Inicio > Blogs > Ruritania > Las rolas de Lola: «Hail, Hail, Rock ‘n’ Roll»

Las rolas de Lola: «Hail, Hail, Rock ‘n’ Roll»

Las rolas de Lola: «Hail, Hail, Rock ‘n’ Roll»

Hail! Hail! Rock ‘n’ Roll, escrito así, con exclamaciones, es una película con banda sonora de Chuck Berry, pero la rola que ponemos hoy es diferente, y muy poco conocida. Quizá le suene a quien le llegara la MTV Europe por los satélites de los 90 (de hecho, el vídeo que tiene colgado la cuenta oficial de Garland Jeffreys en YouTube es una grabación de la época, de mala calidad, donde se ven los rótulos de la cadena), pero aparte de eso en sus propios Estados Unidos natales pasó desapercibida.

Jeffreys es un cantante de ascendencia blanca, negra y puertorriqueña al que un día, en un partido de béisbol en 1991, cuando se levantó para comprar un perrito caliente alguien le gritó: «Hey, buckwheat, sit down!». «Buckwheat» es una planta que en español se llama alforfón o trigo sarraceno, pero aplicado a una persona se refiere al cabello espeso y rizado típico de la gente de raza negra. O sea, un término racista, del tiempo de la esclavitud, usado aún en plena Nueva York de finales del XX. El incidente le inspiró para escribir un disco entero llamado Don’t Call Me Buckwheat, en el que se incluyó la canción de hoy, con base rítmica que puede recordar al «Justify My Love» de Madonna. En ella se menciona el racismo cotidiano del taxi que a ti no te para pero al blanco de la esquina siguiente sí, y su propia biología con «padre de carbón y madre de perla» que nunca se cortaba a la hora de intentar ligar con chicas blancas. Por un lado está bien lo de que no se debe juzgar a nadie por lo primero que se ve de él (cual cartelera de la marquesina de un cine), y lo de que borremos la herida de nuestra historia, pero lo cierto es que «realmente sí que importa» el color de tu piel. ¿Qué nos puede sacar de todo esto? El rock and roll, que viene del rhythm and blues y del soul, y varios de cuyos representantes más insignes aparecen en la letra, recibiendo ese «hail, hail» de adoración, cual «ave, César».

El vídeo fue dirigido por Anton Corbijn, conocido sobre todo como fotógrafo de grupos musicales, sobre todo Depeche Mode y U2, pero también en ocasiones Nirvana, Coldplay y Bryan Adams. En él Jeffreys retoma sus inicios artísticos con cara pintada de negro a lo cabaret de los años 20 (antes de que el blackface fuera universalmente condenado), de los que un niño claramente autobiográfico toma inspiración para cantar a la bombilla y usar una escoba como guitarra.

Y nada, es una canción que siempre me ha gustado y que se la presento a la concurrencia por si les mola la rola.

Vídeo de la canción según está en la cuenta oficial del cantante

Audio de mejor calidad

Versión de nuestros Héroes Cansinos

Remezcla del DJ griego Dim Zach

En concierto con Lou Reed (a quien Jeffreys conocía desde antes de la Velvet)

Letra y traducción:

Pockets of hate,
rockets of love.
It’s never too late
for change in the color of.
The color of her,
the color of him,
it really does matter
what skin you’re in.

Big yellow taxi cab passed me by,
stopped on the next corner to pick up a white guy.
The color of you, the color of me.
You can’t judge a man by lookin’ at the marquee.

Hail, hail, rock ‘n’ roll.
Comes from R&B and soul.
Don’t leave me standing in the cold.
Used to think I’d never grow old.
Hail, hail, rock ‘n’ roll.
Don’t leave me standing on the beat,
leave me stranded on the street.
I see the light, I feel the heat.

Blame it on you, blame it on me.
Now let’s the erase the wound that’s in our history.
Pain in my heart won’t let me be.
Take it from me,
but don’t you take away my liberty.
Father of coal, mother of pearl,
never too black to blush to pick up a white girl.

The color of you, the color of me.
You can’t judge a man by lookin’ at the marquee.

Hail, hail, rock ‘n’ roll.
Comes from R & B and soul.
Don’t leave me standing in the cold.
I used to think I’d never grow old.

Hail, hail, rock ‘n’ roll.
Don’t leave me standing on the beat,
leave me stranded on the street.
I see the light, I feel the heat.

Little Richard, Chuck Berry, Bo Diddley, Fats Domino.
Here come Elvis, Gene Vincent, Buddy Holly and Jerry Lee.

Rincones de odio,
cohetes de amor.
Nunca es demasiado tarde
para cambios de color.
El color de ella,
el color de él,
realmente sí que importa
la piel en que estás.

Un gran taxi amarillo pasa de mí
y para en la esquina siguiente a recoger a un tío blanco.
El color de ti, el color de mí.
No se puede juzgar a un hombre mirando la marquesina

Ave, ave, rocanrol.
Viene del rhythm and blues y el soul.
No me abandones en el frío.
Solía pensar que nunca me haría viejo.
Ave, ave, rocanrol.
No me abandones en la ronda,
me abandones en la calle.
Veo la luz, siento el calor.

Cúlpame a ti, cúlpame a mí.
Ahora borremos la herida que hay en nuestra historia.
El dolor de mi corazón no me deja estar.
Quítamelo,
pero no me quites mi libertad.
Padre de carbón, madre de perla,
nunca demasiado negro como para ruborizarme al ligar con una chica blanca.

El color de ti, el color de mí.
No se puede juzgar a un hombre mirando la marquesina

Ave, ave, rocanrol.
Viene del rhythm and blues y el soul.
No me abandones en el frío.
Solía pensar que nunca me haría viejo.
Ave, ave, rocanrol.
No me abandones en la ronda,
me abandones en la calle.
Veo la luz, siento el calor.

Little Richard, Chuck Berry, Bo Diddley, Fats Domino
Aquí vienen Elvis, Gene Vincent, Buddy Holly y Jerry Lee (Lewis).

Traducción de Rogorn Moradan

En el bar de Lola, cuando ella está de humor, a veces te deja pedir una canción. Eso sí, te vas tú a la máquina, te la buscas y te la pones tú, y luego te las apañas con los aplausos o los abucheos de la concurrencia. Si algún zendadano se anima, que busque cambio en el bolsillo, pida la siguiente y nos cuente algo sobre ella.

Todas las rolas de Lola, aquí.

4.5/5 (10 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
1 Comentario
Antiguos
Recientes Más votados
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios
Grognard
Grognard
2 meses hace

Muy buenos los Héroes Cansinos esos.