Inicio > Actualidad > Libertad Guerra ilumina el presente de preguntas

Libertad Guerra ilumina el presente de preguntas

Libertad Guerra ilumina el presente de preguntas

Leandro Pérez, foto de Victoria Iglesias.

El director de Zenda, Leandro Pérez (Burgos, 1972), presentó este miércoles, en el Bastardo —un lugar que se autodenomina “hotel ilegítimo”— de Madrid, su última novela, La última noche de Libertad Guerra (Planeta, 2022),  junto a los también periodistas y escritores Antonio Lucas y Nuria Labari. En este libro, el también autor de Las cuatro torres, La sirena de Gibraltar y Kolia, como basándose en aquel verso de Calamaro en el que se pregunta “quién escribirá la historia de lo que pudo haber sido”, muestra un ecosistema patrio en el que el golpe del 23-F ha triunfado, España es una dictadura carca, y en la que se mueve, se enamora y sobrevive su muy lograda protagonista, una plumilla joven, valiente y feminista.

"Quería escribir la novela de Libertad Guerra, y vi que Libertad no podía vivir en el Madrid mitificado de la Movida"

Tanto Labari como Lucas recordaron sus inicios periodísticos con Pérez, cuando, tal y como recordó el segundo, “fuimos la guardería de El Mundo”. La actual columnista de El País dijo que La última noche de Libertad Guerra, en la carrera literaria del burgalés, “es un salto que da esperanza como autora: de pronto, de un libro a otro puedes subir doscientos escalones”. Por su parte, el premio Loewe por Los desengaños tildó de “ambiciosa” la novela y la definió como “una ucronía que sucede como homenaje al periodismo, a la memoria, a un Madrid hermosísimo, el de los ochenta”.

Pérez arrancó su intervención mostrándose “feliz de volver a Pradillo 42, que era la dirección de El Mundo” e insistiendo en que La última noche de Libertad Guerra no es una novela sobre el 23-F: “Quería escribir la novela de Libertad Guerra, y vi que Libertad no podía vivir en el Madrid mitificado de la Movida. Quería que viviera en otro mundo”. Y agregó que no le costó ponerse en la piel de una mujer a la hora de crear a su protagonista: “Lo que hace un autor, cuando inventa un personaje, es intentar que sea real, verosímil. Libertad Guerra no soy yo, pero sí que vive dentro de mí. Que el lector se lo crea es el reto que buscas como escritor”.

"He intentado quitarme cualquier tipo de peaje y corsé escribiendo esta novela. Creo que hace diez/quince años no hubiera sido capaz de escribirla"

Labari alabó la “honestidad asombrosa” del libro, “que ilumina el presente de preguntas”, mientras Lucas apuntó que le “ha reconciliado con ciertas ideas mías que tienen que ver con la Transición”. Pérez, en este sentido, siguió en sus trece: “No quiero reivindicar la Transición: quiero hacer una novela”. Posteriormente, destacó el poder de la poesía en la obra —“En esta novela hay un taburete con tres patas, y uno de ellos es la poesía; las otras dos son Libertad e Imanol”— y explicó que, para documentarse, ha “tirado” de periódicos y de libros. Finalmente, Arturo Pérez-Reverte le preguntó si “lo políticamente correcto” ha pesado en su escritura. “He intentado quitarme cualquier tipo de peaje y corsé escribiendo esta novela. Creo que hace diez o quince años no hubiera sido capaz de escribirla”, respondió el director de esta revista. Acto seguido, firmó una pila de ejemplares.

4.5/5 (11 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios