Inicio > Libros > No ficción > Lo que era sólido

Lo que era sólido

libro la metamorfosis del mundo

Anthony Giddens le consideró «el mejor sociólogo de su generación». Por ello, la súbita muerte de Ulrich Beck el 1 de enero de 2015, a los 70 años, supuso una significativa pérdida para las ciencias sociales debido, por una parte, a su papel de intelectual comprometido en los debates públicos de máxima actualidad pero, sobre todo, por la influencia de una obra desarrollada durante cuatro décadas al amparo de la London School of Economics o del Consejo Europeo de Investigación. En este sentido, su libro póstumo, La metamorfosis del mundo es una contribución de gran alcance que, a pesar de su modesta longitud, compendia las preocupaciones fundamentales de su autor; mientras que su carácter inevitablemente inconcluso invita a profundizar en las líneas argumentativas abiertas. Tomando el testigo de su obra cumbre, La sociedad del riesgo, en la que Beck extrae los efectos negativos de una modernidad tan exitosa como acelerada; trata, en esta ocasión, los efectos positivos de los males contemporáneos. En ambos casos, se contrapone siempre una modernidad centrada en las estructuras frente a una segunda modernidad (la nuestra) caracterizada por los flujos y las incertidumbres que éstos generan. Así, ante la inminencia de una catástrofe ecológica generalizada, el autor se pregunta en qué medida el cambio climático «puede salvar el mundo.»

"Beck entrelaza reflexiones provocadoras sobre el papel de las instituciones en crisis, e incluso llega a decir que la Unión Europea no existe."

Frente a lo impactante del núcleo de la obra, su autor comienza por una certeza básica: el mundo nos es incomprensible. De ella se desprende su apuesta metodológica más importante: si los trabajos de Foucault, Bourdieu o Luhmann se caracterizan por una metafísica de la reproduccion social, por ser sociologías del fin de la historia; Beck da carta de naturaleza a la transformación radical del momento con una teoría de la metamorfosis en la que, parafraseando a Marx, «todo sólido se disuelve en el aire». En su análisis, hace gala de su capacidad para conectar ámbitos de distintas disciplinas: desde la tecnología médica a las comunicaciones, de las relaciones económicas y políticas a las ideologías y cosmovisiones. Para ello se sirve de conceptos propios como el de clase de riesgo o catástrofe emancipadora y toma otros prestados como el de consenso manufacturado de Chomsky o la comunidad imaginada de Anderson. Frente a lo abstracto del método y lo conciso de la terminología, pero fiel a su espíritu, siempre centrado en la actualidad, Beck entrelaza reflexiones provocadoras sobre el papel de las instituciones en crisis, e incluso llega a decir que «la Unión Europea no existe». Así, frente a la invisibilidad del poder de los expertos, reclama un mayor protagonismo de las ciudades globales como nuevos centros de decisiones democráticas.

"No sorprende que entre las múltiples manifestaciones sociales de esta profunda crisis se encuentren la irrupción del terrorrismo fundamentalista y el auge de los nacionalismos populistas."

Si algo sobresale a lo largo de la obra es la intención de explicar el punto de inflexión en el que nos encontramos. Como escribió Brecht, «la crisis se produce cuando lo viejo no acaba de morir y lo nuevo no acaba de nacer». La descomposición de las seguridades que ofrecían los estados-nacionales da lugar a un escenario en el que la inseguridad y el miedo se convierten en factores clave, y en el que surgen movimientos que pretenden aferrarse a las certezas de un mundo que ya no existe. No sorprende que entre las múltiples manifestaciones sociales de esta profunda crisis se encuentren la irrupción del terrorrismo fundamentalista y el auge de los nacionalismos populistas. El horizonte teórico, más allá del cual no podemos afirmar nada con certeza, se aproxima. La lógica de estos conflictos todavía responde a reglas conocidas, aunque su resultado nos resulte imposible de imaginar. La legitimidad procedente de un saber experto, el uso de las nuevas tecnologías y la vocación de actuar en redes globales contribuirán de forma segura, aunque involuntaria, a alimentar aquello que originariamente pretendían combatir: la metamorfosis del mundo.

—————————————

Autor: Ulrich Beck. Título: La metamorfosis del mundo. Editorial: Paidós. Venta: Amazon, Fnac y Casa del libro