Inicio > Blogs > Ruritania > Las rolas de Lola: «Somebody To Love»

Las rolas de Lola: «Somebody To Love»

Las rolas de Lola: «Somebody To Love»

En 1976 el grupo británico Queen, una de las bandas de rock más famosas de todos los tiempos, llevaba seis años de existencia, y tras un primer par de discos que poco a poco han ido quedando arrinconados con el tiempo (solo una canción de entre ambos aparece en su propio recopilatorio de grandes éxitos, a pesar de que este consta de tres álbumes con 54 canciones en total), ya había demostrado una gran capacidad para componer temas de gran complejidad musical, entre ellas ese gran monstruo que es «Bohemian Rhapsody». Sin embargo, su vocalista, Freddie Mercury, siempre se acababa decantando como su favorito por este otro tema, «Somebody To Love», que hereda la complejidad técnica y vocal de la «rapsodia bohemia», y le da un tono más introspectivo. Entre los muchos toques distintivos de las grandes canciones de Queen está la superposición de armonías vocales que, usando las voces de solamente tres intérpretes (Mercury más el guitarra, Brian May, y el batería, Roger Taylor), conseguían sonar como si fueran un coro de decenas.

Durante toda su carrera, Queen ha sido un grupo que en principio lo tiene todo para ser una banda de rock sin más alharacas (guitarra melenudo capaz de solos memorables, batería rubio y enérgico, bajista callado, efectivo y a lo suyo, y vocalista de voz potente y magnético sobre el escenario), pero siempre desafiaron las convenciones logrando conectarse a otros estilos musicales, no solo adyacentes como el rockabilly («Crazy Little Thing Called Love») o el pop de masas («Radio Ga Ga»), sino más sorprendentes, como la ópera, el musical o la banda sonora para películas. La cachondada del vídeo que hicieron para «I Want To Break Free», vistiéndose los cuatro de mujeres de la misma familia de calse media-baja típicamente británica, les costaría muy cara en el testosterónico mercado del rock estadounidense (no así en el canadiense, que sí que le pillaron la gracia). Mercury decía que si hacía falta una etiqueta, pues que les pusieran «rock and roll», pero que cada canción tenía su personalidad propia, y su versatilidad quedaba aumentada por el hecho de que los cuatro componentes del grupo escribían canciones, en lugar de tener un compositor único y por tanto una única voz inspiradora. Incluso pasaron de escribir «No synthesizers!» en el interior de la carátula de sus primeros discos a estrenar canciones con cantidad de sonidos electrónicos, sobre todo en los 80, llegando incluso, en esa misma «I Want To Break Free», a decirle a Brian May que esta vez no iba a haber solo de guitarra en ella, sino de sintetizador. En la canción que nos ocupa hoy el toque extra que se añade a la mezcla es el soul y el gospel, influido por artistas como Aretha Franklin, incluyendo imploradoras invocaciones a Dios.

La letra habla simplemente de la desesperación de alguien que no tiene quien lo ame, desde el momento en que se levanta por la mañana y llora nada más mirarse al espejo, pasando por la dura jornada laboral, cuya recompensa en forma de salario no le sabe a nada porque no hay con quién compartirlo. No se dice cuál es ese empleo, pero más tarde hay una referencia a perder el ritmo, el tempo, el feeling, lo cual apunta hacia la propia música, o si no, a un estar fuera de sincronización con lo que te rodea, sea lo que sea a lo que te dediques. La gente de alrededor, encima, no solo no ayuda, sino que te tratan como loco, te dicen maldades como que tienes agua en el cerebro (el equivalente sería más bien que «te falta un hervor», o «una patatina pa’l kilo», es decir, que hay algo genéticamente extraño en ti que no tiene solución), y ni siquiera Dios (Lord, el Señor) parece escucharte después de tantos años («creyéndote» es mejor traducción que «creyendo en ti», ya que da la impresión de haber sido timado todo este tiempo). Hacia el final de la canción aparece la esperanza, «estoy bien, no pasa nada», algún día pronto saldré de esta prisión, pero mientras tanto, ¿puede alguien ayudarme a encontrar a alguien, por favor?

Es una canción que en principio parece simple, pero es complicada de cantar, así que karaokeros andarse con ojo. Mercury solía sentarse al piano para tocarla en directo, y en 1991, en el concierto de homenaje a Mercury tras su muerte, quien se encargó de cantarla fue George Michael, con numeroso coro a las espaldas, y la sacó del estadio en una interpretación tan buena que llevó a rumores de que por qué no podría irse de gira con ellos como sustituto. Fue esta versión la que llegó al número 1 de las listas de ventas, cosa que el original no consiguió.

Versión original

Versión en directo

Versión de George Michael

Bonus track: Days Of Our Lives, documental de dos horas sobre el grupo, subtitulado en español. Mucho mejor que la película Bohemian Rhapsody, y más completo, ya que llega hasta la muerte de Freddie y más allá.

Letra y traducción:

Can anybody find me somebody to love?
Ooh, each morning I get up I die a little,
can barely stand on my feet,
(take a look at yourself), take a look in the mirror and cry (and cry).
Lord, what you’re doing to me (yeah yeah).
I have spent all my years in believing you,
but I just can’t get no relief, Lord!
Somebody (somebody), ooh, somebody (somebody),
can anybody find me somebody to love?

I work hard (he works hard) every day of my life.
I work ‘til I ache in my bones.
At the end (at the end of the day)
I take home my hard-earned pay all on my own,
I get down (down) on my knees (knees)
and I start to pray ‘til the tears run down from my eyes.
Lord, somebody (somebody), ooh, somebody,
(please) can anybody find me somebody to love?

Everyday (everyday) I try and I try and I try,
but everybody wants to put me down.
They say I’m going crazy.
They say I got a lot of water in my brain.
Ah, got no common sense.
I got nobody left to believe in.
Oh, Lord.
Ooh, somebody, ooh, somebody,
can anybody find me somebody to love?
(Can anybody find me someone to love)

Got no feel, I got no rhythm,
I just keep losing my beat (you just keep losing and losing).
I’m OK, I’m alright (he’s alright, he’s alright).
I ain’t gonna face no defeat (yeah yeah).
I just gotta get out of this prison cell.
One day (someday) I’m gonna be free, Lord!
Find me somebody to love. (10x)
Somebody, somebody, somebody, somebody,
somebody find me,
somebody find me somebody to love.
Can anybody find me somebody to love?

¿Puede alguien encontrarme alguien a quien amar?
Cada mañana que me levanto muero un poco,
apenas puedo tenerme en pie,
(mírate) mirarme en el espejo y llorar (y llorar).
Señor, ¿qué me estás haciendo?
He invertido todos mis años creyéndote,
pero no puedo obtener nada de alivio, Señor.
Alguien (alguien), oh, alguien (alguien).
¿Puede alguien encontrarme alguien a quien amar?

Trabajo duro (trabaja duro) cada día de mi vida,
trabajo hasta que me duelen los huesos.
Al final (al final del día)
me llevo a solas a casa la paga que bien me he ganado,
me pongo (pongo) de rodillas (rodillas)
y empiezo a rezar
hasta que las lágrimas me ruedan desde los ojos.
Señor, alguien (alguien), oh, alguien.
(Por favor), ¿puede alguien encontrarme alguien a quien amar?

Cada día (cada día) lo intento y lo intento y lo intento,
pero todos quieren humillarme.
Dicen que me estoy volviendo loco,
que tengo mucha agua en el cerebro,
ah, no tengo sentido común.
No me queda nadie en quien creer.
Oh, Señor, uh, alguien, uh, alguien.
¿Puede alguien encontrarme alguien a quien amar?

No siento nada, no tengo ritmo,
pierdo el tempo una y otra vez (sigues perdiendo y perdiendo).
Estoy bien, no pasa nada (está bien, está bien).
No voy a enfrentarme a ninguna derrota.
Solo tengo que salir de esta celda de prisión.
Un día (algún día) voy a ser libre, Señor.

Encuéntrame alguien a quien amar (10x)
Alguien, alguien, alguien, alguien.
Que alguien me encuentre.
Que alguien me encuentre alguien a quien amar.

Traducción de Rogorn Moradan

En el bar de Lola, cuando ella está de humor, a veces te deja pedir una canción. Eso sí, te vas tú a la máquina, te la buscas y te la pones tú, y luego te las apañas con los aplausos o los abucheos de la concurrencia. Si algún zendadano se anima, que busque cambio en el bolsillo, pida la siguiente y nos cuente algo sobre ella.

Todas las rolas de Lola, aquí.

4.6/5 (9 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)