pesar de estrenarse a finales de noviembre fue el sencillo más vendido en el Reino Unido en 1981. Tuvo tal éxito que el grupo se vio obligado a aparecer múltiples veces en televisión cantándola o haciéndole el playback. Oakey la sigue considerando sobreestimada, pero ha hecho las paces con ella.

Fue además una de las primeras canciones en beneficiarse de currarse un vídeo atmosférico y neo-noir, muy ochentero y retro al mismo tiempo, con esas gabardinas, esa nocturnidad, ese disparo de pistola y ese aire de estar en medio de una historia de espías en Europa central, aunque de hecho está rodado en Slough, uno de los lugares con menos glamour de Inglaterra. La letra habla de una pareja que cuenta su historia desde dos puntos de vista diferentes: él dice que la sacó a ella de ser camarera y la llevó al éxito, antes de ponerse amenazador en plan «yo te puse ahí arriba y también te puedo bajar», pero ella le para los pies, le agradece los cinco años y le dice que aún te quiero pero que mi vida es mía, muchas gracias. En el vídeo Oakey demuestra que siempre fue el tío, al menos en su década, al que mejor le quedaba la sombra de ojos (no se lo pierdan tampoco con melena lisa asimétrica), y la historia de la letra se cuenta a través del rodaje de una película que sugiere una historia mentor-estrella llena de celos tras la pantalla, mientras el montador del filme y la otra vocalista del grupo (se echó a suertes cuál de los dos cantaría aquí la mitad femenina) los observan entre bastidores. Por cierto que ambas cantantes, Susan Ann Sulley y Joanne Catherall, tenían solo 18 años, aunque en el vídeo parezcan mayores, y acababan de ser «descubiertas» por Oakey bailando juntas en un pub de Sheffield. A pesar de presentarse a reclutarlas en casa de los padres de cada una con maquillaje, lápiz de labios y tacones, acabó convenciéndolos. 1981, además, fue el año en que se estrenó La mujer del teniente francés, cuya tortuosa historia de relaciones dentro y fuera de la pantalla sin duda influyó en el videoclip. En honor de esa estética cuarentera he traducido el «baby» como «muñeca», pero que cada uno le ponga el apelativo que usara con quien le rompiera el corazón.

Versión original

Estupenda remezcla extendida de ZHD, basada en los remixes oficiales originales, con imágenes de cuatro actuaciones para televisión al mismo tiempo

Versión suavecita de Damon Albarn, vocalista de Blur

Sting asesinándola en un karaoke

Letra y traducción:

You were working as a waitress in a cocktail bar
when I met you.
I picked you out, I shook you up
and turned you around,
turned you into someone new.
Now, five years later on, you’ve got the world at your feet.
Success has been so easy for you,
but don’t forget it’s me who put you where you are now
and I can put you back down too.

Don’t… don’t you want me?
You know I can’t believe it when I hear that you won’t see me.
Don’t… don’t you want me?
You know I don’t believe you when you say that you don’t need me.
It’s much too late to find
when you think you’ve changed your mind.
You’d better change it back or we will both be sorry.
Don’t you want me, baby?
Don’t you want me? Oh!

I was working as a waitress in a cocktail bar,
that much is true,
but even then I knew I’d find a much better place
either with or without you.
The five years we have had have been such good at times
I still love you,
but now I think it’s time I lived my life on my own.
I guess it’s just what I must do.

Don’t… don’t you want me?
You know I can’t believe it when I hear that you won’t see me.
Don’t… don’t you want me?
You know I don’t believe you when you say that you don’t need me.
It’s much too late to find
when you think you’ve changed your mind.
You’d better change it back or we will both be sorry.
Don’t you want me, baby?
Don’t you want me? Oh!

Estabas trabajando de camarera en una coctelería
cuando te conocí.
Te escogí, te sacudí
y te volví del revés,
te convertí en alguien nuevo.
Ahora, cinco años después, tienes el mundo a tus pies.
El éxito ha sido tan fácil para ti,
pero no olvides que fui yo quien te puso donde estás ahora
y te puedo bajar de nuevo también.

¿No… no me quieres?
Sabes que no me lo creo cuando oigo que no quieres verme.
¿No… no me quieres?
Sabes que no te creo cuando dices que no me necesitas.
Es demasiado tarde para encontrarme
con que crees que has cambiado de opinión.
Más te vale volverla a cambiar o los dos lo lamentaremos.
¿No me quieres, muñeca?
¿No me quieres, oh?

Estaba trabajando de camarera en una coctelería,
esa parte es verdad,
pero incluso entonces yo sabía que encontraría un lugar mucho mejor
o contigo o sin ti.
Los cinco años que hemos tenido han sido tan buenos a veces
que todavía te quiero,
pero ahora creo que es hora de vivir la vida por mí misma.
Supongo que eso es justo lo que debo hacer.

¿No… no me quieres?
Sabes que no me lo creo cuando oigo que no quieres verme.
¿No… no me quieres?
Sabes que no te creo cuando dices que no me necesitas.
Es demasiado tarde para encontrarme
con que crees que has cambiado de opinión.
Más te vale volverla a cambiar o los dos lo lamentaremos.
¿No me quieres, muñeca?
¿No me quieres, oh?

Traducción de Rogorn Moradan

En el bar de Lola, cuando ella está de humor, a veces te deja pedir una canción. Eso sí, te vas tú a la máquina, te la buscas y te la pones tú, y luego te las apañas con los aplausos o los abucheos de la concurrencia. Si algún zendadano se anima, que busque cambio en el bolsillo, pida la siguiente y nos cuente algo sobre ella.

Todas las rolas de Lola, aquí.

4.3/5 (4 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios