Inicio > Blogs > La lectora de Guermantes > La semilla del mal
La semilla del mal

Descubrir en una librería la literatura de Marina Sanmartín es uno de esos azares que ocurren pocas veces y son gratamente satisfactorios. Como en casi todas las grandes historias, las apariencias engañan, y bajo esa armadura de fragilidad encontramos una voz narrativa poderosa, contenida y perturbadora.

Descubrir Caivelán bajo la mirada pausada de Sanmartín es una de esas ironías que el autor reserva para el lector preparado. Informe sobre la víctima (y no sobre el crimen o sobre su autor) es la nueva novela de Marina Sanmartín publicada por Principal de los Libros.

¿En qué parte de nosotros se oculta la semilla del mal?

Esta frase sacude al lector desde la cubierta de la novela. Una historia que comienza en 2059, cuando dos estudiantes de criminología deben realizar un trabajo para una asignatura. Para realizarlo, analizan un informe publicado en 2014, Informe sobre la víctima, de Cruz Cardenal, una periodista, cuya publicación supuso un descubrimiento científico sin precedentes, convirtiéndola en una celebridad.

Además de realizar su trabajo a partir del informe, los dos estudiantes deciden viajar en el tiempo para interrogar al único superviviente de los horribles crímenes que aparecen en el informe, Rafael Cardenal, hermano de Cruz y testigo de todo lo ocurrido. Internado en una residencia de la tercera edad, Rafael, alias el Eslavo, narrará en primera persona una historia de muertes en cadena con un escenario común. Horror in crescendo, descenso hacia la locura, amor,… un exhaustivo trabajo de investigación que llevará a los dos estudiantes a conocer el mal que lo originó todo.

"La narración de Sanmartín es tan poliédrica como la vida."

En la narración se suceden conversaciones entre Rafael, Cruz y su amigo de la infancia, Marcelo, en 2014, cuando todo ocurrió y nada de lo que acontecía parecía presagiar el desenlace de la historia. Porque Marcelo murió ese año, y antes de que falleciera Cruz ya le había elegido como protagonista de su Informe sobre la víctima. Una especie de juego-fantasía que permitía colocar la figura del hombre al que platónicamente amaba como protagonista de su concienzudo trabajo de redacción periodística. Un trabajo en el que debía ubicarse en la mente de un asesino, conocer cómo funcionan los mecanismos que le conducen a cometer un asesinato, elegir una víctima y escribir sobre ello. Pronto aparecen en escena dos ancianos en apariencia inofensivos, los Agostino, Lucrecia y Manuel, que alquilaban un piso en la calle Tres Dientes, donde había muerto ya un inquilino y otro había desaparecido sin más explicación. Marcelo alquilará el piso y comenzará a vivir allí, al tiempo que su relación con Cruz se va estrechando.

Aparte de la narración directa de los hechos acontecidos en ese desgraciado año, el Eslavo transmitirá a los dos estudiantes su deseo de que la historia no quede en el olvido, que no quede sólo el Informe que escribió su hermana (y que Sanmartín va desvelando a lo largo de toda la novela) sino también la realidad de lo que allí vivieron.

La narración de Sanmartín es tan poliédrica como la vida. Cuenta la historia desde diferentes puntos de vista (conversaciones, descripciones, interrogatorio e informe), lo que requiere un lector que preste especial atención a cada detalle.

Asimismo el lector deberá asumir la extrañeza y la tensión que van continuamente creciendo hasta el clímax final, donde se desvelará la causa del mal que sobrevuela toda la novela y donde el horror embriagará al lector mientras asiste expectante a esta trama que entreteje pasado y presente, donde las decisiones pasadas influyen en el presente de modo irremediable y donde, por mucho que se intente esconderlo o evitarlo, la maldad emerge subyugándolo todo.

__________

Título: Informe sobre la víctima. Autora: Marina Sanmartín. Editorial: Principal de los Libros. Páginas: 224. Ediciones: papel