Inicio > Actualidad > Divitos y literatos > Lepisma y la tertulia del Café Aguijón

Lepisma y la tertulia del Café Aguijón

Lepisma y la tertulia del Café Aguijón

Los onoscídeos bichos bola o chanchitos para los amigos— suelen llevarse muy bien con los pececillos de plata; de hecho la mejor amiga de Lepisma es Bichabola, también ávida lectora aunque, como todos los crustáceos, tendente a creerse los bulos y bolas —nunca mejor dicho— que circulan por la red. Cada mañana desayunaba una limonada para fortalecer con vitamina C su sistema inmunológico y así prevenir el coronavirus; virus que, por cierto, había sido creado por el gobierno (no sabía especificar cuál) para acabar con los ancianos y no pagar las pensiones, ya que los gobernantes necesitaban ese dinero para pagar cuantiosas ayudas a los inmigrantes por el mero hecho de serlo. Cuando Lepisma le afeaba el que compartiera esos chismes sin ni siquiera verificarlos, su amiga se enrollaba sobre sí misma, avergonzada pero aún así mirando de reojo, por una rendija de su exoesqueleto, el zumo de limón que había dejado encima de la mesa: maldita sea, cuanto más tiempo tardara en beberlo, más se le iban a ir las vitaminas.

4.8/5 (17 Puntuaciones. Valora este artículo, por favor)
Notificar por email
Notificar de
guest
0 Comentarios
Feedbacks en línea
Ver todos los comentarios