Inicio > Libros > Narrativa > Lecturas para el verano: trece mujeres, un hombre y la lengua correcta

Lecturas para el verano: trece mujeres, un hombre y la lengua correcta

Lecturas para el verano: trece mujeres, un hombre y la lengua correcta

Siempre estuvieron ellas, de Javier Santamarta

"Elegir por entre los pliegues de la historia varias veces milenaria de España una nómina de féminas destacables no es tarea fácil"

Elegir por entre los pliegues de la historia varias veces milenaria de España una nómina de féminas destacables no es tarea fácil. La cronología, el desempeño de sus diversos papeles, las distintas dedicaciones, la sombra del olvido o la desmemoria intencionada son vientos que soplan contrarios a quien esté dispuesto a afrontar tan ardua tarea. Sin embargo, el periodista y escritor Javier Santamarta lo ha conseguido.

Con un tono periodístico y un acierto en la irreverencia temporal, Santamarta nos presenta en su Siempre estuvieron ellas una galería histórica de hispanas memorables que, sin orden temporal, irrumpen en nuestras vidas sorprendiéndonos con las suyas. El lenguaje fresco actualiza el tono, seduciendo al lector con el atractivo de una buena crónica: Carmen de Burgos, María de Zayas, Sofía Casanova, Egeria… Anónimas, históricas, olvidadas o desconocidas, todas estas mujeres y muchas más demuestran que España es un país femenino con una historia no salpicada sino forjada por mujeres que despuntaron en todos los campos. […] Hay heroínas, literatas, reinas, escultoras, inventoras, científicas, santas. Magníficos exponentes del coraje y del empeño puesto en una causa, aunque les costara la vida, aunque no se lo permitieran.

"El lenguaje fresco actualiza el tono, seduciendo al lector con el atractivo de una buena crónica"

Y abriendo paso a esas trece vidas singulares, un prólogo del autor donde se realiza un magnífico camino por la Historia haciéndonos recordar la continua y definitiva presencia de esas hispanas memorables con datos y evidencias. Dicho prólogo es titulado por el periodista con un sustantivo peculiar: “Matria”. Él mismo nos explica tan bello concepto:

¿Por qué he titulado este Capítulo Cero como «Matria»? La verdad es que cuando leí sobre este concepto es curioso cómo está cargado de controversia según lo use Virginia Woolf o Unamuno; Isabel Allende o Jorge Luis Borges; si quiere usarse en contraposición a «Patria» o como la lucha entre lo femenino o lo masculino. Yo prefiero irme a los clásicos de donde provenimos. A Plutarco y a Grecia, cuna, como decimos de nuevo en maternal alusión, de nuestra Civilización, y sintiendo ponerme estupendo, recogiendo esa idea tan obvia de que la Matria no es sino esa propia tierra a la que pertenecemos y cuyo sentimiento es el que nos hace sentirnos más arraigados a la tierra donde nacimos. No por nacionalismo. Nada que ver. Sino porque es la Madre donde, en efecto, se convierte en el refugio y el referente de donde provenimos.

Las mujeres, la tierra y la memoria. Javier Santamarta  nos regala esta obra que es su homenaje honesto, generoso, a la mujer de Hispania. La dedicatoria que abre este estupendo libro era, por tanto, inevitable: A mi madre, Aurora. Mujer.

—————————————

Autor: Javier Santamarta. Título: Siempre estuvieron ellas. Editorial: EDAF. Venta: Amazon y Fnac 

El hijo del italiano, de Rafel Nadal

"Un caluroso mediodía nos la contaba el propio autor frente a un plato de pulpo alla diavola en un restaurante italiano de Madrid"

Hay historias que merecen ser contadas, y la de El hijo del italiano es, sin duda, una de ellas. Un caluroso mediodía nos la contaba el propio autor frente a un plato de pulpo alla diavola en un restaurante italiano de Madrid. De pie, como un rapsoda mediterráneo, el novelista catalán desgranaba con pulcritud la sucesión de los hechos, pues antes de ser novela, esta historia había sido vida. Después vino el olvido, la imposibilidad de contar, y finalmente el azar, que a veces es generoso, hizo que protagonista y escritor se encontraran para que la historia llegase hasta nosotros por obra y gracia de la literatura:

Mateu crece en una familia rota que no siente como suya. Desde pequeño lucha por dejar atrás los gritos y la miseria de la Mina, la casa más pobre de Caldes de Malavella. Pronto descubre que sus orígenes están relacionados con la estancia del millar de marineros italianos que se refugiaron en el pueblo. Eran los supervivientes del acorazado Roma, bombardeado por los alemanes el 9 de septiembre de 1943 como venganza por el armisticio entre Italia y los aliados. Sesenta años después, a la muerte de su madre, Mateu comienza a hacerse preguntas y decide buscar a su padre: ¿quién era ese italiano que silbaba canciones napolitanas y llevaba a lavar la ropa a su madre? El hijo del italiano narra la historia de un amor secreto y un viaje en busca de la propia identidad.

Premio Ramon Lull 2019, este libro nace de la curiosidad, crece con la pasión por contar y llega hasta nosotros con el deseo de que el lector no tanto conozca, sino que comparta aquellos fragmentos de vidas entrecruzadas que milagrosamente se desbordan de la novela para continuar  su camino. El hijo del italiano vive para siempre detenido en este libro, pero además sigue viviendo, asombrado de leer su propia historia, fuera de él. La vida y la literatura sin solución de continuidad en una bella historia contada con mucho oficio por este mítico periodista de Gerona.

—————————————

Autor: Rafel Nadal. Título: El hijo del italiano. Editorial: Planeta. Venta: Amazon, Fnac y Casa del Libro

Lo que el español esconde, de Juan Romeu

"El conocimiento transforma a las personas, y no siempre para bien"

En los años en los que he trabajado para instituciones en el ámbito lingüístico, nunca he conocido a nadie que tenga un conocimiento cuantitativo y cualitativo de la lengua española como el que posee Juan Romeu. El conocimiento transforma a las personas, y no siempre para bien. He conocido a sabios que usan su erudición para despreciar al resto de los humanos desde una supuesta lejanía tan real como distorsionada y huera es su sabiduría; hombres con acumulación de conocimiento  estéril, duro, inútil, estratificado como un brillante exoesqueleto sobre el espinazo a modo de protección, ignorando que en nada los protegerá de la pisada del más fuerte; marcianos emuladores de los grandes hombres del conocimiento que navegaron hace años por el mismo mar de documentación, pero con una bandera bien diferente al egoísmo y la mediocridad de ahora, pues aquellos sabios de antaño enarbolaban con orgullo una especie de fe en el hombre bueno que ya no se dará más.

"Juan Romeu usa el conocimiento como el agua fresca de un manantial, capaz de saciar la sed propia y la ajena sin agotarse nunca"

Y de repente uno conoce a personas como Juan Romeu que aman lo que estudian, se apasionan con su trabajo, ayudan con paciencia y sabiduría a quien lo solicita, y además son hijos de su tiempo. Hombres que usan el conocimiento como el agua fresca de un manantial, capaz de saciar la sed propia y la ajena sin agotarse nunca, cambiando de forma, tamaño o cantidad en función del lugar en el que esta se vierta para transportarla, compartirla, beberla. Demostrándonos con mucho empeño y mucho saber que el conocimiento correcto de la lengua española no es solo para sabios filólogos, ni para fundamentalistas de la ortografía, ni para profesores obsesionados con la sintaxis en el aula (al fin y al cabo sin nociones básicas de latín y griego, sin apenas enseñar a redactar y sin el fomento y transmisión de la pasión por la lectura en clase, el análisis sintáctico no es más que la disección aburrida de un cadáver ante un grupo de espectadores sin conocimientos médicos).

"Divertido, curioso, ameno, revelador, sorprendente, motivador, misterioso, emocionante, erudito, sorpresivo, un libro que, eso puedo asegurarlo, nunca jamás te dejará sin palabras"

Afortunadamente los libros nos siguen salvando y el conocimiento está, gracias a algunos filólogos como Romeu, a la vuelta de la esquina: divertido, curioso, ameno, revelador, sorprendente, motivador, misterioso, emocionante, erudito, sorpresivo. Así es Lo que el español esconde, que no es ni más ni menos que la guía perfecta de todo lo que no sabes que estás diciendo cuando hablas, con cosas tan maravillosas como: palabras casi huérfanas; fósiles lingüísticos; tesoros del Quijote; joyas lingüísticas del reguetón; lenguas que no sabías que hablabas (quechua, tupí, algonquino, mandinga…); los falsos amigos… y un largo y curiosísimo etcétera en un libro que, eso puedo asegurarlo, nunca jamás te dejará sin palabras.

—————————————

Autor: Juan Romeu. Título: Lo que el español esconde. Editorial: Sin Faltas. Editado por Vox. Venta: Amazon

4.5/5 (8 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)