Inicio > Actualidad > La nueva Navona en tiempos de guerra

La nueva Navona en tiempos de guerra

La nueva Navona en tiempos de guerra

El editor de Navona escribe estas líneas sobre el nuevo proyecto editorial que empieza su andadura “con nuevos títulos, nuevos autores, nuevos diseños y también nuevas esperanzas”. Zenda le da la bienvenida.

El destino quiso que unas pocas horas después de que la nueva Navona se presentara en sociedad, estallara una guerra, o una invasión, o sencillamente una barbarie, da igual cómo lo llamemos. Siempre podremos decir que nacimos en las últimas horas de un mundo en paz, o quizás de un mundo que ya no volverá a ser el mismo. Sin embargo, es ahora cuando más sentido tienen los libros, cuando más sentido tiene una editorial: nunca pensamos que nuestros primeros títulos llegarían a las librerías al mismo tiempo que caían estas terribles bombas sobre Kíev, pero ya que es dudoso que sirva de nada intentar parar a las bombas con más bombas, quizás lo único que nos queda para luchar por un mundo mejor es editar, leer, compartir y amar, que en realidad son todos verbos sinónimos. Contra la violencia, libros, libros y más libros. Y así nace esta nueva Navona, edificada sobre esta otra que construyó Pere Sureda, que es de hecho un nuevo proyecto, con nuevos títulos, nuevos autores, nuevos diseños y también nuevas esperanzas. Hay unas cuantas ideas-fuerza que la definen: unidad (tipográfica y de formatos), gusto por los detalles, apuesta por nuevas voces, grandes recuperaciones, convivencia de autores en castellano y catalán y reivindicación de los traductores. De las primeras novedades que han llegado a las librerías hay que destacar la maravillosa novela La librera de París, un homenaje a esta heroína llamada Sylvia Beach, que se inventó una librería mágica conocida en todo el mundo como la Shakespeare&Company de París, y que el destino la convirtió en editora y salvadora del Ulises de James Joyce, censurado entonces en Estados Unidos. Kerri Maher ha sido capaz de novelar una vida extraordinaria y de llevarnos de la mano hasta aquel París irrepetible, que se convirtió en una refugio para grandes intelectuales de Europa justamente entre las dos terribles guerras mundiales. El segundo libro es un gran descubrimiento: Guillermo Ruiz Plaza, un autor boliviano que ha logrado con Días detenidos (Premio Nacional de Bolivia) una novela sublime, diferente e impactante, que retrata el choque brutal entre dos ciudades tan diferentes como La Paz y Toulouse, en la peripecia vital de Lea, una protagonista que en realidad es una especie de álter ego del autor. Es una novela fascinante, que además puede servir para que muchos descubran una voz que tiene mucho que decir en la nueva literatura hispanoamericana. El tercer libro es un orgullo: Dime tu nombre, un libro monumental que reúne la poesía completa de Sylvia Plath en la sensacional traducción de Xoán Abeleira, y que para nosotros es un acontecimiento editorial.

Cierto, los libros de Kerri Maher, Guillermo Ruiz Plaza y Sylvia Plath no son bombas ni servirán para matar a nadie, pero son las únicas armas que hemos encontrado en Navona para intentar ser un poco más felices. Gracias a todos los que os tomaréis la molestia de leerlos.

5/5 (1 Puntuación. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios